Amillo, 'un vermú' de Jerez para abrir boca... y poner el broche

Miércoles 29 de Mayo de 2019

Leído › 522 Veces

En el aperitivo disfrutando del Vermú de Jerez Amillo Reserva y en la sobremesa, con calma, deleitándonos con su edición limitada del Reserva Especial. La firma ha sido pionera recuperando este vino cada vez más en auge

Es la 1 de la tarde, es 'la hora del vermú', y en este caso, literal... Porque con el aperitivo esta bebida es un must, y si se trata del Vermú de Jerez Amillo Reserva,el disfrute está asegurado: vamos a beber 'una tradición que está de moda'. Aunque en Jerez nunca han dejado de consumir este producto elaborado con los vinos propios de la zona, hace poco más de 4 años que estos han vuelto a comercializarse, siendo Roberto Amillo uno de los pioneros en su recuperación.

El Vermú de Jerez Amillo Reserva,de color caoba muy oscuro, es un vino aromatizado -macerado con mezcla de 32 botánicos: ajenjo, regaliz, canela, tomillo...- que en nariz tiene matices de pasas y crianza oxidativa, resultando elegante y complejo. En boca tiene un paladar denso y meloso, muy redondo y con un amplio retrogusto. Elaborado con uva Palomino y PX -Oloroso de 15 años y PX de 6-, ha envejecido durante 6 meses en barrica de roble francés. Se recomienda servirlo a 8º y tiene un precio de 12 €.

Y ahora... después de comer -o en cualquier ocasión siempre y cuando no vayamos con prisa-, nos vamos a tomar otro, sí, sí, para la sobremesa: Vermú de Jerez Amillo Reserva Especial, una referencia que conquistará hasta a los detractores de esta bebida. Una etiqueta 'única', con tan sólo 800 unidades a la venta, pensada para disfrutar con calma y relajado, tal y como su creador -Roberto Amillo- recomienda. Empezando por su color -ámbar yodado con toques caoba-, y pasando por su retrogusto, todo en él, como su nombre indica, es especial...

Este Reserva Especial tiene un aroma intenso, muy redondo, a la vez que complejo; con notas de roble americano y francés, balsámico, chocolate, vainilla, cáscara de naranja, nuez moscada, clavo y regaliz negro, que también se denota en boca, bien estructurada y larga. Además, se aprecia la melosidad del PX perfectamente entremezclada con el Oloroso seco, y tanto el roble como la vainilla tienen mucha presencia. Al igual que 'su hermano pequeño' tiene una maceración con mezcla de más de 30 botánicos, está elaborado con Palomino y PX con la misma crianza, diferenciándose en los 14 meses que pasa en roble francés, que potencian su expresión. Además del contenido, el continente también es muy especial y es que tanto su elegante packaging como el cuidado formato y el tapón de la botella engañan a la vista: ¿perfume o vino? ¡joya!, y a un precio de 20 €. Ah, y recomiendan beberlo a 5º.

Ambos forman parte de la exclusiva Colección Roberto Amillo, comercializada por Altanza(Fuenmayor. La Rioja. Tel. 941 45 08 60. www.altanza.com), cuya historia de amor 'Rioja + Jerez' comenzó hace 2 años, cuando la bodega se unió al reconocido coleccionista español de jereces, brandy y objetos relacionados con el marco de Jerez antiguo, Roberto Amillo. Se aunaba así la experiencia y el buen hacer de las dos denominaciones de origen más antiguas de España, convirtiéndose en los primeros riojanos en hacer vinos en el marco de Jerez, siendo fieles a su compromiso con la calidad y la tradición. El resto de la Colección la componenun Amontillado, un Oloroso, un Pedro Ximénez, otro Palo Cortado y un Brandy de Jerez, aunque muy pronto habrá novedades en el mercado... y Altanza contará con una bodega propia en Jerez.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta