Los usos del decantador

Escrito por Lau MalbecLau Malbec

Viernes 18 de Octubre de 2019

Leído › 2602 Veces

Decantadores‚ esos bonitos botellones que quedan muy lindos sobre nuestras mesas de manteles blancos y copas enormes... pero‚ ¿Para que sirven además de para adornar nuestras cenas?

El uso del decantador tiene dos objetivos diferentes uno del otro; en primer lugar detallaré el que para mi es el único motivo por el que se hace necesario el uso del decantador o "decanter" y este es el decantado propiamente dicho o separación de elementos líquidos y sólidos contenidos en una botella de vino.

El vino es un producto vivo que con el paso del tiempo produce depósitos‚ formaciones solidas compuestas por taninos y materia colorante‚ que es necesario remover antes del servicio para poder apreciarlo correctamente. Estos posos no son en ningún momento perjudiciales para nuestra salud y no es que no podamos consumirlos‚ sino que pueden provocar una sensación molesta en boca y es por ello que se busca eliminarlos.

Para poder realizar el decantado correctamente, consiguiendo separar en su totalidad los elementos sólidos, es necesario dejar nuestra botella durante unas 24 hs. en posición vertical consiguiendo así que todos los sedimentos se acumulen en el fondo de la misma y al momento del servicio con mucho cuidado y con un vertido uniforme (para evitar que el vino se remueva dentro de la botella y ponga los sólidos nuevamente en suspensión) pasaremos nuestro vino al decantador.

En este punto cabe aclarar que cuanto más viejo sea nuestro vino más frágil se volverá al contacto con el oxigeno por lo que se recomienda que el decantado se realice en el mismo momento en que se vaya a consumir.

El segundo uso para el que acudimos al decantador es el oxigenado o aireación de los vinos‚ generalmente jóvenes, que se presentan cerrados‚ es decir que tienen poca expresión aromática‚ o que muestran un exceso de alcohol o taninos muy marcados.

Con la ayuda del oxigeno estos vinos pueden muy rápidamente modificar su primera impresión y comenzar a mostrarse‚ más expresivos‚ delicados y menos alcohólicos. Sin embargo‚ al momento del servicio del vino en nuestras copas y girándolo dentro de ellas obtenemos el mismo resultado‚ claro está con algunos minutos extra‚ y al no acelerar esta transformación somos capaces de conocer el vino en todas sus facetas.

Para realizar una oxigenación o aireado de nuestro vino debemos entonces simplemente trasvasar, sin mayor cuidado, el contenido de nuestra botella al decantador.

Dicho todo esto y como mencioné en un comienzo, el aporte estético del decantador a nuestras mesas es grande y si lo que buscamos es lucirnos e impresionar a nuestros invitados tenemos muchas opciones en cuanto a formas y tamaños de decantadores‚ hay algunos que son toda una obra de arte y con ellos seguramente cumpliremos nuestro objetivo.

Esta nota se publicó originalmente en El blog de Lau Malbec

Un artículo de Lau Malbec

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta