Las emisiones de carbono en la elaboración del vino son cinco veces más concentradas que la de los aviones, advierte un académico

Martes 19 de Febrero de 2019

Leído › 2438 Veces

Según un profesor de la Universidad de California en Davis, la fuerza de las emisiones de carbono creadas durante el proceso de fermentación del vino son “cinco veces más concentrada que la de los aviones y los automóviles”

El Profesor de la UC Davis advierte que los bodegueros deberán encontrar formas de capturar el carbono emitido durante el proceso de fermentación

Las emisiones de carbono emitidas durante la fermentación del vino son cinco veces más concentradas que las emitidas por aviones y automóviles, según un académico universitario de California.

Roger Boulton, profesor de UC Davis, realizó esta afirmación a todos los asistentes al evento internacional sobre el Sauvignon Blanc en Melbourne el mes pasado, y alertó que es esencial que los enólogos comenzaran a capturar sus emisiones de carbono, que calificó como uno de los factores ambientales más apremiantes que afecta la industria del vino.

"Las huellas de carbono han sido dejadas de lado",  explicó en declaraciones para la revista Drinks Business. "Los enólogos tienen que comenzar a medir sus huellas de carbono, especialmente en la fermentación".

Durante la fermentación del vino se libera gran cantidad de CO2

Según el académico, "deberíamos capturar carbono en las bodegas para que se conviertan en carbono neutral. El carbono del proceso de vinificación es cinco veces más concentrado que el de los aviones y los automóviles. Un litro de mosto produce 60 litros de dióxido de carbono. ¿Por qué no lo estamos atrapando?" cuestionaba.

"Una sola botella de vino contiene 80 g de dióxido de carbono. Como enólogo, si quiere ser un líder serio en sostenibilidad, entonces tiene que capturar sus emisiones de carbono, una buena manera de hacerlo es convertirlo en tiza", dijo.

Según Drinks Business "una de las compañías de vinos que encabeza los avances en esta área es Bodegas Torres, que ha estado buscando formas de capturar y transformar con éxito el dióxido de carbono producido durante la fermentación. El equipo de Torres ha estado experimentando con ocho tecnologías diferentes que ofrecen usos alternativos para el CO2 producido durante la fermentación. Uno de estos experimentos utiliza compuestos orgánicos para capturar CO2 para crear un producto que se puede usar en la industria de la pintura, mientras que otro ha experimentado con el uso de la electrólisis del agua de mar para generar una solución básica de baja huella de carbono que luego se puede utilizar para captura de CO2 en forma de carbonato inorgánico".

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta