Wine Rider por la Ruta del Vino Cigales

David Manso

Viernes 29 de Octubre de 2021

Compártelo

Leído › 1883 veces

Viñedos de Bodegas Concejo

Regreso a Cigales. Tiempo atrás visité este municipio para conocer más sobre sus elaboraciones en tintos en un territorio en el que su fama viene precedida por sus vinos rosados. En esta segunda visita mi recorrido me llevará a profundizar en la búsqueda de sus raíces, a conocer su pasado cargado de historia y tradiciones viajando por la Ruta del Vino Cigales en una zona que tradicionalmente ha estado unida al vino y su cultura.

Mi punto de partida es Madrid, algo que es ciertamente una ventaja cuando tienes que viajar a las zonas de producción de la península por su céntrica localización. Amanezco, el viaje se hace cómodo recorriendo las carreteras que me llevarán al pueblo de Dueñas en Palencia, primera de las paradas en la ruta. Para esta ruta hay cambio de moto, sigue siendo una BMW 1250 GS, pero en su versión Adventure, además es una edición especial que conmemora el 40 aniversario.

Casa cueva en Dueñas

Llego a Dueñas, un destino en el que busco profundizar en el pasado vitivinícola de esta zona visitando el Centro de Interpretación de las Bodegas, un proyecto de la Asociación de Bodegas y Cuevas de Dueñas localizado en una antigua bodega tradicional recuperada que data del S XIX. Parte del patrimonio histórico de los eldanenses se localiza bajo tierra, y este proyecto, junto con la recuperación de las casas cueva, las cuales fueron habitadas hasta mediados del siglo pasado, nos muestra cómo de importante era el cultivo de la vid y la elaboración de vinos en la zona.

La D.O. Cigales recoge la producción y elaboración de vinos en una zona que comprende ambas riberas del Pisuerga, que inicia al este en la población de Dueñas y termina en Valladolid, localizándose la mayor parte de viñedo y bodegas en su margen derecho. Únicamente, una bodega posee viñas y elabora vinos en su margen izquierdo. Me dirijo a Valoria la Buena para visitar Bodegas Concejo y conocer su oferta de enoturismo. El viñedo está precioso en esta época del año, un mar de hojas muestran a través de sus vivos colores y tonalidades el cambio de ciclo que llevará al agostamiento de la vid. Al fondo el Pico del Águila se muestra árido, casi desnudo, impasible ante los azotes de los vientos llegados del este que recorren estas tierras calizas de las que saldrán las uvas destinadas a sus tintos y rosados. Una gran sala acristalada permite al visitante disfrutar de las magníficas vistas al viñedo mientras disfruta de un vino. Un todoterreno recorre el viñedo mostrando al enoturista sus diferentes parcelas, mientras la Técnico en Enoturismo narra la historia, raíces y el trabajo en Bodegas Concejo.

Castillo de Fuensaldaña

Continuamos por la Ruta del vino Cigales. Para la parte cultural que el enoturismo comprende hoy visitaré tres castillos. Aunque la ruta para llegar a ellos se puede realizar perfectamente por carretera, he diseñado la mía particular que me llevará a ellos, siempre que se pueda, por caminos. Moto para ello llevo y además me permite recorrerla rodeado de naturaleza salpicada de viñedos. Me dirijo al Castillo de Fuensaldaña, situado en la localidad que recibe el mismo nombre. Fuensaldaña. Una imponente torre del homenaje preside esta construcción que data del S XIII. De ella cabe destacar su importancia para el destino de los que posteriormente sería la España territorial e histórica que hoy conocemos. Aquí, Isabel y Fernando, firmaron su acuerdo prematrimonial en el año 1469, acto que les convertiría posteriormente con su enlace matrimonial en los Reyes Católicos. También, más recientemente y hasta el 2006, fue la sede de las Cortes de Castilla y León. Desde su torre podemos contemplar Valladolid en la lejanía y los campos colindantes, entre ellos una amplia ladera al sur en la que los viñedos destacan sobre los áridos campos.

