Cena romántica en casa: cómo acertar con el vino

Vilma

Miércoles 12 de Febrero de 2020

Compártelo

Leído › 4756 veces

Con las prisas del día a día es normal que muchas veces no tengamos demasiado tiempo para pasarlo en pareja. Sin embargo, si ponemos un poco de nuestra parte podemos convertir una jornada normal y corriente en un día memorable, y lo mejor es que no hace falta gastar demasiado dinero, podemos organizar una cena romántica en casa con unas sencillas ideas.

¿Hace falta una ocasión especial?

Cada vez que se acerca el 14 de febrero son muchos los que empiezan a buscar el menú de San Valentín, ya que cada vez hay más personas que optan por celebrar esta fecha tan romántica en casa.

También es común querer organizar algo especial en fechas importantes como un aniversario o un cumpleaños.

Pero en realidad, no es necesario esperar a que el calendario marque una fecha concreta. Si te apetece pasar algo de tiempo con tu pareja, una velada romántica y tranquila simplemente para celebrar que os queréis, lo puedes hacer en cualquier momento.

Ideas para crear un buen ambiente

Quizá lo que te vamos a decir te parece lógico, pero es algo que muchas veces pasamos por alto al organizar una velada para dos en casa. Si vas a organizar una cena romántica, procura que toda la casa esté limpia y organizada.

De nada te sirve preparar una buena mesa y disponerlo todo de la mejor forma posible si el tendedero con la ropa a medio secar está presidiendo el salón.

No hace falta que coloques flores y corazones por todos lados, a veces lo más sencillo es lo que mejor funciona. Elige un mantel que sea especial y decora el centro de la mesa con unas flores o unas velas, pero no te pases. La decoración debe ser mínima, que no os impida veros ni tocaros.

Si tienes una vajilla y una cubertería buenas esta es la ocasión perfecta para darles uso. Y no te olvides de abrillantar las copas.

¿Qué menú elegir?

Aunque siempre es mejor que seas tú mismo o tú misma quien prepare la cena, si no eres muy cocinillas quizá sea mejor que confíes en profesionales. Piensa en ese restaurante que tanto le gusta a tu pareja y pide su plato favorito, ¡seguro que le encanta!

Si decides ponerte el delantal y meterte en la cocina es bueno que no te compliques mucho la vida. Para los entrantes es mejor algo sencillo (no abuses de las cantidades) y frío. El segundo plato puede ser algo que puedas mantener caliente en el horno mientras tomáis el aperitivo, carne o pescado suelen ser la mejor opción.

En una ocasión especial no hay que olvidarse de poner el broche de oro con un dulce. Las fresas con chocolate son un clásico, pero también puedes elegir algún tipo de pastel o tarta.

El vino, el mejor aliado en las cenas románticas

No hay cena romántica que se precie sin un buen brindis, y para ello necesitas un vino de calidad y que maride bien con los platos que has elegido.

Para los entrantes el vino blanco suele funcionar muy bien, al tener un sabor más suave y tomarse a una temperatura más elevada que el tinto.

Si has optado por una cena a base de pescado y/o mariscos, el vino blanco será vuestro mejor compañero. Un vino blanco joven es el maridaje perfecto para el marisco, mientras que para el pescado de sabor fuerte el blanco de crianza es la mejor opción.

Por el contrario, si has basado tu menú en un pescado graso como el salmón, te sorprenderán los buenos resultados que obtienes si en lugar de con vino blanco lo acompañas con un tinto joven.

Si sois de los que no os podéis resistir a la pasta también lo podéis apostar todo al vino blanco, será un acierto seguro. Aunque siempre queda la opción de un rosado afrutado y, a ser posible, espumoso.

En el caso de las carnes el vino tinto es la mejor opción. Tiene un sabor más intenso, pero como la carne también tiene un sabor intenso, ambos se complementan a la perfección.

Solo hay un caso en el que es aconsejable que uses el vino blanco si vais a cenar carne, cuando la receta sea de pollo. Aunque esta carne también marida bien con el tinto, si has optado por una receta sencilla aderezando la carne con hierbas y limón, disfrutarás más de su sabor si la acompañas de un vino blanco afrutado.

Y para poner fin a la cena romántica en casa con un buen sabor de boca, nada mejor que acompañar el postre con un poco de cava o un vino espumoso.

Ya lo has visto, organizar una cena especial no es nada complicado ni te va a llevar demasiado tiempo. Lo único que tienes que ponerle es ganas y aplicar los consejos que te hemos dado para la decoración, el menú y la elección de las bebidas. ¡Seguro que todo sale perfecto!

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4756 veces

Comenta