“El denominador común de todos nuestros vinos es el autor”

Susana Formoso

Viernes 20 de Enero de 2017

Leído › 4174 Veces

Entrevista Ángel Luis Margüello, director técnico de Bodegas El Inicio

Ángel Luis Margüello

De la amistad de tres grandes profesionales, a los que el amor por el vino unió, nace este proyecto común y propio.

Esta es la historia de un reto y un sueño hecho realidad contado por uno de sus protagonistas: Ángel Luis Margüello, director técnico de Bodegas El Inicio.

¿Cuál es el origen de Bodegas El Inicio?

Bodegas El Inicio nació, sobre todo, por la amistad de tres personas consideradas grandes profesionales que amaban y conocían el mundo del vino. Aunque esté mal que yo lo diga, el vino nos unió y era de recibo devolverle el favor dado. Además, los tres teníamos el gusanillo de desarrollar nuestro propio proyecto después de haber desarrollado otros con grandes éxitos sin ser realmente propios.

En un principio, pensamos llamarla la bodega de 'Los Luises', teniendo en cuenta el nombre de los tres: Ángel Luis Margüello, Alfonso Luis Velasco y Luis Álvarez, pero lo cierto es que el nombre de El Inicio resume en sí mismo el reto profesionaldespués de haber trabajado los tres muchos años en este maravilloso sector.

¿Se podría decir que la bodega está en su mejor momento?

Ni mucho menos. Creo que en el mundo del vino el mejor momento siempre está por llegar. Hay que tener en cuenta que desde el punto de vista del enólogo cada vino es una obra suya. Y al igual que no hay dos cosechas idénticas, cada año es distinto y te obliga a pensar de forma diferente. No puedes realizar dos vinos iguales de la misma manera que un artista no puede hacer, aunque quiera, dos obras iguales.

Sí es cierto que, a nivel de Bodega, estamos atravesando un buen momento porque todos los vinos que tenemos en el mercado muestran sin engaños lo que la bodega quiere de cada uno de ellos. Pero nuestra meta está aún muy lejos.

Ángel Luis Margüello, enólogo de Bodegas El Inicio

Su bodega elabora vinos en diversas denominaciones de origen (Ribera del Duero, Rías Baixas, Jumilla y Rueda). ¿Se podría establecer un nexo común entre todos ellos?

Categóricamente sí. En todos ellos intento mostrar el alma de la tierra, la uva con la que están elaborados y, sobre todo, cómo siento que han de ser cada uno de ellos en su estilo. De hecho, de nuestro Casper de Jumilla han dicho que tiene un toque de Ribera que no es verdad, lo que tiene es el mismo autor; del Pluma Blanca de Rueda que tiene un toque gallego, o de nuestro Albariño que es menos ácido que otros. Es falso, el común denominador es el autor.

¿Cuál de las zonas en las que trabajan ofrece mayores retos para la enología?

Ribera del Duero sin lugar a dudas, que es donde está asentada Bodegas el Inicio. Puede parecer que no soy objetivo al ser yo una persona nacida en Peñafiel y estar vinculado al mundo del vino desde pequeño, pero es la zona donde se pueden dar los mejores vinos tintos de España por su propia idiosincrasia.

Hay que tener en cuenta que si hablamos de realizar grandes retos enológicos hemos de elaborar un vino tinto y, como decía mi abuelo y he repetido muchas veces: "el vino vino, vino tinto y si es viejo mejor". Esta frase, que parece muy sencilla, es muy difícil de llevar a la práctica. Elaborar un gran vino tinto, elegante, equilibrado y con potencial de guarda, es lo más difícil que realizar en el mundo de la enología. Y que conste que resalto las palabras "elegante, equilibrio y de guarda" pues parece que son cualidades que handesaparecido del mundo del vino actual.

Por tanto, donde más satisfacción puede obtener a la hora de hacer vino ¿es en Ribera del Duero?

Teniendo en cuenta mi reto para la realización de un gran vino, la única zona donde puedes tocar cielo es la Ribera del Duero, y sobre ella podríamos hablar largo y tendido.

Por la propia idiosincrasia de la zona no va a dar dos cosechas iguales e incluso puede dar cosechas no muy aptas para guarda, pero cuando da su beneplácito y el enólogo sabe entenderla y llevarlaa término dentro de una botella de vino, no hay ninguna zona de España comparable y creo que solamente la región de Burdeos llega donde lo hace Ribera del Duero.
El dilema, y aquí el enólogo ha de ser sincero consigo mismo y con la zona, es elaborar esos vinossólo cuando realmente se pueden realizar y que no suceda lo que pasóen su día con los vinos de la categoría "Gran Reserva", defenestrados por las propias bodegas.

La investigación y la innovación es una de las señas de Bodegas El Inicio. ¿Cómo se conjuga esta cualidad con la tradición, siempre presente en el mundo del vino?

Voy a tratar de responder a esta pregunta intentando no trasmitir una contradicción. Posiblemente hoy en día se realicen los mejores vinos desde el punto de vista general en todos los segmentos de calidad y precio; pero también, y desde un punto de vista general, se ha perdido el "alma" que tenían los vinos de hace quince años.

Esto ha sucedido por diversos motivos y, entre ellos, el mayor conocimiento que hemos adquirido a través de enfocar la I+D+i desde un punto de vista casi en exclusiva,en procesos técnicos de bodega, dejando a un lado las tradiciones de cada zona. Se intenta por parte de todas las bodegas, en un mundo totalmente globalizado, obtener un vino ya no del gusto del consumidor o de la personalidad de la zona, sino del gusto de ciertos prescriptores con mucho poder para enfocar la venta globaldel vino que marcará el éxito o el fracaso de muchos proyectos.

La dificultad, como bien indica en la pregunta, se convierte en sencillez cuando la investigación y la innovación se dirige apotenciar la personalidad del vino de cada zona, a mostrar el alma de cada vino, no sólo en los procesos de bodegas con nuevas tecnologías, sino en la tierra, en el viñedo, en las barricas... En definitiva, innovar para potenciar la tradición y la personalidad que estamos perdiendo de los vinos de cada zona. Es aquí donde Bodegas el Inicio ha apostado fuerte desde su comienzo y donde continúa en la actualidad.

El mercado actual del vino, ¿sabe apreciar la calidad lo suficiente?

Sí y cada vez más. La reflexión sobre esta pregunta va unida a lo que ha sido la evolución del mundo del vino. Personalmente estoy muy influenciado por la zona donde he nacido y se dice que antes se bebían malos vinos, pero puedo asegurar que no era así. En la Ribera del Duero, al igual que en otras muchas zonas, desde los años 60 a los 80 del siglo pasado había viñas muy viejas, buenas y cuidadas que eran consideradas como un patrimonio sentimental por parte de las familias. Estas elaboraban las uvas para autoconsumo y, en la mayoría de los casos, se obtenían vinos excepcionales que he tenido la suerte de degustar en mi infancia y juventud.

El problema de estos vinos era que no aguantaban el paso de los meses y se desvirtuaban, pero en sus primeros estadios eran grandes vinos muy bien valorados por el consumidor. Se valoraba en exclusiva la calidad intrínseca del producto aunque, como he dicho, puede que esté muy influenciado por la zona.

Posteriormente, el mercado del vino mejoró mucho debido a la profesionalización del sector en todos los ámbitos, pero se ha llegado a valorar más en estos últimos años por parte del sector los vinos con puntuaciones obtenidas por ciertos medios de prescripción que por la propia calidad del vino en sí.

Hay que tener en cuenta que los medios de prescripción en sus inicios han ayudado, y mucho, a valorar realmente la calidad de los vinos de nuestro país, mostrar al vino no como un alimento de consumo sino como un producto Gourmet que puede competir con los mejores vinos del mundo. Sin embargo, ahora se ha llegado a un punto en el que muchos medios de prescripción reflejan más intereses ocultos que la propia calidad del vino en sí.

Y en toda esta evolución, ¿dónde queda la capacidad de criterio del consumidor actual?

