El Salón de los Vinos de Madrid celebra su XXI Edición

David Manso

Viernes 12 de Noviembre de 2021

Compártelo

Leído › 1188 veces

La Real Casa de Correos de la Puerta del Sol, sede actual del Gobierno de la Comunidad de Madrid, acoge el XXI Salón Vinos de Madrid.

Una cita muy esperada tras un año sin celebración, el 2020, motivada por la pandemia, el anterior salón en su veinteava edición se celebró dos años atrás, en 2019. Una promesa cumplida, la de Isabel Díaz Ayuso, Presidenta de la Comunidad de Madrid, la cual hace dos años anunció el compromiso institucional de la Comunidad con los Vinos de Madrid y que hoy se mantiene. Y un reencuentrocon los vinos madrileños al que han acudido un total de 35 bodegas de la Denominación de Origen Vinos de Madrid procedentes de todas las subzonas. Arganda, Navalcarnero, San Martín  y, por primera vez, de El Molar, nos descubren la diversidad, particularidad y variedad de los vinos de Madrid en sus cuatro localizaciones.

Un salón que no solo sirve de muestra a profesionales del sector; sumilleres, hosteleros, restauradores, distribuidores,...etc. sino que también es a su vez un escaparate al exterior de los vinos, la cultura y la histórica tradición vitivinícola de la región madrileña. Una región que crece en calidad, en elaboraciones y en bodegas. Este año se incorporan al salón varias bodegas que han acudido a la cita por primera vez. A las ya consagradas, se suman otras más jóvenes con nuevos proyectos y la presencia también por primera vez de una bodega de la zona de El Molar, algo esto último que eché en falta en la anterior edición.

Una muestra con la que los presentes pudimos descubrir la variedad, la identidad y la calidad de los vinos de Madrid en sus diferentes localizaciones que los hacen muy particulares. Al Oeste, en la subzona de San Martín, las elaboraciones en blancos son de Albillo Real, mientras que en las subzonas de Navalcarnero y Arganda es la Malvar quien reina en sus elaboraciones, que en ocasiones es acompañada por alguna foránea autorizada con buenos resultados. En tintas las reinas son sin duda la Garnacha, apuesta segura en Navalcarnero, San Martín y El Molar por su adaptación al suelo y clima, y la Tinto Fino o Tinta Madrid (Tempranillo) en la subzona de Arganda, siendo esta última también complementada en ocasiones con otras variedades (Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon).

Varias catas realizadas muestran la diversidad, incluso entre vinos de la misma variedad, motivado por las localizaciones donde se busca reflejar la identidad y tradición en los vinos de cada subzona. Elaboraciones que mantiene buena calidad motivada por la evolución natural que da la experiencia y los años de trabajo. Vinos de Garnacha de capa media, que buscan preservar la fruta, con buena acidez, que recuerdan a esos vinos de chateo de antaño, frente a otras elaboraciones, también de Garnacha, más concentradas, de capas altas, en las que la graduación natural de la uva está presente y la acidez es más moderada. Una uva, dos estilos. Vinos jóvenes de Tempranillo que sorprenden por su frescura, sus buenos aromas varietales y el buen paso por boca. Los siempre recomendables y elegantes blancos de Albillo, variedad amable a su paso por barrica, y la grata evolución en las elaboraciones de Malvar, destacando algunas de ellas muy aromáticas.

Bodegas que apuestan por las elaboraciones más tradicionales frente a aquellas que buscan vinos de corte más moderno, pero que se unen para formar sinergias y recibir al visitante que quiera recorrer su Ruta del Vino, la cual año tras año suma bodegas y establecimientos para hacer crecer la oferta de enoturismo en la Región de Madrid.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1188 veces

Comenta