La importancia de los programas compliance en el sector vinícola

Abraham Muinelo

Viernes 08 de Septiembre de 2017

Leído › 2740 Veces

El sector vitivinícola en particular, y el agroalimentario en general, están expuestos a legislaciones cada vez más complejas y exigentes

Algunos ya habréis escuchado, en contextos legales y empresariales, el término compliance. También en el ámbito académico, ya que se están implantando cursos y másteres orientados a formar especialistas en la materia.

¿QUÉ ES EL COMPLIANCE?

Compliance es un término de origen anglosajón que deriva del sector financiero, área tradicionalmente sometida a una compleja legislación.

Literal y formalmente significa "the act of obeying an order, rule, or request", cuya traducción práctica es "cumplimiento normativo".

En la línea de la Ley Orgánica 15/2003 de reforma del Código Penal, la Ley Orgánica 5/2010 introdujo de manera expresa la responsabilidad penal de las personas jurídicas así como un catálogo cerrado de delitos por los que una persona jurídica podría ser responsable penalmente, consagrando de manera definitiva en nuestro ordenamiento, la desaparición del principio penal clásico: "Societas delinquere non potest", es decir, que una persona jurídica no puede delinquir y sólo las personas físicas podían.

El sector vitivinícola en particular, y el agroalimentario en general, están expuestos a legislaciones cada vez más complejas y exigentes (fiscal, laboral, contable, mercantil, medioambiental, seguridad alimentaria, protección de datos, industrial), con una desordenada normativa comunitaria, estatal y autonómica, en continuo crecimiento en número y grado de complejidad.

Otra realidad a tener en cuenta, es que España cuenta con la normativa fiscal más profusa y compleja de Europa, caracterizada por frecuentes modificaciones, lagunas, correcciones y cambios de opinión en la doctrina, lo que genera un alto grado de incertidumbre en las empresas. A todo ello se le suma la dilatada duración de las disputas con las autoridades tributarias, que en su caso, consume un elevado coste en tiempo y recursos.

Es por ello que como director de comunicación de la World Compliance Association (Madrid) y director del comité de compliance en el sector agroalimentario, así como profesor en diversas materias en másteres de postgrado universitario, soy conocedor del reto al que se enfrentan las empresas en los próximos años.

Por otra parte, la implantación de mecanismos de control más eficientes por parte de las administraciones, hace necesario que las organizaciones cuenten con servicios cada vez más especializados.

¿QUÉ ES UN PROGRAMA COMPLIANCE?

Los programas de compliance son un conjunto de políticas y procedimientos encaminados al cumplimiento normativo por parte de la empresa y de todos sus empleados.
Un buen programa de cumplimiento abarca todo tipo de normas, tanto las de imperativo legal, como los códigos éticos o normativa interna de la empresa, entre otras.

Así pues, los programas de compliance tienen como finalidad establecer una verdadera cultura de cumplimiento y respeto a la legalidad vigente (y a la ética empresarial), estableciendo a su vez un sistema preventivo que ayude a evitar problemáticas a empresas que puedan derivar responsabilidades civiles y/o penales.

"los modelos de organización y gestión deben estar perfectamente adaptados a la empresa y a sus concretos riesgos".

CONCLUSIONES

A diferencia de la mentalidad sajona, en nuestro país no nos caracterizamos por una cultura preventiva, sino más bien reactiva. Es por ello que las empresas proactivas contarán con una notable ventaja competitiva, evitando -o al menos mitigando- serias sanciones, suspensión de actividades, intervención judicial, posibles responsabilidades penales y, por extensión, graves perjuicios para su imagen corporativa.

Tal como recomienda la Fiscalía General del Estado en la Circular (1/2016), en la que se analiza la responsabilidad penal de las personas jurídicas, "los programas deben ser claros, precisos y eficaces y, evidentemente, redactados por escrito".

Ya sea mediante personal propio, como si recurre a consultorías y empresas especializadas en las materias, es recomendable que implante un sistema compliance corporate que garantice el cumplimiento normativo en la organización.

Esperando que este artículo haya sido de vuestro interés, y ayude a mejorar el sistema de gestión de gestión empresarial, recibid, como siempre, un cordial saludo.

Abraham Muinelo
Director de IWS consultores
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta