11 Vinos de Ribera del Duero que debes probar antes de morir

José Antonio Sanjurjo

Lunes 28 de Enero de 2019

Leído › 30710 Veces

Te presentamos una selección de once vinos de Ribera del Duero que se han hecho imprescindibles para quien presuma de buen gusto enológico. Son exponentes de la apertura de miras y el respeto por el origen que caracterizan a la denominación

Ribera del Duero suele estar entre las denominaciones de origen más reconocibles de España, y en realidad es probablemente una de las más desconocidas. El motivo de tal contradicción es que está dejando atrás la homogeneidad de sus vinos, abriendo nuevos horizontes para el paisaje de cualquier buen amante del vino.

La considerable diversificación de los últimos años es fruto de la apuesta de sus más de 250 bodegas –con 22.000 hectáreas de viñedos en las provincias de Burgos, Segovia, Soria y Valladolid-  por buscar vinos propios, diferenciados, que expresen todos los matices de su territorio y de su variedad estrella, la Tempranillo.

Este es un breve compendio con once de esos vinos, con el que Vinetur pretende que (re)descubras los frutos de la revolución, realizada con más murmullo que ruido, en una de las regiones vitivinícolas con mayor historia de España.

8000 MARQUÉS DE BURGOS

Este vino es un ejercicio de paciencia, el fruto de años observando el ritmo de cada parcela y sus cepas de Tempranillo. En 8.000 de ellas, las más veteranas, apreciaron un plus de perfección que permite llegar a un vino muy singular. Se sitúan en cinco parcelas muy pequeñas, que en conjunto apenas superan la hectárea y media, en la zona de la D.O. con el viñedo más viejo, y con unas producciones muy bajas. La elaboración en bodega es muy respetuosa, con 16 meses en barrica de roble francés y 12 meses en botella. Es un vino con el que las archiconocidas Bodegas LAN demuestran que su presencia en Ribera del Duero no es ninguna aventura, o si acaso una aventura de éxito. (bodegaslan.com)

ALEXANDER VS THE HAM FACTORY

Un vino creado para dejarlo envejecer y comprobar cómo mejora en botella en los próximos diez años. Crianza de año y medio en barrica de roble y al menos seis meses más en botella. Su producción es limitada. Parte de un rendimiento de apenas 4.000 kilos por hectárea. Combina las variedades Tinta Fina, Cabernet-Sauvignon, Malbec y Merlot, de viñedos de entre 25 y 30 años. Un emblema del recorrido que puede tener los Ribera del Duero, fruto de una alianza entre Casa Rojo y la familia Miguel Sanz. Casa Rojo es una bodega que se caracteriza por la valentía en la elaboración de sus vinos, por ir un paso más allá en la innovación pero sin apearse nunca del valor de la tradición, evolucionando con buen criterio. (casarojo.com)

ALTOS DEL ENEBRO

Un clásico ajeno a modas del mercado y muy centrado en la identidad vitivinícola de la Ribera del Duero. Con mucha dedicación en la selección de la uva, este 100% Tinto Fino, de 18 meses en barrica y con edición limitada y numerada, busca ofrecer la máxima expresión de sus cepas y el terreno en que se cultivan. Altos del Enebro no se podría entender sin el enólogo Rodrigo González, que desarrolló este proyecto, su proyecto, sobre el concepto de bodega boutique e hizo así realidad el sueño de elaborar su propio vino. Paulatinamente se ha ido haciendo con doce hectáreas de viñedo, en las que destacan la altitud –la llevan hasta en el nombre- y la complejidad del suelo. Junto con su saber hacer, las claves de la bodega.  (altosdelenebro.es)

ANTÍDOTO

Diez años cumple ya este vino especialísimo. En todo este tiempo se ha erigido como un contrapunto, un antídoto, a determinadas tendencias a la homogeneidad del mercado. Un 100% Tinto Fino Soriano, con doce meses de crianza en barrica, apto para todos los días. Proviene de cepas de entre 80 y 100 años, cosechadas a mano y distribuidas en unas 350 pequeñas parcelas de viñedo viejo con unos rendimientos de 3.500 kilos por hectárea. La bodega no se podría entender sin la personalidad de Bertrand Sourdais, empeñado en rescatar y potenciar tesoros como las viñas prefiloxéricas de San Esteban de Gromaz. Situada al sur del Duero, destacan sus suelos con terrenos arenosos y profusión de guijarros. (bertrandsourdais.com)

CARDELA CRIANZA

Elegancia y sutileza. Es lo que ofrece Bodegas Bohórquez con este vino a la vez fresco y vivo, sin concesiones a ninguna extravagancia. Con un 92% de Tempranillo, un 5% de Cabernet- Sauvignon y un 3% de Merlot, pasa su crianza de doce meses en barrica. El resultado es muy aconsejable para acompañar una buena carne. Bohórquez, en la zona de Peñafiel, tiene la gran mayoría de sus parcelas en el pago de Valderramiro, donde buscó terrenos altos, pobres y pedregosos en los que lograr maduraciones lentas. Así es como toda la esencia del terruño se puede trasladar a los vinos, desde su defensa de una viticultura tranquila y cuidadosa. (bodegasbohorquez.com)

