5 Tipos de vinos para 5 tipos de padres

Javier Campo

Jueves 17 de Marzo de 2022

Compártelo

Leído › 3932 veces

¿A tu padre le gusta tirarse en paracaídas? ¿O es más de visitar un monasterio budista? ¿Le gusta la comida sofisticada? ¿O prefiere bravas y chiringuito? Cada padre es único y cada padre, por su carácter le pega un vino. Aquí os proponemos unas cuantas opciones para regalar el día del padre

Más allá de la reminiscencia religiosa del día de San José, Padre de Jesús, la celebración de este día se ha convertido en una excusa maravillosa para hacer un regalo a tu padre, o su figura, agradeciéndole el resto del año.

Entre calcetines y corbatas, frascos de colonia y carteras, sus cajones están llenos de cosas que no suelen usar o usar poco. Sin embargo, si le gusta el vino, es muy fácil encontrar una excusa para abrir esa botella que le has regalado en este día o cualquier otro del año en un irrefrenable "porque hoy es hoy".

La paleta de colores, la tipología, el precio, la procedencia, la variedad, la añada... Las posibilidades en el mundo del vino son infinitas y, so pena que a tu padre no le guste el vino, las opciones son inacabables.

Saber cual es su vino preferido es fácil cuando siempre bebe el mismo o del mismo tipo, pero si está "iniciándose" en abrir las miras y probar cosas nuevas, conocer su carácter te va a ayudar a elegir, así que, hoy os vamos a aconsejar a que experimentéis con los vinos y con los papás.

Para padres aventureros

Pues para esos que les gusta experimentar las sensaciones fuertes, sin duda, nos iríamos a los vinos generosos. Es un tipo de vino en el que muchas veces son fortificados o encabezados. Encabezar el vino consiste en añadir alcohol para conseguir una mayor graduación alcohólica pero también una estabilidad. Quizás nos venga a la cabeza Jerez en primer lugar, pero se pueden encontrar en más sitios y es interesante probarlos. Algunos tipos de vinos generosos son:

  • El Amontillado de Montilla Moriles
  • El Vin Jeune de Cote de Jure
  • El Tawny de Oporto
  • El Ranci de Terra Alta
  • El Marsala de Sicilia

Para padres divertidos

Tu padre siempre está de buen humor. Todo le parece bien. Es un cielo. Este tipo de papas pueden agradecer muy mucho que les introduzcas en el maravilloso mundo de los vinos espumosos. Es curioso como cada vez que queremos celebrar algo, descorchamos una botella de espumoso. Podemos elegir el método por el cual están producidas las burbujas. Las burbujas son sinónimo de fiesta y algarabía. Pero no hace falta esperar a nada especial. Son vinos para tomar cada día. Porque hay que celebrar la vida, cada día. Algunos de esos burbujeantes vinos son:

  • El Champagne de Francia
  • El Prosecco de Italia
  • El Cava de España
  • El Sekt de Alemania
  • El Cap Classique de Sudáfrica

Para padres elegantes

Esos papis un tanto clásicos. Siempre bien vestidos. Impecables y que les gusta agasajar a sus familiares y clientes con una buena copa. Los vinos con crianzas medias y largas suelen funcionar muy bien por no tener puntas o aristas, como decimos algunos. Vinos y papás, redondos. Los tipos de crianza pueden ser varios, aunque siempre pensemos en la madera. Aquí os nombramos algunas crianzas:

  • En barricas de roble. Francés o americano es lo más habitual
  • En depósitos de acero inoxidable. Algunos no lo consideran crianza
  • En ánforas de arcilla. Dan matices peculiares y únicos
  • En hormigón. Dependiendo también de su forma, cambiará el resultado
  • En damajuanas. El cristal a sol y serena da vinos muy complejos

Para padres intelectuales

Son esos que les encanta sorprender con sus búsquedas. Buscan rarezas y procedencias insospechadas. Variedades poco conocidas y se han tirado a los vinos blancos con crianza para salir de los clásicos tintos. Dentro del mundo de los vinos blancos con crianza las tipologías pueden ser incontables. Vamos a nombrar algunos grandes blancos que no pueden faltar en la bodega de tu padre:

  • Los grandes reservas de Rioja. No hace falta pensar mucho.
  • Los chardonnay de Borgoña. En especial, los de Chablis
  • Los sauvignon blanc de Sancerre. Nos parecen únicos
  • Los riesling de Alsacia. Elegancia y tradición en estado puro
  • Las garnachas blancas de Terra Alta. Lo que aporta una cepa vieja

Para padres cariñosos

Hay algunos padres que son cariñosos. Muy cariñosos. Algunos dicen que son empalagosos. Aquí era mu fácil asociar este nutrido grupo con los vinos dulces. Los vinos dulces casi siempre se han asociado a los postres, aunque os podemos asegurar que pueden funcionar muy bien como aperitivos o en algún maridaje a mitad de comida por contraste. Algunos de los muchísimos vinos dulces que nos gustan para regalar a papá son:

  • El Ice Wine de Canada, aunque haya en otros lugares del mundo
  • El Tokaji de Hungría, independientemente del número de puttonyos
  • El Pedro Ximenez de Jerez, cuantos más años, mucho mejor
  • El Sauternes de Francia con su botrytis cinerea
  • El Monastrell de Jumilla, por nombrar algún tinto dulce maravilloso

Y estos son solo unos ejemplos, pero de ambas cosas: de padres y de vinos. Para todos esos padres que son autoritarios, o negligentes, o democráticos o permisivos, o enrollados, o despreocupados, o sobreprotectores o incluso para esos que te hacen despertar el sentido del ridículo ajeno, para todos ellos, hay un vino, pero, sobre todo, para todos ellos hay un motivo por el cual regalarle algo tan simbólico como es una botella de vino y el ofrecimiento de brindar juntos.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3932 veces

Comenta