Hoy en día podemos asegurar que el consumidor cada vez tiene más claro su gusto personal a la hora de valorar un vino. Están siendo muy importantes las redes sociales, tanto en lo positivo como en lo negativo; están ofreciendo una opinión objetiva (esperamos que no se desvirtúe en el futuro) desde su punto de vista y de forma desinteresada, poniendo a muchos vinos en su justa medida respecto a su calidad.

Este hecho y el conocimiento cada vez mayor del consumidor final, están obligando a todos los elementos que conforman el mercado del vino a reconsiderar la valoración de los vinos por su calidad intrínseca y no por factores complementarios.

Ateniéndose a esos factores complementarios, ¿al final queda margen para tener una valoración subjetiva y bien fundamentada sobre un vino?

Hay un artículo que me llamó la atención y he recomendado a muchos amigos su lectura. Se publicó en Vinetur el 20 de octubre del año pasado y se titulaba "El secreto del vino, ¿manipulados por el marketing?". Es muy recomendable para muchas personas que quisieran iniciarse en este mundo. Siempre he dicho que hay que escuchar al vino pues este nos habla a través de los sentidos y a cada uno de una manera diferente.

Desde la perspectiva de su considerable experiencia, ¿cuál cree que ha sido el principal cambio en el mundo del vino en las últimas décadas?

Ha habido muchos cambios y muy importantes en este tiempo, algunos muy buenos y otros no tanto, pero el balance es muy positivo, centrarnos en uno sólo parece muy simple de responder. No obstante sí quería hacer mención a tres momentos que, bajo mi punto de vista, han sido muy importantes en la evolución de este mundo.

En primer lugar: la aparición a nivel mundial de nuevas zonas de producción, los llamados "vinos del Nuevo Mundo": California, Australia, Suráfrica, etc. Hay que tener en cuenta que desde estas zonas se ha marcado un cambio de estilo en los vinos elaborados, debido sobre todo al alto poder de prescripción que desde ellas se ha generado.

En segundo lugar: el asentamiento de las D.O. históricas en España, así como la aparición de otras nuevas, y en particular la Denominación de Origen Ribera del Duero en el año 1982. Creo sinceramente que Ribera del Duero ha significado el reconocimiento de los vinos españoles como vinos de calidad a nivel mundial, y ha asentado la visión, por parte del consumidor, del vino como un elemento gourmet de muy alta calidad.

En tercer lugar, y se me puede acusar de poco objetivo como padre de la criatura que soy, la aparición del "Roble" como estilo de vino. Hay que tener en cuenta que el Roble, como tal, apareció en el mercado con toda ley en la cosecha del 1997, coincidiendo con mi entrada en un nuevo proyecto de bodega a la que le propuse la idea. Gracias al apoyo de mi Director General, por aquel entonces D. Alfonso Velasco Fernández-Nespral, sacamos este estilo de vino al mercado.

¿Cuál es la relevancia de este nuevo estilo de vino?

En aquella época existían los vinos Jóvenes y los vinos de Crianza, pero el sector del vino en España estaba en un momento de profundos cambios. El consumidor buscaba más fruta en los vinos y a la vez más complejidad, empezaban a aparecer muy buenos vinos por todos los lugares de España.

En realidad el descubrimiento de este estilo de vino fue, al igual que otros muchos de la historia (quizá el que todos tengamos en la cabeza sea el del gran investigador Alexander Fleming con la Penicilina) por causalidad y curiosidad. En aquellos años, las barricas para la crianza de los grandes vinos (y hay que tener en cuenta que la industria tonelera también ha evolucionado bastante), se envinaban con vinos de inferior calidad antes de la introducción en ellas de los grandes vinos. Fue en 1995, en mi bodega anterior, cuando se quedó una partida de estos vinos inferiores unos cuantos meses de más en las barricas que debían envinar. Al proceder al trasiego de las mismas se vio el nuevo estilo de vino que se podría crear.

Podríamos hablar sobre la aparición del Roble pero se haría demasiado largo y sería necesario más tiempo, calma y una buena copa de vino para disfrutar. Lo que es indudable es que hoy en día el Roble supone casi el 60% del vino comercializado en la D.O. Ribera del Duero y ha marcado el camino a seguir al resto de las zonas vitivinícolas de España.