Dejo Fuensaldaña y me dirijo a Mucientes. Un nuevo camino entre pueblos donde la GS se adapta bien a este tipo de terreno, recorro más viñedos, más senderos. Al fondo, en lo alto sobre el pueblo de Mucientes, diviso el Castillo de esta Población, bueno, más bien lo que queda de él. Aquí, entre sus muros, fue confinada Juana I de Castilla por orden de su esposo Felipe "El hermoso" en al año 1506, mientras este intentaba convencer a los nobles castellanos de la locura de esta, algo que se le salió mal, ya que los nobles no permitirían que un rey extranjero gobernara sus tierras. Diferentes espolios, unos autorizados, otros no, fueron mermando los sillares y muros de esta construcción. Nuevamente, las bonitas vistas sobre parcelas de viñedos acompañan la visita.

Ermita de Nuestra Señora del Castillo

Vuelta a la ruta para la última parada. La Ermita de Nuestra Señora del Castillo está localizada en Trigueros del Valle. Un construcción mozárabe del S XII que reposa sobre un alcor en el que las casas cueva también están presentes y fueron habitadas hasta hace unas pocas décadas. Su ubicación es la que antaño correspondía al antiguo Castillo de Trigueros, el cual hoy se sitúa en la parte baja del pueblo y es una atracción turística visitable con el misterio como temática. El Catillo Encantado de Trigueros. Las bonitas y amplias vistas desde la ermita me vuelven a mostrar una pequeñas parte de la gran meseta castellana y más viñedos de  la D.O. Cigales.

Para cerrar jornada, descansar, y poder catar vinos de la D.O. Cigales una vez aparcada la moto, me dirijo a Pago Trascasas en Cubillas de Santa Marta. Un alojamiento rural de la Bodega Alfredo Santamaría con una atractiva oferta de enoturismo. Visito bodega, viñedo, el barrio de las bodegas, cada pueblo tiene el suyo, y como mínimo cuenta con uno, cato sus vinos, disfruto de la parte gastronómica del enoturismo cenando en su restaurante y me voy a descansar. Mi habitación recibe el nombre de moscatel.

Amanece un nuevo día por la Ruta del Vino Cigales, hoy es un día muy completo y especial. Me dirijo a Cigales donde me espera un recorrido por su historia, sus tradiciones y cultura del vino, todo ello acompañado por un grupo de moteros llegados de diferentes puntos de la península. Jesús Pilar de Turismo Cigales nos lleva a visitar la Iglesia de Santiago Apóstol, más conocida por su majestuosidad y el pasado viticultor del pueblo como la Catedral del Vino, y en la que descubrir, entre otros datos curiosos e interesantes, como que es obra de Rodrigo Gil de Hontañón del S XVI, discípulo del famoso Juan de Herrera, que las tropas de José Bonaparte la usaron de cocina y comedor, el por qué de los símbolos y detalles aztecas o que su fachada lateral es una copia a la fachada principal de la Catedral de Valladolid.

Iglesia de Santiago Apóstol, aka "La Catedral del Vino"

También visitar  una bodega tradicional del S XVI en el barrio de bodegas y un viñedo que ya cumple las 70 vendimias. Como cierre a la jornada me acerco a Clandestino, un restaurante de comida tradicional con un toque moderno, un viaje a la gastronomía de la zona, su base, pero con un aire internacional en cada plato, donde el vino de Cigales armoniza el conjunto.

Una Ruta en la que descubrir la variedad de paisajes y suelos. Unos suelos que varían según la localización: cascajos, arcillosos y calizos, algo que transmite gran variedad y tipicidad en los vinos de Cigales. Un extenso patrimonio cultural, una buena oferta gastronómica y unos vinos que presentan variedad, identidad propia y buena calidad. Una ruta con mucha oferta al enoturista que además cuenta con buena señalización y personal atento.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1883 veces

Comenta