Bodegas SIDL, conjugando tradición y modernidad

La bodega de Ledaña ha experimentado un continuo crecimiento durante sus más de 70 años de historia. Adaptación e innovación sin renunciar a los orígenes.

David Manso

Lunes 08 de Julio de 2024

Compártelo

Leído › 1721 veces

Ricardo Valero González, enólogo de la bodega
Ricardo Valero González, enólogo de la bodega

Viajamos a Ledaña, municipio conquense de larga y arraigada tradición vitivinícola localizado en pleno corazón de la Manchuela para conocer Bodegas SIDL. Una histórica bodega cuyos orígenes se remontan al año 46 del pasado siglo cuando un grupo de 32 viticultores fundaron la Cooperativa del Campo San Isidro de Ledaña. Desde entonces hasta hoy, adaptación e innovación han motivado su expansión y crecimiento sin renunciar a sus orígenes y tradiciones. En la actualidad, Bodegas SIDL agrupa a un total de 400 familias asociadas las cuales cultivan pequeñas parcelas de manera artesanal que en su conjunto representan unas 3.500 ha. de viñedo en secano. Con un clima continental influenciado por el Mediterráneo y los vientos provenientes del Levante, ese famoso "solano", que beneficia tanto al ciclo vegetativo de la vid como a la buena maduración de la uva, creándose unas condiciones climáticas muy propicias para el cultivo de la viña.

Más de 70 años avalan la calidad y reconocimiento a sus vinos, tanto del granel, motor principal de la bodega, como de sus vinos embotellados. Para Bodegas SIDL el trabajo en el viñedo es primordial, cultivan aplicando buenas prácticas, respetando el entorno y a la viña. Factores que les ha llevado a certificar el 20% de la superficie total en ecológico, mientras que el resto se cultiva de manera convencional. Cultivan tanto viñedos de viñas viejas en vaso como en espaldera, ambos en estricto secano que les proporcionan unos rendimientos medios, entre 6.000 y 6.500 kg por ha, y uva de gran calidad. En ellos cultivan principalmente  Bobal, variedad más representativa de la zona, que junto con Cencibel (Tempranillo) y Garnacha Tintorera representan el 75 % de la producción total. El restante 25% se reparte entre las también tintas Graciano y Syrah, y las blancas Macabeo, Verdejo y Moscatel de Grano Menudo.

La bodega como espacio de elaboración siempre ha sido para Bodegas SIDL un centro de adaptación e innovación. A lo largo de los años han sido varias las ampliaciones e incorporaciones de nuevos elementos que les han permitido adaptarse en cuanto a capacidades y métodos de elaboración, aplicando la más moderna tecnología para la producción, seguimiento y control de sus vinos. Todo ello les permite llegar a una capacidad productiva de 16 Millones de litros de granel y que les lleva a envasar más de 100.000 litros de los diferentes vinos. Vinos embotellados que, inicialmente, surgieron ante el deseo de los propios socios de la bodega por beber, y compartir con sus allegados, los vinos que ellos mismo cultivaban en el campo, y que ahora buscan dar a conocer a los amantes del buen vino las bondades de sus vinos elaborados.

Varias son las elaboraciones de vinos embotellados que comercializan en Bodegas SIDL que cuentan con el sello de Ricardo Valero González, enólogo de la bodega. Para la más reciente añada 2023 han presentado Res Non Verba, una colección de vinos que comprende un blanco de la variedad Verdejo, un Sauvignon Blanc fermentado en barrica, un tinto de las variedades Bobal y Tempranillo, y un rosado de la variedad Bobal. Este último galardonado como mejor vino rosado en las ediciones de 2021 y 2022 del Concurso de Vinos de la Diputación de Cuenca y que en esta edición 2023 ha sido reconocido como el segundo mejor rosado de Cuenca, entre otros reconocimientos. Una serie de vinos artesanales que reflejan las tradiciones en el cultivo del viñedo y el patrimonio de la región.

No dejo pasar la oportunidad de catar al recientemente premiado. Res Non Verba Rosado 2023 es un varietal de Bobal elaborado mediante la técnica del sangrado. Con un bonito color fresa destacan los aromas a piruleta, frutos rojos, fresa y notas florales. En boca es persistente, presenta buena acidez y un ligero amargor final agradable que invita a beber. Un reflejo de los vinos rosados que tradicionalmente se han consumido en esta zona.

A esta nueva colección se le unen dos elaboraciones más; un tinto con crianza, Muela edición limitada. Un vino elaborado con Graciano envejecido durante 9 meses en barricas de roble francés en el que destacan la fruta roja y negra, los matices especiados y tostados, y su complejidad. Y un vino espumoso, Lovelypop, que cuenta con dos versiones, un blanco de la variedad Moscatel, y un rosado de Bobal. Un vino alegre, divertido, dulce y chispeante que busca conquistar al público más joven. Unos vinos que para todo aquel que quiera acercarse pueden adquirirse en la misma bodega

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1721 veces