¿En Bodegas El Inicio exploran de alguna manera las preferencias del consumidor? ¿Es posible adaptarse a ellas?

En los grandes vinos hay que escuchar a la viña y al vino para poder dar lo mejor como técnico, pero estos vinos significan un porcentaje ínfimo del mercado. En el mercado real, la bodega que no analice los gustos del consumidor para adaptarse, y a ser posible adelantarse a ellos, fracasará como cualquier otra empresa.

Hoy en día vivimos en un mundo muy competitivo y globalizado y es imprescindible analizar el perfil de vino que demanda el consumidor como cada empresa de cualquier sector. Hemos de tener en cuenta que las bodegas al final son empresas y, como tales,si no obtienen beneficios estarán obligadas a cerrar.

Los tiempos en que una bodega elaboraba un vino y lo sacaba al mercado sin tener en cuenta el precio final al que llegaba al consumidor dentro tu segmento, han pasado al recuerdo. Hoy en día, si no eres muy competitivo dentro de tu segmento en calidad y precio estás muerto. Para ello, escuchar al consumidor a través de tu departamento comercial es fundamental.

Esto exige una mayor coordinación interna en la bodega, ¿no?

Uno de los grandes problemas que existen en las bodegas es la diferencia de lenguaje que utilizan los departamentos comercial y el técnico, el problema ocasionado es que la información no llega al enólogo o llega de forma desvirtuada y no puede ser aprovechada por este para adaptar el perfil organoléptico de sus vinos a los gustos del consumidor. Por este motivo muchas bodegas han invertido, y mucho, en formación técnica a su departamento comercial e incluso han incorporado enólogos con el objetivo de trabajar de forma exclusiva en los departamentos de comunicación y comercial.

¿Cuál está siendo su apuesta para avanzar en las exportaciones?

No vamos a reseñar lo fundamental y obvio de lo que significa el mercado de exportación para cualquier bodega, lo sabemos todas y somos conscientes de que es una inversión muy lenta y costosa.

En Bodegas el Inicio, a pesar de nuestro pequeño tamaño, hace ya varios años que apostamos por tener una persona en exclusiva para el trabajo de Exportación, apoyada por el Director Comercial. Además promocionó al puesto desde dentro de la empresa y desde el departamento técnico, pues su formación académica es Licenciada en Químicas y Enología.
Por otra parte, nuestra experiencia para una bodega de nuestro perfil es apostar más por las ferias de pequeño tamaño y eventos minimalistas, mucho más cercanos al consumidor que por las grandes ferias internacionales por todos conocidas, donde los resultados no son tan visibles para la inversión económica que suponen.

¿Está garantizada la continuidad en la internacionalización de los mercados o hay demasiados inconvenientes en el horizonte geopolítico mundial?

Teniendo en cuenta el horizonte actual con los profundos cambios que está sufriendo, como son: el desánimo por el sentimientoeuropeísta por parte de muchos ciudadanos de los países que forman la Unión Europea, la salida del Reino Unido de la misma, el cambio de presidente en EEUU y sus posibles medidas proteccionistas a nivel de comercio, el interrogante que se nos presenta con China como posible país productor, etc, es muy difícil contestar a esta pregunta sobre todo a corto plazo. Pero si algo nos ha supuesto la globalización es que la internacionalización de los mercados es imparable, de hecho hoy en día sólo existe un mercado, el mundial.

¿Cuáles son los planes de futuro más destacados de Bodegas El Inicio?

Seguir asentado el proyecto con mucho trabajo y mucha ilusión. Creemos que hemos de seguir mejorando día a día, cosecha tras cosecha, en la calidad de nuestros vinos más que incrementar el número de botellas. Nuestra principal apuesta es sobre nuestro vino más personal: Admiración, y que este cumpla con las expectativas creadas por parte de la persona que lo deguste. Hay una frase que sintetiza perfectamente cuál es el espíritu del mundo del vino (se le atribuye, aunque existen dudas, al Barón Philippe de Rothschild, en cualquier caso dice una verdad como un puño):"El negocio del vino es un negocio fácil; el problema son los primeros 100 años". El que no lo quiera entender es mejor que se dedique a invertir en bolsa.

Comenta