Grupo de inversores adquieren 25 hectáreas en Rías Baixas para plantar albariño

Se han iniciado los trabajos para la preparación de terrenos

Jueves 27 de Abril de 2023

Compártelo

Leído › 7964 veces

La región de Deza, ubicada en la provincia de Pontevedra, ha comenzado la preparación de terrenos para la plantación de viñedos de albariño, una de las variedades de uva más emblemáticas de Galicia. El proyecto tiene como objetivo impulsar la economía local y enriquecer la oferta vitivinícola de la región.

La iniciativa surge de un grupo de empresarios locales que, conscientes del potencial vitivinícola de la zona, han decidido invertir adquiriendo un total de 25 hectáreas para la expansión de la producción de albariño. Esta variedad de uva es conocida por su capacidad para producir vinos blancos de alta calidad, con sabores frescos y afrutados, y una excelente acidez que los hace especialmente apreciados a nivel nacional e internacional.

El proceso de preparación del terreno se ha iniciado con las primeras 15 hectáreas, donde se están realizando labores de limpieza y acondicionamiento de las parcelas, seguido de la instalación de sistemas de riego y la construcción de infraestructuras necesarias para el adecuado manejo y cuidado de los viñedos. Posteriormente, se procederá a la plantación de las cepas y al establecimiento de un programa de mantenimiento que garantice un crecimiento saludable y sostenible de los viñedos.

Se espera que la plantación de estas 15 hectáreas de albariño genere un impacto positivo en la economía local, creando empleo tanto en el sector agrícola como en el turístico, ya que la región de Deza, en Rías Baixas, cuenta con un gran potencial enoturístico aún por explotar. Además, este proyecto contribuirá a diversificar y fortalecer la industria vitivinícola gallega, posicionando a Deza como un referente en la producción de vinos de calidad.

Este proyecto de expansión vitivinícola en Rías Baixas es un ejemplo de cómo la colaboración entre empresarios locales y las autoridades regionales puede dar lugar a iniciativas que fomenten el desarrollo económico y la promoción de la cultura y la tradición vitivinícola en Galicia. El éxito de esta iniciativa podría alentar a otros productores de la región a seguir el mismo camino, lo que redundaría en un mayor crecimiento y reconocimiento de los vinos gallegos a nivel mundial.

La plantación de las 15 hectáreas de albariño en Deza es una apuesta por la calidad, la tradición y el futuro de la viticultura en Galicia. Solo el tiempo dirá si este proyecto consigue consolidarse y convertirse en un referente en la producción de vinos de calidad, pero sin duda, representa un paso adelante en el camino hacia el reconocimiento y la consolidación de la industria vitivinícola gallega.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 7964 veces