De vinos por la Comunidad de Madrid

Mariana Gil Juncal

Jueves 08 de Octubre de 2020

Compártelo

Leído › 1557 veces

Una escapada por alguna de las localidades de la Comunidad de Madrid que te sorprenderán

Más allá que la capital española tiene restaurantes, bares y vinotecas donde el vino se puede disfrutar desde el aperitivo hasta la cena, últimamente la Comunidad de Madrid ofrece propuestas de enoturismo para bebernos a sorbos los vinos en sus locales.

A más de uno le sorprenderá descubrir que la capital tiene vinos propios que cada vez pisan más fuerte. Y para los que tengan ganas de alejarse del cemento citadino y pasar un día en la campiña entre viñedos, pero a pasitos de la ciudad, la guía especializada viajaramadrid.es ofrece información super detallada y organizada para descubrir las bodegas y secretos de estos vinos que en los últimos años han incrementado muchísimo tanto su calidad como su variedad.

¿Dónde se elaboran los vinos de Madrid?

Claro que no están cerca del Parque del Retiro, ni a la vuelta del Reina Sofía, pero la Comunidad de Madrid actualmente cuenta con 12.000 hectáreas dedicadas íntegramente al cultivo de uva para la elaboración de vino, de las cuales el 78% (8.900 hectáreas) se embotellan con el sello de la D.O. Vinos de Madrid. Una denominación que cumplió sus primeros 30 años, pero que en tan poco tiempo ya logró instalarse como una de las 94 denominaciones más reconocidas del país.

Pero, recorramos la D.O. zona por zona. Arganda, situada en el sureste de la región, es la más extensa de las 4 subzonas y actualmente cuenta con 28 bodegas adscritas a la D.O. Vinos de Madrid. Las uvas que se utilizan para elaborar los vinos son la Tinta Fino (o Tempranillo) y la Malvar, uva blanca, que se caracteriza por dar vida a vinos frescos y aromáticos. Si van de visita a esta subzona podrán aprovechar el viaje para recorrer algunos de los tesoros históricos y artísticos de la Comunidad, como Aranjuez (imprescindible la visita al Palacio Real) y Chinchón (donde hay que recorrer, copa en mano, su casco histórico).

La plaza mayor medieval de Chinchón, para obligada en la ruta de los vinos de Madrid

Navalcarnero, en el corazón central sur de la Comunidad de Madrid, es la subzona de menor extensión (solo se encuentran actualmente 5 bodegas) que elaboran sus vinos principalmente con las uvas Garnacha Tinta y Malvar. Allí, en plan turístico, podrán también disfrutar la visita al Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama, un lugar de altísimo valor ecológico y paisajístico, fruto de la diversidad de ambientes y paisajes, en los que encuentran refugio especies de flora y fauna.

San Martín de Valdeiglesias, la más occidental de las subzonas de la D.O., está localizada en la ribera del río Alberche y actualmente cuenta con 10 bodegas que elaboran el 25% de la producción total anual del vino; principalmente con Garnacha Tinta y Albillo Real, una variedad blanca minoritaria en España que da vinos aromáticos, estructurados, con cierto dulzor y ¡un toque personal innegable!

La cuarta subzona, El Molar -super reciente, se subdividió en febrero de 2019- se  caracteriza por las condiciones climatológicas, la altura y el terreno de granito y pizarra, lo que da como resultado uvas con características totalmente distintivas. Además esta subzona sobresale porque en El Molar se encuentran las Cuevas del Vino, que dan origen a los primeros signos de actividad vitivinícola en la temprana Edad Media. Actualmente las cuevas se pueden visitar con cita previa, de forma guiada y con cupos máximos de personas.

Así que ya saben, que más allá de las clásicas paradas obligatorias que nos ofrece la capital, Madrid tiene una riqueza cultural, histórica y enoturística que vale la alegría conocer y, sobre todo, disfrutar.

Mariana Gil Juncal
Licenciada en comunicación social, periodista y sumiller.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1557 veces

Comenta