Winery On, la exitosa revolución de los vinos de Yecla

José Antonio Sanjurjo

Lunes 18 de Septiembre de 2017

Leído › 11170 Veces

Sincronizar con la sociedad. Estar a la altura de los tiempos. Ese es el camino que ha emprendido el proyecto Winery On para lograr el éxito con su gama de vinos desde la Denominación de Origen Yecla. Una puesta al día fundamentada ante todo en la calidad y el diseño, con una estética elegante y atrevida

Ya no es posible embotellar ni vender vino como hace cincuenta años. Ni siquiera como hace diez. Es inútil. Hay que adaptarse a las nuevas demandas sociales y conquistar nuevos mercados para no quedarse atrás. Lo han sabido entender en Winery On, que presenta una gama moderna y atractiva asentada en la histórica tradición vitivinícola de la Denominación de Origen Yecla. La calidad nace precisamente ahí, en no renunciar a lo bueno del pasado, que es mucho, y a la vez incorporar las técnicas más innovadoras, orientadas a enriquecer el resultado final.

Una gama con ocho vinos

A punto de cumplir tres años desde su creación, Winery On dispone ya de ocho referencias, cada una con su entidad pero con el nexo común de la variedad monastrell, autóctona de Yecla. El producto más convencional es el Enfuria Classic. Elaborado 100% a partir de cepas de monastrell de más de 60 años y bajos rendimientos, con crianza de veinte meses en barricas de roble francés, el resultado es un vino potente con toques frutales y de chocolate.

Le siguió el también sorprendente Enfuria, que combina un 50% de monastrell de cepas viejas, un 25% de syrah y un 25% de petit verdot. Su crianza se realiza en barricas nuevas de roble francés y americano por un mínimo de catorce meses. Un tinto color cereza picota con la intensidad de la fruta madura sobre una base de ahumados y especias muy suave en su paso de boca.

Buscando un nuevo juego de matices, Winery On triunfó con Morena Mia, una referencia que incorpora un 60% de monastrell, un 20% de cabernet sauvignon y un 20% de syrah. Con una crianza mínima de diez meses en barrica, se logra un vino muy elegante, bien arraigado en las influencias mediterráneas de toda la gama que tanto agradan al paladar.

Un capítulo especial lo conforman los Demuerte y Demuerte Gold, con un diseño exterior que incrementa aún más su atractivo. Demuerte es un 50% monastrell y 50% syrah, con diez meses de crianza en barrica con los que se obtiene una finura y suavidad extremas. El Gold se elabora a partir de cepas algo más viejas, con un poco menos de syrah (30%) y la agregación de un 20% de tintorera. Su crianza es de catorce meses, con lo que gana en potencia sin perder la sedosidad en el trago.

Lo más nuevo de Winery On son El Chico Malo, un tinto, y La Más Bonita blanco y rosado. Son dos sellos que se compenetran y representan la parte más chic de la gama, con un atractivo toque desenfadado. El Chico Malo se nutre de un 70% de monastrell y un 30% de cabernet sauvignon. Su crianza es de seis meses y se caracteriza por su intensidad olfativa y un grato acento ácido.

La Más Bonita blanco es la única referencia de la gama en la que no tiene presencia la monastrell. Se elabora con la variedad verdejo, con cuatro meses de crianza sobre lías. Es un vino para tomar muy fresco, muy frutal pero con cuerpo. Y para La Más Bonita Rosé, Winery On emplea también monastrell de cepas de más de 25 años, con crianza sobre lías en depósito durante seis meses. Es también un vino muy fresco y goloso, con notas frutales y una sabrosa acidez.

Tejiendo redes con vino y arte

Una de las grandes bazas de Winery On, es la apuesta por la creatividad. Sus etiquetas son una exquisita demostración de estilo y buen gusto. La imagen gráfica, a cargo de Karel Eissner, es un reclamo que hace despertar el interés por los vinos, el elemento que diferencia Winery On de cualquier otra propuesta. Un anzuelo visual bien ejecutado.

La bodega sabe que hoy en día la batalla de las ventas no se libra solo en los estantes de las tiendas especializadas ni en las pantallas de su tienda online. La conexión con los nuevos consumidores viene por otras vías, máxime en un proyecto con una vocación tan joven e innovadora. Por eso, despliega una intensa actividad en las redes sociales. Winery On está presente en las principales FACEBOOK, Instagram (@winery_on ) y en ellas comunica sus novedades y sugerencias adaptadas a cada época del año. Siempre sin renunciar a su vocación estética, donde el diseño y el colorido son claves.

Viticultura muy cuidada

Winery On no renuncia tampoco a la innovación en el campo de la viticultura, pero partiendo siempre de que debe estar al servicio o inspirarse en los sistemas tradicionales propios de la D.O. Yecla. Por eso, en sus veinte hectáreas de viñedo extreman el cuidado de las cepas y de la uva durante su desarrollo. Efectúan una labor respetuosa con el medio, sin productos químicos agresivos y con el objetivo de obtener una producción equilibrada y sostenible.

Con esta misma filosofía, elaboran lo más cerca posible del viñedo. Esto facilita una vendimia rápida, realizada siempre de forma manual, y maximizando su compromiso con la calidad. Con el mismo propósito, en Winery On utilizan los métodos más avanzados (criomaceración, inertización, estabilización por frío...) siempre al servicio de que sus vinos sean como han pensado que sean. Vinos de hoy. Modernos, atractivos, diferentes, divertidos y por supuesto de gran calidad.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta