Eno-Astronomía en Bodegas HABLA, una experiencia entre la tierra y el cielo

Cosmos Nº 1 “La Luna”, la experiencia Eno-Astronómica de Bodegas HABLA para disfrutar del enoturismo y la astronomía en un idílico entorno entre viñedos

David Manso

Miércoles 06 de Marzo de 2024

Compártelo

Leído › 3832 veces

Como adelanto al evento que se celebrará el próximo 23 de Marzo en Bodegas Habla, asisto a "HABLA Cosmos Nº 1 La Luna", una experiencia de enoturismo con visita a la bodega, disfrutar de la gastronomía extremeña acompañada con los vinos de HABLA y la observación del firmamento con la participación de Extremadura Buenas Noches.

Desde tiempos remotos los humanos hemos estado ligados a la tierra. Es ella quien nos ha provisto, quien nos ha alimentado, no exenta de esfuerzo, y es a su vez quien nos provee de los muchos placeres culinarios que hoy podemos disfrutar, entre ellos el vino. Pero también, el hombre ha mirado al cielo por muchos motivos, principalmente en la búsqueda de respuestas. Hoy, con esta experiencia miramos a ambos para conocer más del trabajo de Bodegas HABLA, de su historia, de sus orígenes y de sus vinos junto a la propuesta gastronómica diseñada para esta ocasión, para después sumergirnos en la inmensidad del espacio. Una experiencia entre la tierra y el cielo.

La experiencia arranca en el exterior de la bodega, en el Mirador del Duende, que mira hacia la parcela en la que se cultiva Sauvignon Blanc, variedad con la que se elabora su vino HABLA Duende con crianza en barrica mientras el visitante conoce al equipo que dirigirá la experiencia astronómica. Tras una primera observación al telescopio, es momento de conocer el trabajo de Bodegas HABLA. Un recorrido por sus instalaciones nos lleva a descubrir el trabajo y filosofía de la bodega, la cual arranca en el año 2.000, y es la de crear un concepto de cultura del vino fácil y sencillo de entender acompañado por unos vinos de "lujo asequible", es decir, de gran calidad, personalidad única y accesibles a todo el mundo. Recorremos la sala de elaboración, la espectacular zona de crianza, precedida esta por una sala donde nace Esencia, su vino más emblemático. Barricas y fudres al abrigo del silencio, del sosiego y la oscuridad que perfilarán los vinos de las diferentes variedades y parcelas que cultivan en las 200 ha. que rodean Bodegas HABLA y que en última instancia terminará su proceso de crianza y afinado en el botellero hasta el momento óptimo de salir al mercado.

Tras la vistita es momento de disfrutar nuevamente de los vinos HABLA. El escenario es el restaurante de la bodega, un espacio con vistas a los viñedos en el que el menú "HABLA Cosmos nº1 La Luna" diseñado para esta ocasión, es acompañado por varios vinos de la bodega. HABLA del Mar, un blanco muy especial, de esmerada y compleja elaboración, salino, intenso, con una fina y agradable burbuja gracias a una segunda fermentación submarina en depósitos bajo el mar. Un vino que sorprende. HABLA Rita, un rosado elegante, complejo y muy aromático, sus Nº 32 y Nº 29 dos elaboraciones de uva tinta. Nº 32 es un monovarietal de Syrah con gran frescura, muy frutal, amplio y largo, y Nº 29 un coupage de Malbec, Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc complejo, muy bien ensamblado, redondo y amplio, vinos de calidad  para unos platos originales con un toque astronómico como Luna Crocante rellena de salmón marinado, Cometa de puerro con nebulosa de tomate de Miajadas u Ovni de rabo de toro en Marte Cremoso...etc, por citar algunos. Un sorprendente maridaje que une el trabajo de la bodega a través de sus elaboraciones con la creatividad y originalidad en los platos. Vinos de calidad acompañados por productos de calidad, de cercanía, de Extremadura.

La experiencia continúa para llegar a la parte final. Una copa de HABLA para una actividad muy original, observar el firmamento desde 2 telescopios, uno de ellos conectado a una pantalla de proyección, mientras el trío de Metal de la Orquesta de Extremadura amenizar la actividad con música de bandas sonoras de películas relacionadas con el espacio.

Una excelente experiencia que se disfruta de principio a fin, muy original. Los habituales lectores sabréis ya de mis visitas de enoturismo, que no son pocas, y puedo afirmar que esta está entre las más gratificantes realizadas. Por su originalidad, por su carácter instructivo, por el conjunto de la experiencia en sí. La localización de la bodega, su arquitectura de diseño, el bonito entorno que la rodea; los viñedos, la fauna, lagos y arroyos....etc. la claridad del cielo extremeño, uno de los mejores lugares de España para este tipo de observaciones nocturnas, en definitiva el marco en el que se ha ambientado la experiencia ha contribuido a ello también. Conocer su trabajo, la calidad de sus vinos, unos vinos de gran calidad, elegantes, con personalidad propia, que crean expectación con cada nueva referencia siendo estos objetos de colección por su propio concepto y aquello que simbolizan. A todo esto, unirle una actividad en la que conocer el tan enigmático entorno que astronómicamente nos rodea hace del conjunto una experiencia didáctica, única y original, de esas que uno repetiría sin pensárselo dos veces.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3832 veces