15 estrategias para conseguir el éxito comercial con una marca de vino

Martes 04 de Abril de 2017

Leído › 7836 Veces

Claves de marketing y acciones para lograr la conquista internacional de una marca de vino

I love spanish wine

Hace tan sólo un par de décadas atrás sólo unos pocos creían en el vino español, un vino que, salvo casos particulares como el del Cava, estaba destinado casi exclusivamente al consumo interior.

Sin embargo, desde hace algunos años, España viene sufriendo interesantes cambios, entre los cabe destacar su apertura exterior. De la noche a la mañana los vinos y bodegas de España resuenan ahora en medio mundo, sorprendiendo a propios y extraños, por su calidad, singularidad y variedad.

Esto ha supuesto nuevas oportunidades de negocio para las empresas vinícolas españolas, al tiempo que ha aumentado la competencia de vino en virtud de las novedosas técnicas productivas y comerciales por las que apuestan.

En este nuevo escenario, firmas como Wine Branding Design, expertos en marketing para marcas de vino, ofrecen iniciativas entre las empresas españolas, con el fin de establecer nuevas estrategia de actuación diseñadas para afrontar los nuevos retos comerciales de la industria, y que se pueden resumir en ochoXXX grandes líneas de actuación que pueden marcar el éxito comercial de las marcas.

1. Aumentar o iniciarse en los mercados internacionales. Las bodegas deben comprender la importancia de destinar parte de su producción al exterior, ya que todavía buena parte de las empresas no se han iniciado en la exportación, o lo hacen muy puntualmente. Por otro lado el potencial de crecimiento de muchos mercados internacionales actualmente ofrece vastas posibilidades de negocio.

2. Avanzar en la diversificación geográfica de las exportaciones. Aproximadamente, un 70 por 100 del vino que se exporta se dirige a 15 mercados localizados en la Unión Europea, mercados que cada vez se encuentran más estancados o saturados. Por este motivo, resulta una prioridad que se apueste fuertemente por mercados emergentes con grandes posibilidades de futuro, como Brasil, Rusia, India, China y Hong Kong, entre otros. Dirigiendo las acciones de marketing a este tipo de público.

3. Avanzar en la internacionalización empresarial. Esto quiere decir que no es suficiente con exportar el producto de España al país de destino, sino crear una identidad y marca propia en el país de destino, con el establecimiento de oficinas comerciales, acuerdos de distribución exclusivos, acciones de marketing en destino,...

4. Consolidar el producto con sello 'made in Spain' en el exterior, dotando de valor añadido al producto vino en su expansión internacional, en línea con la apuesta realizada por los vinos de otros países como Francia, Chile o Australia, entre otros.

5. Apostar por las inversiones en el exterior, con el fin de trasladar parte de la cadena de valor a países que ofrezcan mejores condiciones productivas que España. Es decir, favorecer la deslocalización en terceros países para ganar en competitividad por medio de la adquisición de marcas comerciales en el país destino.

6. Promocionar. Mejorar los canales de comunicación e información en los mercados internacionales.

7. Delegar. Contar con personas competentes y formadas, y con la experiencia de empresas con experiencia en la internacionalización. Personal y empresas formadas y con buenos conocimientos en mercados exteriores no sólo incrementarán la rentabilidad de la empresa, sino que agilizarán todo el proceso.

8. Incrementar las relaciones institucionales y el uso del apoyo que organizaciones, como los Consejos Reguladores, Cámaras de Comercio, ICEX, Ministerio, etc. Ofrecen en la promoción exterior (ferias, eventos, salones,...)

9. Cooperación, asociación y fusión. Valorar las posibilidades para el aumento de la competitividad empresarial reduciendo la atomización de marcas. La fusión o la asociación de cara a la creación de una marca única incrementa la fuerza de ventas en el exterior.

10. Invertir en innovación. La apuesta por la especialización en el mercado exterior requiere la promoción y la adaptación a mercados locales. Esta decisión pasa por invertir en innovación para promover la adaptación a preferencias y gustos locales de los diferentes mercados (envasado, etiquetado, calidades, etc.).

11. Apuesta por el marketing mix de los vinos para acrecentar tu éxito en el mercado internacional: marca, diseño de envasado y etiquetado, comunicación internacional (acciones de relaciones públicas, eventos promocionales, participación en redes sociales), precios competitivos y acordes con la calidad ofertada, etc.

En la última década se advierte un creciente protagonismo del packaging entre los consumidores. Además del contenido, cobra fuerza en los mercados internacionales el continente. Hay que invertir en marca y en el diseño de botellas, etiquetas y tapones. Los consumidores buscan no sólo vino, sino un conjunto de atributos, experiencias y sensaciones asociadas.

12. Apuesta por el enoturismo y otras fórmulas de marketing experiencial. Es decir, por la oferta no sólo de vinos, sino también de experiencias en torno al mundo del vino (por ejemplo, visita a la bodega, participación en la vendimia, cata de caldos, etc.). Estas fórmulas de marketing experiencial ya están siendo desarrolladas con éxito por bodegas de otros países.

13. Apuesta por los intangibles. La bodega española está más centrada en la producción que en la comercialización. Se invierte en elementos "tangibles" como barricas, naves, embotelladoras..., y se deja en segundo término aspectos "intangibles" como imagen, diseño de etiquetas, idiomas, viajes de promoción internacional, web, redes sociales... Se debe empezar a invertir en estos intangibles, sin pensar que se trata de un gasto superfluo.

14. Abrirse a los gustos del cliente. Apuesta por la opinión y preferencias del cliente. Hay que dejarle participar en la producción del vino, desarrollar una oferta adecuada a sus preferencias y necesidades, que contemple las diferencias culturales. Si los clientes de un país demandan vinos abocados con baja graduación, eso es lo que hay que enviarles. En este sentido se advierte con gran fuerza en los últimos años una mayor preferencia por los vinos menos secos (más dulces) y suaves (menos astringentes).

15. Apostar por los productos "bio". Se advierte un mayor interés hacia los productos "bio" y parece ser una tendencia global, dando cabida al desarrollo de las exportaciones de vinos ecológicos en buena parte del planeta.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta