Bajo el sol de Toscana: disfruta esta película con un buen vino

Vilma Delgado

Viernes 20 de Enero de 2023

Compártelo

Leído › 1639 veces

Diane Lane
Diane Lane (Uno de nosotros, Serenity, Supermán, Infiel) protagoniza el filme

La Toscana es una de las regiones italianas más valoradas por su tradición vinícola. Asimismo, es uno de los principales destinos del turismo enológico de toda Italia. Esta región es también cuna cinematográfica, con numerosas películas rodadas en sus paisajes. Una de las más destacadas es Bajo el sol de la Toscana.

Pocos filmes son capaces de llevarnos de la mano hacia un viaje inolvidable, con una bonita historia llena de matices, como los de los vinos más famosos de Toscana: el chianti o el brunello di Montalcino.

Los amantes del vino y del cine hecho con buen gusto, tienen en Bajo el Sol de Toscana, la excusa perfecta para pasar una tarde “de película”. ¿Nuestra recomendación? Disfrutarla acompañada de un buen vino.

Por qué ver Bajo el sol de la Toscana

No hace falta ser un gran cinéfilo para disfrutar de Bajo el sol de Toscana; película que narra una historia tan evocadora, que no deja espacio al aburrimiento. 

Las mejores películas son las que tienen detrás un gran argumento. En este caso, Bajo el Sol de Toscana adapta la novela homónima de Frances Mayes, y nos relata una poderosa historia basada en las vivencias de la propia escritora.

A continuación, repasamos algunas de las mejores bazas de este logrado filme.

Retrato de las costumbres y los paisajes de la Toscana

Además de una preciosa historia, uno de los mejores valores de esta película es su retrato de la sociedad italiana: sus gentes, costumbres y gastronomía. En todas y cada una de las secuencias del filme se respira la esencia de lo italiano. Y, por supuesto, el vino característico de la Toscana está muy presente, como veremos un poco más adelante.

Entre las costumbres italianas que podemos observar en Bajo el sol de Toscana se encuentra la recolección de la aceituna, el festival medieval del lanzamiento de banderas o los mercados callejeros.

Por otra parte, a lo largo de la película es posible admirar los bonitos paisajes toscanos, con localizaciones filmadas sobre todo en Cortona, provincia de Arezzo, pero también en Montepulciano (Siena) o en la misma Florencia.

Imprescindible para los amantes del enoturismo

Los amantes del llamado enotursimo tienen en Bajo el Sol de Toscana la oportunidad perfecta para echar un vistazo a lo que les espera en un viaje enológico a esta región de Italia. Y es que la Toscana es el destino turístico por excelencia entre los apasionados de los vinos de fama internacional.

El viaje de autodescubrimiento de la protagonista es un reflejo de propia cultura vinícola del lugar. Incluso ella misma llega a su destino en un autobús turístico en el que sirven vino de la Toscana a los viajeros. Actualmente, existen muchas posibilidades de emprender una ruta gastronómica por la Italia central, con visitas a las bodegas y viñedos que son cuna de la sangiovese, reina de las uvas toscanas. Frances llega a describir esta uva como “dulzor violeta”.

Sinopsis de Bajo el sol de la Toscana

La película Bajo el sol de Toscana es un canto a la esperanza y al optimismo. En ella encontramos romance, humor y sentimientos, ingredientes perfectamente maridados en una película que, como el buen vino, ha mejorado con los años.

Desde su estreno en 2003, este filme dirigido por Audrey Wells (The Kid, George de la jungla, ¿Bailamos?) no ha dejado de acumular seguidores y se ha convertido en una película de culto.

Una evocadora historia de superación personal

La cinta cuenta cómo Frances, con el objetivo de superar una depresión tras su ruptura matrimonial, decide emprender un viaje a Italia. Una vez allí, se enamora de una villa en venta en Cortona, en la región de Toscana. Tras decidirse a comprarla, emprende una nueva vida llena de situaciones inesperadas, que hacen que Frances recupere sus ganas de vivir y vuelva a creer en el amor.

Bajo el sol de Toscana, un reparto inolvidable

Uno de los motivos que hacen grande Bajo el sol de Toscana es su reparto. Con Diane Lane a la cabeza, en el papel de una inolvidable Frances, nos encontramos a un buen puñado de interpretaciones de la mano de Sandra Oh, Lindsay Duncan o Vincent Riotta. Los personajes secundarios están muy bien desarrollados y añaden interés a la historia.

Importancia del vino a lo largo de la película

Quizás el aspecto que más destacarán los enófilos es la presencia constante del vino a lo largo de todo el filme. Emblemática es la escena en la que Frances decide disfrutar en soledad de una botella de chianti clásico en el patio casero de su nueva Villa Bramasole.

Asimismo, encontramos referencias al vino que acompaña a las numerosas secuencias de comidas que trascurren a lo largo de la historia. Decantado o en botella, el tinto de la Toscana es un protagonista más. Percibimos la presencia del citado chianti, además del apreciado nobile Montepulciano.

Por último, en una boda que se celebra en la Villa Bramasole, podemos distinguir el vino blanco servido a los comensales, tratándose seguramente de un vernaccia di San Gimignano.

 

En definitiva, Bajo el sol de la Toscana tiene todo y mucho más para disfrutar de un relato inolvidable. Desde Vinetur, no podemos más que recomendarla a todos los amantes de las buenas películas y de los vinos con historia.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1639 veces

Comenta