Las ventanas del vino se abren tras 400 años

Javier Campo

Lunes 10 de Agosto de 2020

Compártelo

Leído › 9455 veces

El ingenioso modo de servir vino para hacer frente a la pandemia más devastadora que sufrió la humanidad

Nos tenemos que trasladar a la ciudad de Florencia en Italia. Tras décadas de contagios por la peste, tras comprobar como la muerte no diferenciaba entre clases sociales, se pusieron muros de por medio para evitar los contagios, pero con unas pequeñas ventanas para poder ofrecer uno de sus productos de comercio y subsistencia: el vino.

La peste, la pandemia más devastadora en la historia de la humanidad, se llevó a 200 millones de personas en todo el planeta. La Covid-19, a pesar de su extrema gravedad y, gracias a Dios, está muy lejos de la terrible pandemia medieval, pero no debemos relajarnos tal y como apuntan las ultimas noticias de rebrotes en todo el planeta.

Existe una asociación denominada Buchette del Vino, es decir “ventanas del vino”, que registra la ubicación de estas oquedades en las paredes florentinas y en toda la región de la Toscana. Su trabajo se inicia en 1634 y fue de gran ayuda para las posadas, mesones y tabernas que, ofrecían a peregrinos, caminantes y oriundos un bien tan preciado como es el vino y que formaba esencial parte de la Dolce Vita.

En aquellos tiempos ya tenían claro que el contacto era un medio de contagio y lo evitaban dando el vino por las ventanas y recogiendo las monedas para pagarlos con una larga pala. Claro que si no se lavaban y la higiene era la que era, pues acababa todo igual en una fosa común y ardiendo por el fuego purificador.

Como el ser humano es muy ingenioso, ha aprovechado este curioso bien histórico y adaptarlo a la actual pandemia y no solo vendiendo, copas de vino, sino que hoy en día podemos encontrar otro tipo de productos tales como café, helados, refrescos y los tan italianos Aperol Spritz. Ir por la calle y encontrarse una ventana (normal) con un cartel de lo que se vende y, como a un metro del suelo la "ventanita" donde te entregarán tu copa de vino de la Toscana, claro.

Es muy recomendable, si se viaja a la Toscana, el entrar en la web de Buchette del Vino  y ver, además de la historia de esta asociación, una galería detallada de fotografías y un mapa de localización tanto en Florencia, que es donde más ventanas hay, como en el resto de la región de la Toscana.

De hecho, se está creando una ruta que, si te tomas una copita en cada una de las ventanas, probablemente se acabe un poco perjudicado y, aunque el vino es salud, como todo en esta vida, la moderación prima.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 9455 veces

Comenta