CONDADO DE ORIZA GRAN RESERVA

Elaborado con uvas muy selectas, procedentes de viñedos de cuarenta años, el Condado de Oriza Gran Reserva encarna a la perfección la evolución de los Ribera del Duero en las últimas décadas. Es un vino hecho con mucha precisión pero sin olvidar el componente pasional. Sus diez días de fermentación a temperatura controlada logran que la Tempranillo ofrezca todos sus matices. Se perfecciona después con 24 meses de permanencia en barrica de roble francés y americano y otros 36 meses en botella. Pagos del Rey es toda una veterana de la denominación, por la que ha apostado con buen tino y en la que ha cosechado gran notoriedad con vinos premiados en reiteradas ocasiones a nivel internacional. (pagosdelrey.com)

GRAN ARZUAGA

Un vino creado a partir de cepas centenarias de Albillo y Tempranillo, combinadas con Cabernet-Sauvignon. Sus principales rasgos los aportan los mínimos rendimientos de las parcelas y un ciclo vegetativo de la vid muy prolongado. Es por tanto un vino de gran madurez y equilibrio, con una elaboración prácticamente artesanal. Su finura la alcanza tras veinte meses de crianza en barrica. Arzuaga-Navarro, en la localidad vallisoletana de Quintanilla de Onésimo, es una bodega que camina hacia sus tres primeras décadas de existencia. Suma 150 hectáreas de viñedo en las que la premisa es la búsqueda de la calidad en la senda de elaborar grandes tintos iniciada por Florentino Arzuaga, el fundador. (arzuaganavarro.com)

LA LOBA

Una joya elaborada con Tempranillo de viñedos centenarios, prefiloxéricos, situados en las inmediaciones de la pequeña aldea de Matanza de Soria. La climatología, a priori adversa para el viñedo, en realidad se configura como un condicionante definitorio de la personalidad de estos vinos. La Loba es un vino que se puede consumir al momento, pero por supuesto también se disfruta tras unos años de guarda. La bodega en realidad es Ana Carazo, que quiso volver a sus raíces y apostó con éxito por explorar la esencia vinícola de la zona. Mucha ilusión, fuerza y trabajo y una innegable e indisimulada carga creativa para un proyecto que va a dar vinos aún más grandiosos en los próximos años. (laloba.es)

PEÑAFALCÓN SIGLO XI

Este vino es la variedad Tempranillo, o Tinto Fino, elevada a obra de arte. Se caracteriza por una larga maceración antes de fermentar, siempre con el objetivo de que la uva se exprese, muestre todos sus perfiles. Sus crianzas en barrica van desde los 14 hasta los 60 meses y culminan un proceso de elaboración en el que está muy presente la herencia de una viticultura artesanal, sin artificios. Situada en Peñafiel, es una bodega de gran tradición familiar, cuyos antiguos lagares datan del siglo XVII. Desde hace casi veinte años está en la denominación, adoptando el nombre de Peñafalcón, nombre histórico de la propia Peñafiel. Imprescindible también para el enoturismo de la mano de sus propietarios Casimiro Marcos y María José Arranz, verdaderos catedráticos del vino. (bodegaspenafalcon.com)

PORTIA

Portia ofrece una gama de tintos 100% Tempranillo de la Ribera del Duero con diversos niveles de crianza. Van desde el Roble, con cuatro meses en barrica de roble francés, hasta el Prima La Encina, con quince meses. Resultan también muy interesantes el Crianza -10 meses en roble francés y tres más en roble americano- y el Triennia, que madura durante 14 meses en barricas de roble francés. Son vinos muy limpios e intensos en aromas. La bodega posee 160 hectáreas de viñedos en el corazón de la D.O. Entre sus parcelas destaca Finca La Encima, en Gumiel de Mercado (Burgos), centrada en la agricultura sostenible. Portia mira al futuro, como demuestra su espectacular bodega, diseñada por el arquitecto británico Norman Foster. (bodegasportia.com)

VALSOTILLO VS

Este Tempranillo es un reserva de 24 meses, durante los que reposa en barricas de roble americano y francés situadas en una bodega subterránea que data del siglo XVI. Se elabora a partir de viñedos seleccionados con más de 80 años y producciones muy escasas. El resultado es un vino elegante y sensacional. ValSotillo Bodegas Ismaael Arroyo, fundada en 1979, es una bodega que dio forma a cuatro siglos de tradición familiar elaborando vino. Además de sus vinos y viñedos, probablemente su mayor patrimonio es la galería subterránea de más de 1.200 metros cuadrados. La tranquilidad y la temperatura constantes en un entorno así son garantía de una maduración en excelentes condiciones. (valsotillo.com)

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta