Oleum Flumen saca al mercado la nueva imagen de su vinagre más especial, de uva Pedro Ximénez y envejecido durante 25 años en Jerez

Vinaixa (Lleida)

Jueves 02 de Octubre de 2014

Leído › 3194 Veces

Paula Coll PX Acetum Flumen es el resultado de una herencia, de una amistad y de un proceso de envejecimiento único en la Bodega Ximénez-Spínola

Oleum Flumen ha sacado al mercado 1.500 unidades de su vinagre envejecido más especial, de la variedad de uva Pedro Ximénez, envejecido durante 25 años en la Bodega Ximénez-Spínola, en Jerez. El vinagre presenta una nueva imagen tomando de referencia la bisabuela de la familia, su nombre, su fotografía y sus valores.

Paula Coll PX Acetum Flumen Collection tiene la particularidad de envejecer en barricas que desarrollan contaminación acética y se destinan a una bodega especial para la crianza de vinagres. Los vinos con contaminación acética pueden llegar a convertirse, con el paso del tiempo, en un vinagre de calidad excepcional, por haber sido obtenido de manera natural y absolutamente espontánea. Paula Coll PX no es un vinagre "al Pedro Ximénez" sino "de Pedro Ximénez". Es intensamente acético y potente, ya que las levaduras del tipo "micoderma-aceti" posibilitan la avinagramiento del vino, y evolucionan convirtiéndose en acidez total el grado alcohólico y la dulzura marginal que le es propia a la uva de PX. Hay que destacar los 25 años de envejecimiento y refinamiento para lograr un resultado único que, en el mercado, tiene un PVP orientativo de12 -14 euros.

El nombre para el vinagre envejecido rinde homenaje a la bisabuela de Martín Terès, quien ha enseñado y dejado un legado basado en el esfuerzo, el trabajo, la creencia en los ideales, el respeto y la generosidad. Por este motivo el vinagre lleva su nombre.

Ximénez-Spínola & Oleum Flumen, unidos desde 1983

Paula Coll PX Acetum Flumen Collection es resultado de una estrecha relación entre Bodegas Ximénez-Spínola y Oleum Flumen, ambos proyectos productores y comercializadores de productos para la alta gastronomía. Se trata de un proyecto familiar en el que se unen el saber hacer con los conocimientos, la pasión por las cosas bien hechas y la cultura del esfuerzo. Desde 1983 se conserva una solera de vinagre natural en Jerez, que hasta hoy se ha ido incrementando cada año. Ahora mismo se dispone de 61 barricas y 4 toneladas. El legado que inició Don José Luis Zarzana la ha continuado después José Antonio Zarzana, quien conjuntamente con Martín Terès de Oleum Flumen, recogen cada año "el fruto de esta tranquila y apacible solera, para luego embotellar a la finca de Jerez de la Frontera y que cada uno la utilice como estime conveniente ".

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta