Riedel, arte en cristal

Es innegable que cada vez más personas se sienten atraídas hacia el mundo de los vinos, sin saber con exactitud cómo...

Escrito por

Viernes 02 de Junio de 2023

Compártelo

Leído › 2159 veces

Es innegable que cada vez más personas se sienten atraídas hacia el mundo de los vinos, sin saber con exactitud cómo iniciarse. Una de las primeras preguntas es la de cómo identificar que un vino es bueno, y la respuesta es que hay que atreverse a probar y seguir probando, diferentes añadas, tipos de uvas, etiquetas. Cada uno de estos elementos aporta cualidades diferentes al vino, pero hay un elemento que desde el inicio debe mantenerse constante, y es el del tipo de copas en el que se sirve el vino.

Más allá de ser sólo el contenedor para el vino, Riedel marca la diferencia en la percepción del vino en los sentidos. Desde 1756, Riedel ha sido la empresa pionera en crear cristalería específica para cada variedad de uva, basándose en conceptos anatómicos y científicos hasta encontrar la forma que exalta las cualidades de cada variedad.

Con una larga trayectoria definida por la excelencia, las copas y decantadores Riedel se han convertido en los favoritos por parte de expertos en vinos y por los especialistas en bebidas, por los hoteleros profesionales y por los amantes del vino en todo el mundo. La forma de cada copa está diseñada para que alcance puntos específicos de la boca y de la lengua, además de que permite que los aromas se liberen en diferente medida. Con esto, se evita que el vino inunde la boca y golpee la punta de la lengua, evitando así que se perciba como amargo, sino que la acaricia con gentileza y libera todo el potencial de la uva, hablándonos de su paso por barrica y de los secretos del terroir. 
Gracias a su precisión en lograr la percepción sensorial, son consideradas auténticos instrumentos del placer, a lo que se suma su delicada belleza estética. Son creadas a partir de cristal y no de vidrio, y esto es el principio de su perfección. La diferencia entre uno y otro consiste en que en el cristal, cada átomo y moléculas siguen un sistema ordenado y regular, lo que forma una estructura perfectamente establecida, mientras que en el vidrio están dispersos de forma aleatoria. Cuando el vino se desliza en las paredes de las copas Riedel, interactúa armoniosamente con su estructura de cristal, liberando suavemente sus componentes, además de que permite que las piernas del vino se formen seductoramente.

Con miles de catas realizadas en todo el mundo con los mejores vinos de diferentes regiones, las copas Riedel han maravillado a las personas en cómo la copa ideal marca la diferencia en el arte de tomar vino, porque incluso los más excelentes vinos no logran desplegar todas las cualidades que los hacen únicos cuando se toman en la copa incorrecta. Otra de las características que las diferencia es que son totalmente transparentes, de forma que las tonalidades del vino se muestren sin distorsiones. 

Aprender de vinos es un recorrido fascinante, cargado de emociones y sensaciones que graban en la memoria. Requiere atreverse a afinar los sentidos, a maravillarse con el gran abanico de aromas y sabores atrapados en una botella y que esperan a ser descubiertos, pero también implica escoger a los instrumentos especializados para que este recorrido sea satisfactorio y adecuado.

www.debybeard.com.mx

Un artículo de Deby Beard
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2159 veces