Nuevas oportunidades para el sector del vino en el mercado de China

Miércoles 09 de Diciembre de 2015

Leído › 2653 Veces

Las oportunidades para exportar vino a China pasan por aumentar cuota de mercado a través de la calidad y competitividad

La cultura china goza de una ancestral tradición en la producción de licores, que se remonta a hace más de 10.000 años, favorecida tradicionalmente por los excedentes de su producción de cereales. No ocurre así en lo que se refiere al vino, prácticamente ignorado como producto de consumo hasta fechas bastante recientes, si bien las cosas están empezando a cambiar, y de forma rápida.

El mercado del vino en China puede considerarse todavía pequeño, pero su potencial de crecimiento es altísimo.

Mientras que las principales bebidas alcohólicas en China (la cerveza y los licores tradicionales) experimentan crecimientos casi nulos, el consumo de vino aumenta a un ritmo cercano al 10% anual, a lo que contribuyen una popularidad e interés crecientes.

Aunque el consumo per cápita todavía es bajo, su elevada población hace posible que China sea actualmente el quinto consumidor de vino del mundo, lo que genera entre las bodegas de los principales productores europeos y americanos un gran interés en este enorme mercado, especialmente en las grandes ciudades como Pekin o Shanghai.

En lo que afecta al sector del vino español, la imagen en el país asiático de vinos de baja calidad, a vinos de elevada relación calidad/precio, aunque a distancia de la popularidad de que gozan los vinos franceses o italianos, percibidos ambos como vinos de alta calidad/precio.
El análisis de los precios medios por litro del vino embotellado ofrece alguna pista al respecto. En 2014 los precios eran de 4,92 euros en los vinos australianos, 3,92 euros los estadounidenses, los franceses (3,69) y los italianos (3,18 euros). Mientras que en el caso de los españoles era de tan solo 2,12 euros.

Actualmente, las cifras de la importación de vino español a China se elevan a unos 80 millones de euros, una cifra modesta que posiciona a España en la cuarta posición del mercado, tras Francia, Australia y Chile, con una cuota de mercado del 7,5%.

Consumo de vino tinto

Los chinos consumen más tinto, así el 75% de las ventas son vinos de este tipo, del total de los cerca de 400 millones de litros que son importados por el gigante asiático anualmente.
El blanco, bien por falta de promoción, bien por los gustos propios de los asiáticos, no termina de penetrar en este mercado, pese a los esfuerzos por parte de los distribuidores para introducirlo.

La razón se encuentra, probablemente, en el maridaje. Los asiáticos no son grandes consumidores de bebidas frías. Suelen acompañar sus comidas con bebidas a temperatura ambiente o templada, y el vino blanco no encaja tan bien con este hábito.

Las oportunidades para exportar vino a China pasan por aumentar cuota de mercado a través de la calidad y competitividad en los precios. Para ello es necesario ganar prestigio en este país como productores de calidad igualable a la de Francia e Italia.

La otra gran oportunidad del mercado chino pasa por la decisión del gobierno de este país de favorecer el consumo de vino en detrimento de las tradicionales bebidas alcohólicas derivadas de los cereales, aparte de la consolidación de una clase media que demuestra un interés creciente por los gustos y la cultura occidental.

Hong Kong

Estratégicamente, como puerta de entrada este mercado, no habría que descartar la opción de situarse en Hong Kong. Con independencia de su elevado nivel adquisitivo medio (sobrepasa los 40.000 dólares per cápita, con una población de más de siete millones) y una creciente popularidad y consumo de vino, su administración lleva años trabajando por convertir a este territorio en el eje central del vino en Asia.

Con las miras puestas en este objetivo, ofrece grandes facilidades fiscales y logísticas para su reexportación a China y a otros países del área.

En 2008 Hong Kong firmó un total de 13 acuerdos con regiones productoras de vino, entre ellas España, para fomentar las relaciones comerciales.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta