La Ruta del Vino de Rioja Oriental, enoturismo en estado puro

Lunes 11 de Octubre de 2021

Compártelo

Leído › 1842 veces

La Ruta del Vino Rioja Oriental se extiende por un territorio con características excepcionales para el cultivo de la vid, la oliva, y productos hortofrutícolas de calidad. Los espacios naturales, como los sotos del río Ebro, o los valles que forman el valioso ecosistema Reserva de la Biosfera, son un espacio único para disfrutar de la naturaleza.

El patrimonio histórico artístico también es rico y diverso: templos, castillos, cuevas rupestres, monasterios y pequeñas ermitas, además de yacimientos celtíberos y romanos. Se conserva un lagar rupestre y los barrios de bodegas en Quel y Tudelilla y en Aldeanueva de Ebro se puede contemplar un extenso Mar de Viñas. Y, cómo no, el carácter hospitalario de los riojanos, dispuestos a acoger y guiar al visitante por una tierra vinculada al vino.

Con el tiempo, en Rioja Oriental se ha creado una cultura muy interesante y particular en torno al proceso del cultivo de la vid y de la elaboración del vino. Destacan municipios como Aldeanueva de Ebro, Ciudad del Vino socia de ACEVIN, donde podemos visitar el Museo del Vino, y un lugar de referencia para visitar y conocer la cultura vitivinícola de la zona.

Si nos queremos remontar al origen, debemos de irnos a tiempos de romanos, quienes apreciaban el vino de la zona e impulsaron el cultivo de la vid. Posteriormente, fueron las comunidades religiosas las que se encargaron de la elaboración tradicional del vino.

Ya en el siglo XIX, la Rioja vive su peor momento, una enfermedad afectó a las vides, la filoxera, y arrasó la gran mayoría de los viñedos. Una vez sobrepuestos de este gran problema, en 1920 se protegió el nombre de "Rioja" en España, y unos años más tarde, en 1925, se estableció la primera Denominación de Origen de España.

Al año siguiente, se creó el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rioja, a día de hoy el órgano regulador y de control del vino de Rioja y máxima garantía de su calidad.

Vinos Rioja Oriental

La Zona de Rioja Oriental se caracteriza por una clima con una suave influencia mediterránea, donde el viento del norte que mece las viñas, permite conseguir uva de excelente calidad, madurez y sanidad. Todo ello combinado con la sabiduría de los viticultores de la zona, y de las  bodegas dotadas de medios técnicos y humanos, dan como resultado vinos de alta calidad, que ganan cada día nuevos mercados.

Sus tintos, con aromas frescos e intensos y colores vivos, ofrecen sensaciones frutales y muy sabrosas en el paladar. Se trata de vinos amables con un equilibrio en cuanto s las sensaciones, predominando la variedad Tempranillo, destacando igualmente el Graciano, el Mazuelo o la Garnacha, todos ellos de excelente calidad y sabor.

Los rosados de Rioja Oriental cuentan con una amplia gama de colores, desde el rosa asalmonado hasta el frambuesa y dejan recuerdos frutales e intensa fragancia. Con un paso delicado y goloso en boca, predominan las variedades Garnacha y Tempranillo.

Los matices de color son otra de las características de nuestros vinos blancos, que pasan del amarillo pálido a otro con matices verdosos. Sorprenden en nariz y entran frescos en boca, combinando sensaciones y aromas de frutas blancas. La variedad predominante en nuestros blancos es Viura, aunque el Tempranillo Blanco ha tomado relevancia y ha sido una auténtica revolución.

Rioja Oriental, perfecto maridaje de vino y patrimonio

La diversidad de su paisaje y geografía te permite escoger entre la ciudad o la montaña; la huerta riojana nos ofrece manjares que, de manera tradicional o novedosa, se ponen sobre el plato para obtener sabores espectaculares; los vinos de Rioja Oriental son la mejor manera de acompañar esos platos.

Las ciudades de Rioja Oriental son amables, de fácil recorrido y mejor paisaje urbano; y el medio rural, declarado en gran parte Reserva de la Biosfera, un lugar apacible donde descansar y degustar las riquezas culinarias que allí mismo se producen y elaboran.

Todo esto, acompañado de sus gentes, que saben hacer sentir como en casa a todo el que llega, hace de La Rioja un lugar excepcional para vivir, con la calidad de vida como bandera.

La magia de la historia

La riqueza de La Rioja Oriental se centra en sus paisajes, en sus municipios y en sus gentes, pero es mucho más que eso.

La zona ha ido reivindicando poco a poco su sitio en lo patrimonial y cultural, así como en el terreno del vino y el enoturismo.

La Rioja Oriental cuenta, en su amplio territorio, con numerosos recursos turísticos. Desde la propia naturaleza que nos brinda su belleza durante todo el año, con rutas BTT, rutas ecuestres o de senderismo, miradores y espacios naturales singulares, como los Sotos del Ebro; hasta la riqueza arqueológica de Contrebia Leucade, los yacimientos de Icnitas repartidos por Aguilar del Río Alhama, Cornago, Igea, Préjano, Peroblasco, Munilla o Enciso, las cuevas del Ajedrezado en Santa Eulalia y las de los Cien Pilares de Arnedo, y los castillos de Cornago, Herce, Préjano, Quel, Autol, Arnedo, o Arnedillo, algunos de ellos visitables y todos ellos de interesante historia y relato.

O lugares singulares y únicos, como el Picuezo y la Picueza en Autol o el único molino de viento harinero reconstruido de La Rioja, en Ocón. Todo ello teniendo en cuenta también el patrimonio religioso, con enclaves como la Colegiata de San Miguel de Alfaro, la Catedral de Calahorra o la ermita del Salvador, de Herce, que ofrece unas vistas espectaculares del Valle del Cidacos.

El legado de un pueblo se muestra en las tradiciones vivas

Rioja Oriental es un lugar en el que la cultura está muy marcada, hay innumerables museos que cuentan nuestra historia, centros de interpretación en los que seguir aprendiendo o fiestas y tradiciones que harán que le guardes un lugar especial a tu corazón.

Cabe mencionar fiestas como puede ser el Robo de los Santos, de Arnedo o el lanzamiento del Pan y Queso de Quel, declarados como Fiesta de Interés Turístico Nacional, así como la Semana Santa de Calahorra. Entreviñas en Aldeanueva de Ebro, las jornadas BQ del Barrio Bodegas de Quel, el día de Bodegas en la Calle de Alfaro, la Fiesta de la Molienda de Ocón, las Jornadas del Champiñón y la Seta de Autol y de Pradejón, Garnacha Sensaciones, de Tudelilla, las Jornadas de las Verduras en Calahorra, el Día del Ajo Asado en Arnedo, el Día de la Cebolla Asada de Herce, Día de la Pringada en Préjano, otros eventos culturales como las Jornadas de Artesanía Medieval de Cornago, Festival de Cine Octubre Corto, Fárdelej Festival Rioja Live de Arnedo, el Festival de Jazz de Munilla, Tardes de cine y vino en Aldeanueva de Ebro.

Los altares de la gastronomía

Los restaurantes de Rioja Oriental ofrecen sus vinos para acompañar una gastronomía rica y variada, verduras de Calahorra (coliflor con IGP), Champiñones en Pradejón y Autol, aceite en Ocón, Alfaro o Arnedo (con DOP), peras de Rincón de Soto (con DOP), o los fardelejos, un sabroso y tradicional postre elaborado con almendras de la zona.

La belleza de lo natural

Sus bodegas te abrirán sus puertas para enseñarte los entresijos y curiosidades de la elaboración de los vinos, ofreciéndote en muchos casos la posibilidad de conocer los viñedos de donde proviene tan valiosa materia prima, así como numerosas actividades y eventos.

La fórmula del enoturismo, que defienden y promueven desde la Ruta del Vino Rioja Oriental, es una de las bazas de importante valor turístico que actualmente atrae a muchos visitantes en todo el país, aprovechando actividades relacionadas con el vino y vinculándolas a otras culturales o gastronómicas, como el oleoturismo, que les permite conocer mejor tan singular territorio.

Además de estas variadas e interesantes bodegas, con sus particulares ofertas enoturísticas y propuestas culturales y de ocio, en Rioja Oriental puedes encontrar paisajes muy diferentes, en función del valle en el que te encuentres, grandes extensiones y fincas de viñedos, montañas y ríos, sotos, bosques, terrenos arcillosos...y que han dado lugar a recursos muy distintos, cuevas, yacimientos celtíberos, castillos, monasterios, zonas naturales, aguas termales... con la ventaja de poder alojarte en establecimientos para todos los gustos, casas rurales, hostales, apartamentos rurales y hoteles.

Cómo llegar

La Ruta del Vino Rioja Oriental es la zona de la DOCa Rioja ubicada en la zona más al este de La Rioja (24.590 has), aunque también abarca a parte de la Comunidad Foral de Navarra. Existen numerosas vías para llegar hasta aquí, se trata de una zona bien comunicada y presenta varias opciones de transporte.

Para acceder en avión, los aeropuertos más cercanos son los de Agoncillo (en zona de Rioja Oriental, con vuelos directos a Madrid y las Islas), Zaragoza a 100 kilómetros (Aragón), Pamplona a 90 Kilómetros (Navarra) yH Bilbao a unos 150 kilómetros (País Vasco).

Si prefiere viajar en tren, encontrará estaciones principales en Alfaro y Calahorra, localidades de Rioja Oriental, y también en Logroño, a escasos 20 kilómetros de la zona de Rioja Oriental y capital de la Comunidad Autónoma. Este recorrido cuenta además con paradas en Agoncillo, Alcanadre y Rincón de Soto. Si su opción es el AVE, encontrará la estación de tren de Alta Velocidad más cercana en Zaragoza (a 100 Km.)

En cuanto al transporte por carretera, la zona de Rioja Oriental cuenta desde su punto más occidental, Agoncillo, y hasta la parte más oriental, Alfaro, con la AP-68. Con un recorrido similar, la N-232 ofrece la alternativa a esta autopista, recorriendo, al igual que la anterior, toda la parte más al norte de la Ruta del Vino Rioja Oriental, con salidas en Agoncillo, Calahorra y Alfaro. Ambas vías enlazan con Zaragoza al este y el resto de La Rioja al oeste, llegando hasta capitales como Bilbao, al norte, y enlazando un poco más al sur de Alfaro con la AP-15 hasta Pamplona o San Sebastián.

CONTACTO:

Un artículo con la colaboración de wineroutesofspain.com

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1842 veces

Comenta