Colaboración internacional para la conservación de la diversidad genética de la vid

Un paso adelante en la sostenibilidad vitivinícola con la carta de intención entre la OIV y el TIRFAA

Lunes 04 de Diciembre de 2023

Compártelo

Leído › 2007 veces

El futuro de la viticultura y la sostenibilidad agrícola global han dado un paso adelante con la reciente firma de una Carta de Intención entre la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) y el Tratado Internacional sobre los Recursos Fitogenéticos para la Alimentación y la Agricultura (TIRFAA). Este evento, que tuvo lugar en la sede de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), no solo simboliza un compromiso significativo por parte de estas organizaciones, sino que también representa un avance importante en los esfuerzos de sostenibilidad agrícola a nivel mundial.

La ceremonia, que coincidió con la Décima Sesión del Órgano de Gobierno (GB-10) del Tratado Internacional, contó con la presencia del Secretario del Tratado Internacional, Kent Nnadozie, y el Presidente de la OIV, Luigi Moio, quienes respaldaron este acuerdo esencial. La Carta de Intención es un testimonio de la dedicación tanto de la FAO como de la OIV en liderar iniciativas que moldearán el futuro de la viticultura y la agricultura global en su conjunto.

El presidente de la OIV, Moio, enfatizó la importancia de este acuerdo, afirmando que trasciende las meras formalidades y encarna un compromiso sólido para perseguir colaborativamente un futuro sostenible para la agricultura global. De manera similar, el Secretario del Tratado Internacional, Nnadozie, destacó la importancia estratégica de esta colaboración en la conservación de los recursos genéticos vegetales, la promoción de la biodiversidad y la contribución al Objetivo de Desarrollo Sostenible 15, que se centra en detener y revertir la degradación del suelo y la pérdida de biodiversidad.

El núcleo de esta Carta de Intención radica en el compromiso mutuo de la OIV y el Tratado Internacional para cooperar en los ámbitos político, científico y técnico. Esta cooperación está específicamente dirigida a la conservación y mejora de los recursos genéticos de plantas en la alimentación y la agricultura, con un enfoque particular en las prácticas sostenibles en el sector vitivinícola.

Esta colaboración es significativa ya que une los esfuerzos de estas dos organizaciones en la preservación de la biodiversidad de las vides y el sector vitivinícola más amplio. El acuerdo abarca varias iniciativas clave, incluyendo la construcción de capacidades, el intercambio de conocimientos, la adopción de normas internacionales, y la provisión de recursos y financiación. Estas iniciativas están diseñadas para apoyar las actividades colaborativas de ambas organizaciones y se alinean con objetivos globales más amplios, como los descritos en el Objetivo de Desarrollo Sostenible 15.

La ceremonia de firma se enriqueció con presentaciones que profundizaron en la rica historia y diversidad de las vides. Estas presentaciones abarcaron una variedad de temas, desde la conservación del germoplasma de variedades antiguas de vid hasta el desarrollo de nuevas variedades resistentes a enfermedades. Entre los oradores se encontraban Jean-Claude Ruf, Director Científico de la OIV; Luigi Bavaresco, Secretario del Grupo de Expertos de la OIV; Alessandro Boscaini, octava generación de la familia Boscaini y propietario de MASI Agricola S.p.a.; y Roberta Beber, Agrónoma del Grupo Técnico en MASI Agricola. El evento concluyó con una cata de vinos con selecciones del viñedo italiano Masi.

Además, en línea con la resolución 8/2011 del Tratado Internacional de Plantas, las partes involucradas han expresado un fuerte interés en desarrollar y fortalecer un acuerdo de cooperación a largo plazo. Esta resolución busca medios prácticos y actividades para mejorar la cooperación en la conservación y protección de los recursos genéticos de la vid.

La firma de esta Carta de Intención entre la OIV y el Tratado Internacional representa un avance significativo en los esfuerzos por preservar el patrimonio genético de la viticultura. No solo asegura la conservación de diversas variedades de uva, sino que también subraya la importancia de las prácticas sostenibles en la viticultura, contribuyendo a la salud y diversidad general de la agricultura global.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2007 veces