Las 8 mentiras del vino

Jueves 03 de Septiembre de 2015

Compártelo

Leído › 25415 veces

Las quimeras sobre el vino que todos deberíamos conocer

El vino, una de las bebidas más famosas y más antiguas del mundo, sobre la que se han realizado numeros estudios e investigaciones, sigue sin embargo presentando numerosas incógnitas. Te dejamos aquí 8 tips sobre mitos y verdades que siempre deberías conocer sobre el vino.

Los blancos pueden elaborarse con uvas rojas/tintas. Aunque los vinos tintos siempre se elaboran con uvas tintas, los blancos pueden elaborarse, además de con uvas blancas, con uvas rojas o tintas. se trata de uvas tintas a las que se les ha quitado la piel, o se somete a un mínimo contacto con ella, que es donde se encuentran los colorantes naturales de la uva.

El vino no engorda. Es cierto que una copa de vino aporta calorías (unas 150 calorías Kcal.), sin embargo las calorías no engordan, lo que engorda es la materia, es decir si éstas se transforman en grasa o no (temogénesis). En otras palabras, la forma en que el organismo las procesa puede hacer que esas calorías se absorban o se conviertan inmediatamente en energía.

Los vinos más caros no son siempre los mejores. En muchas ocasiones el precio final de un vino nada tiene que ver con su calidad sino con costes u otras variables empresariales.

Por algún extraño motivo psicológico, mucha gente ha asociado el vino rosado o el blanco a la mujer. Un pensamiento erróneo y nada más lejos de la realidad. Las mujeres tienen los mismos gustos que los hombres en cuanto a vinos.

No conviene tomar un vino tinto por encima de los 17 ºC, ya que aumenta la sensación de alcohol. Si la temperatura ambiente en la que te encuentras es de 22ºC, por ejemplo, deberás enfriar el vino tinto.

Si bien, la producción ecológica no emplea pesticidas ni abonos químicos, si se permite el uso de sulfitos como conservantes, aunque en menor medida que en un vino tradicional.

Aunque en ocasiones algún vino con crianza en madera puede mejorar con el paso del tiempo, lo normal en la mayor parte de los vinos es que con el paso del tiempo vayan perdiendo sus características.

Existen pescados fuertes y platos contundentes con pescados que se acompañan con vinos tintos, y carnes suaves o carnes blancas que se acompañan con vino blanco.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 25415 veces

Comenta