Pedro Ballesteros MW: “Creo que los libros tienen que ser legibles y los vinos bebibles”

Carmen Fernández

Martes 11 de Enero de 2022

Compártelo

Leído › 3242 veces

Pedro Ballesteros es el primero de los únicos cinco Master of Wine (MW) españoles, un exclusivo título que se otorga a quien ha superado los rigurosos requerimientos para ingresar en esta distinguida y centenaria institución británica. En el mundo solo hay 419 MW y nosotros hemos tenido la suerte de charlar con este valenciano ingeniero agrónomo y Máster en Viticultura y Enología que, además de pensar y conocer los vinos, sabe comunicar como nadie. Con Ballesteros hablamos de su nuevo libro, "Comprender el vino", una publicación que sorprende por su accesibilidad y buen criterio a la hora de excitar la curiosidad y compartir cuestiones de interés para los amantes de la cultura del vino.

"Comprender el Vino", su más reciente publicación, no es ni una guía ni un libros sobre enología o viticultura ¿con qué objetivos han concebido esta publicación?

El objetivo principal del libro es compartir ideas y experiencias sobre los porqués del vino, más que sobre los qués.  Quisiera que fuera un libro que estimulara el debate crítico sobre algunos asuntos, y también que entretenga e informe sobre algunas cosas menos conocidas a los lectores

Un lenguaje accesible y una publicación que no abruma con datos, ¿cree que es importante que los libros sobre vinos sean de fácil acceso tanto para los aficionados, como para los expertos en este mundo?

Creo que los libros tienen que ser legibles y los vinos bebibles, pero también creo que tienen que tener en cuenta a quién se dirigen. Me gustaría mucho que algunas personas a las que no les interese el vino como bebida pudieran también leerlo, al menos una parte. Para los expertos, espero haber aportado algunos elementos que sean de su interés, pero insisto que mi objetivo es más compartir que enseñar

¿Le sigue faltando al mundo del vino frescura, accesibilidad, sencillez para abrirse a nuevos consumidores?

Pues depende. La complejidad del mundo del vino me parece uno de sus atractivos más importantes, una de las cosas que diferencian al vino de otras bebidas alcohólicas. La verdad es que no me interesa tanto atraer a nuevos consumidores sino estimular a gente con curiosidad. El amante del vino no es un consumidor, sino el penúltimo realizador de su grandeza. Y para eso hay que amar la complejidad. No me gustan esas campañas de gente joven y guapa brindando con vinos anónimos, ni me preocupa en absoluto que mucha gente joven no se interese por el vino. Al buen vino debe llegar uno por su cuenta, me parece.

¿Hacia dónde caminan los vinos españoles? ¿estamos preparados para asumir los cambios que se están operando en cuanto a climatología o perfiles de consumo?

Los vinos españoles corren en todas direcciones, la mayoría de ellas muy buenas. No hay nadie preparado para asumir el cambio climático, es algo demasiado grande para prepararse. Por desgracia, hay muy poca gente concienciada con la dimensión de tal cambio. La mayoría pretenden hacer casi lo mismo que antes en una situación diferente, lo que en buena lógica es absurdo.

En España seguimos vendiendo mucho vino pero a bajo precio, ¿por qué nos cuesta tanto subir el valor de nuestro vino? ¿qué le falta a las bodegas españolas para incrementar precios?

Nos falta una distribución de poderes y de valores añadidos más equitativa. España es país de bodegas, no de viñadores. No ha habido una sola reforma agrícola de fondo que haya tenido éxito. El problema de España no es el precio del vino, sino el de la uva.

¿Cómo cree que está afectando la pandemia al mercado del vino? ¿en qué tendencias se traducirá?

A la pandemia no le queda otra que acabarse. Ha afectado a los que más dependían de la hostelería, pero también ha estimulado más exportaciones, y la distribución de vino a los hogares. Creo que pasará a la historia como una crisis más, no de las más grandes, que aceleró nuevas tecnologías, pero que no supuso un cambio de paradigma.

Por último, dígame, qué son los gatopardos del vino?

Los gatopardos son los que sostienen que todo cambie para que todo (lo bueno) permanezca como es. Tomo la expresión de la novela de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Algunos de ellos cambian el modo de hacer el vino sin que cambie el aura de su vino. Otros saben esperar a que el mundo cambie, sin cambiar su vino. Ambos ganan, son gente de inteligencia profunda. Saben que lo suyo vale más que los vaivenes sociales, pero que hay que conocerlos para defender su substancia. Cuidado, que eso vale para el gran vino, no para cualquier tontería!

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3242 veces

Comenta