La nueva propuesta enoturística de Ladrón de Lunas: una experiencia para aprender a hacer vino en vendimia

Isabel Blanco

Viernes 01 de Octubre de 2021

Compártelo

Leído › 1623 veces

Fernando Martínez
Fernando Martínez, enólogo de Ladrón de Lunas

Las bodegas españolas dan el pistoletazo de salida a la vendimia entre septiembre y octubre, especialmente en este último mes en el que se condensa la mayor intensidad del proceso.

El significado y simbolismo de este momento en la producción del vino, convierte esta época en una de las favoritas de los enoturistas, que no quieren perder la oportunidad de empaparse de la cultura vitivinícola.

Y aunque las bodegas se muestran en todo su esplendor, solo unas pocas abren sus puertas a los que quieren pasear entre viñedos, aprender más sobre enología y catar sus elaboraciones.

Como explica Fernando Martínez, enólogo de Ladrón de Lunas, "a todo el mundo le encanta la vendimia, pero la realidad es que para las bodegas es un momento crítico por todo el trabajo que conlleva y por su importancia".

Ante esta situación, esta bodega valenciana, que produce vinos bajo el marco de las denominaciones de origen Utiel Requena, Cava y Valencia, ha decidido apostar por diseñar visitas con vendimias simuladas para grupos reducidos. ¿Cómo? "En los viñedos dejaremos líneas enteras sin vendimiar para que puedan hacerlo los enoturistas", señala Fernando Martínez.

Los primeros pasos en la elaboración de un vino

La recogida de la uva es el primer paso para la elaboración de un vino y la propuesta de Ladrón de Lunas brinda la oportunidad de vivir en primera persona el inicio del proceso. Por tanto, los amantes del vino podrán celebrar la fiesta de la vendimia y ponerse manos a la obra. Conocemos el paso a paso.

Lo primero es la recogida de la uva en el viñedo, por lo que a los enoturistas se les entrega una cesta que acogerá aproximadamente 20 kilos de producto. Según Fernando Martínez, "lo importante es que esté agujereada en la parte inferior para que respire la fruta". En este paso es necesario seleccionar bien los racimos que se van a recolectar. Por ello, antes de empezar y emplear la tijera, los viticultores explicarán con detalle cuáles son las características que debe tener la uva.

Una vez que se haya recolectado la uva, las cestas serán trasladadas en un remolque a la bodega para examinar lo recogido en una mesa de selección. Este proceso es manual se hace grano a grano. Posteriormente, las uvas se pasan por la despalilladora, donde se separa el fruto de su palillo. De esta máquina, el grano pasa a la estrujadora, donde se extraerá todo su jugo.

El proceso continúa con la bomba de pastas y la entrada al depósito, donde estará durante siete días fermentando con la temperatura indicada por el enólogo, que también será el responsable de la maceración preformativa antes de la fermentación. A partir de este momento, el enólogo se encargará de la elaboración, pero para el enoturista la experiencia no termina aquí... Más adelante, podrán volver a la bodega para degustar el vino cuyas uvas vendimiaron y seleccionaron e, incluso, podrán comprar las botellas que han hecho ellos mismos.

"Para nosotros es importante ofrecer la oportunidad de participar a los wine lovers en un proceso, que más allá del estrés que conlleva, es espectacular", señala Fernando Martínez. En Ladrón de Lunas apuestan por un enoturismo de experiencias en las que el verdadero protagonista es el visitante. "Todas las personas que lo han vivido, disfrutan mucho, especialmente cuando se trata de vino tinto por la intensidad de los colores", añade el enólogo.

Para más información sobre estas visitas enoturísticas de vendimia en la bodega Ladrón de Lunas, pueden contactar a través de su página web o por teléfono.

Isabel Blanco
Licenciada en Periodismo. Máster en Dirección de Comunicación Corporativa.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1623 veces

Comenta