Bodegas Marco Real: Mirando a Sonsierra Navarra

David Manso

Jueves 23 de Junio de 2022

Compártelo

Leído › 1561 veces

Hablar de vino es sin duda hablar de territorio también, un elemento este que hace que cada elaboración sea única y en la que se vea reflejado el origen a través de su elemento más preciado, la uva. Además, cuando el trabajo realizado en el campo se proyecta con antelación, sumado al posterior en bodega, no cabe duda que el resultado que uno quiere transmitir al futuro vino es identidad, territorio y origen.

Bodegas Marco Real, perteneciente al Grupo La Navarra, se funda en Olite en el año 1.992 y se ha convertido en la piedra angular vitivinícola del grupo, concibiendo una filosofía de trabajo orientada a vinos de calidad y de parcela. Para este fin, Marco Real dedica 60 ha. en propiedad y otras 15 ha. en las que lleva el control de la producción de forma directa, y que se reparten en diferentes localizaciones dentro de la D.O. Navarra, encontrándose la gran mayoría de sus viñedos en la población de Torres del Río a las faldas de la Sonsierra Navarra.

Para conocer más en profundidad el trabajo de Marco Real viajo a Olite, Navarra. Antes de sumergirnos más de lleno, la bodega nos propone una primera cata de sus vinos en el Parador de Olite. Dos son las líneas de vinos presentados, Homenaje y Marco Real, para disfrutar de diferentes momentos. Homenaje representa a esos vinos frescos, de baja complejidad y fáciles de beber que atraen a las nuevas generaciones. Marco Real son elaboraciones de pequeñas producciones que mantienen también esa filosofía por hacer vinos fáciles de beber, con frescura, que preservan la fruta, y que presentan una mayor complejidad. Finalmente disfrutamos de su Crianza 2018 Colección Privada de Marco Real, un vino complejo, en el que la fruta madura y las notas de crianza mantienen un buen equilibrio, el vino más horizontal de todos los catados. Un buen compañero, junto a los anteriormente catados, a la propuesta gastronómica que ofrece el Parador.

Tras esta primera toma de contacto, el día siguiente arranca con la visita al viñedo. La mejor manera de entender un vino es viajar al origen, sobre el terreno. Para ello viajamos a Torres del Río, Sub Zona Tierra Estella de la D.O. Navarra, donde Kepa Sagastizábal, enólogo de Bodegas Marco Real, nos recibe para detallarnos más sobre el trabajo en el campo. Un bonito paraje natural a los pies de la Sierra de Codés por el cual discurre el Camino de Santiago entre almendros y olivares, la bodega cultiva Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Garnacha, Syrah y Graciano entre las tintas, y Chardonnay y Moscatel de Grano Menudo en blancas, en unos terrenos de suelos variables con diferentes altitudes y orientaciones, y en los que descubrir la singularidad de sus cuatro parcelas: Las Leras, Espesuras, La Pared y Valdeherreros.

A pie de viñedo disfrutamos de la cata en primicia de sus nuevas elaboraciones nacidas de estas parcelas. La variedad Chardonnay cultivada por estas tierras siempre a captado mi atención, siendo notables las elaboraciones producidas con esta uva en Navarra, y la de Marco Real, Flor de Chardonnay 2020 con crianza sobre lías, corrobora la buena adaptación y calidad de esta variedad, que sumado al trabajo realizado por la bodega hacen de él un vino elegante, complejo en aromas y equilibrado. Muy rico. La cata continúa con tres elaboraciones de Finca La Pared, dos varietales, uno de Graciano y otro de Syrah, y un Cuvee Especial de las dos variedades anteriores, Graciano y Syrah. En los primeros la variedad está muy presente, predomina la fruta negra, presentan buena estructura, y el aporte de la crianza está presente en su justa medida. El último vino catado, su Cuvee Especial, es complejo, fresco y largo, muy largo. Cada elaboración tiene su encanto y particularidades pero resumiendo cada una de ellas en un término que las definiera este sería:

  • Flor de Chardonnay 2020: Delicadeza
  • Finca La Pared Syrah 2019: Diversión
  • Finca La Pared Graciano 2019: Concentración
  • Finca La Pared Cuvee Especial 2019: Recorrido

Tras la vista al viñedo regresamos a Olite, a las instalaciones de la bodega. Varios edificios, recepción de la uva, depósitos, sala de barricas,....etc. elementos comunes a toda bodega con las particularidades y sistemas de trabajo adaptados a las necesidades. De la visita destacar su sala de tinos, un lugar que aun habiendo visitado unas cuantas bodegas no le deja a uno indiferente, los originales botelleros en forma de arco y la sala de aromas, un espacio este último donde el visitante puede aprender a identificar hasta 90 aromas del vino y ponerse a prueba con un pequeño juego intentando identificar algunos.

Nuevamente es hora de poner los vinos sobre la mesa. Para ello, Monte Real nos propone un local con tradición y larga trayectoria en Tafalla. Restaurante Tubal nos recibe con una amplia y variada propuesta gastronómica de productos navarros donde poder seguir disfrutando de los vinos de Bodegas Monte Real. Un rico rosado, Marco Real Garnacha 2021, muy fresco y afrutado. Un adelanto de lo que será su vino Colección Privada Garnacha 2020, y por su puesto disfrutar de los vinos catados con anterioridad en el viñedo de una manera más somera frente al maridaje.

Un viaje para descubrir el trabajo y origen de los vinos de Marco Real. Su apuesta por reflejar en cada elaboración la identidad, el territorio y origen, y esas parcelas tan singulares en la Sonsierra Navarra que conforman sus vinos es una prioridad que se ve reflejada en ellas. Unos vinos bien elaborados, que se adaptan a la actual tendencia por preservar y expresar los valores que hacen que un vino sea único y particular, en los que la expresión varietal está muy presente y el aporte de la crianza es cedido en justa medida.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1561 veces

Comenta