Vendimia 2024 en Chile divide al país en dos

Rendimientos menores, pero calidad prometedora a pesar de clima

Sábado 01 de Junio de 2024

Compártelo

Leído › 1966 veces

Viñedos del Valle de Elqui, Andes parte del Desierto de Atacama, Chile
Viñedos del Valle de Elqui, en el Desierto de Atacama (Andes, Chile)

La temporada 2024 en Chile ha sido notablemente distinta a la anterior. En contraste con el verano extremo de 2023, esta temporada ha presentado temperaturas suaves y un clima inusual que ha afectado de manera diferente a las regiones del norte y del sur del país.

Durante 2023, el fenómeno de El Niño provocó un aumento de las temperaturas en el Pacífico entre 1 y 1,5 grados, lo que llevó a un invierno suave en Chile. Este aumento de la temperatura del océano generó mayor nubosidad, menos luz solar directa y un invierno lluvioso. Estas condiciones continuaron después de la brotación de las vides, resultando en una maduración lenta de las uvas.

La temporada de vendimia 2024 en Chile se dividió claramente en dos: una para el norte y otra para las regiones centrales y del sur. En el norte, la cosecha se adelantó entre 15 y 20 días, mientras que desde Santiago hacia el sur, la vendimia comenzó 20 días más tarde de lo habitual.

En el norte, el invierno corto y suave provocó que las vides brotaran tres semanas antes de lo normal. La ausencia de lluvias y la influencia del Anticiclón del Pacífico Sur resultaron en una temporada seca, lo que limitó el riego y redujo los rendimientos aproximadamente un 20%. Sin embargo, la mayor nubosidad ayudó a evitar la sobremaduración en variedades como Chardonnay y Sauvignon Blanc. Las altas temperaturas estivales en algunas zonas del norte aceleraron la maduración, permitiendo una cosecha hasta 15 días antes de lo usual, con una mayor concentración de azúcares y niveles de alcohol más altos.

En las regiones centrales y del sur de Chile, la temporada fue caracterizada por un invierno con altas temperaturas y lluvias significativas. La primavera fría y húmeda resultó en una fructificación débil y menos bayas, lo que retrasó el crecimiento y la maduración. El verano continuó con temperaturas bajas, alargando aún más el ciclo de maduración de las uvas. La cosecha de variedades de maduración temprana se retrasó entre dos y tres semanas, y los rendimientos de las variedades de maduración tardía fueron afectados por la primavera fría. A pesar de estos desafíos, las uvas lograron un equilibrio adecuado, con niveles de alcohol moderados y buena frescura.

En la región costera, la primavera fría afectó la fructificación, produciendo rendimientos más bajos. Sin embargo, el desarrollo desigual se estabilizó en verano, permitiendo una cosecha en fechas similares a años anteriores. Las condiciones locales, como las brisas prevalentes, ayudaron a mantener la salud de la fruta.

En la región más austral de Chile, las condiciones fueron particularmente difíciles. La primavera fría y el desarrollo retrasado de la fruta, combinados con lluvias intensas en marzo, resultaron en una temporada húmeda y fría. Esto produjo uvas con niveles de alcohol más bajos y buena acidez.

A pesar de las condiciones climáticas inusuales, las expectativas de calidad para la vendimia 2024 son altas. Los rendimientos generales se estiman entre un 10 y 15% por debajo del promedio, pero se espera que la calidad de las uvas cosechadas sea notable.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1966 veces