“Vinos de Pueblo”: la nueva denominación de vinos Rioja

Una apuesta por la identidad

Viernes 23 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 3078 veces

El Pleno del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada (DOCa) Rioja cambia la denominación de 'Vinos de Municipio' a 'Vinos de Pueblo'. Este cambio trasciende lo meramente nominal; es una declaración de principios. Al optar por 'Vinos de Pueblo', el Consejo Regulador subraya la importancia del terruño, ese concepto tan caro a los amantes del vino que engloba no solo el suelo, sino también el clima, la tradición y la comunidad que cuida de las viñas. Es un reconocimiento a la singularidad de cada municipio, a su contribución única al mosaico de sabores y aromas que define a la Rioja.

La modificación permite seguir utilizando la mención 'Vino de' seguido del nombre del municipio de procedencia en el etiquetado, por ejemplo 'Vino de Elciego', siempre que el vino provenga exclusivamente de viñedos de ese lugar y que todo el proceso, desde la elaboración hasta el embotellado, se realice allí. Además, se contempla una flexibilidad que permite incorporar hasta un 15% de uva de viñedos limítrofes, una concesión pragmática que entiende las complejidades de la producción vinícola sin comprometer el espíritu de la denominación.

El Consejo también ha aprobado el uso de 'Viñedo en' junto al nombre del municipio en las etiquetas, para aquellos vinos que provengan exclusivamente de viñedos situados en un único municipio, por ejemplo "Viñedo en Haro". Esta adición enfatiza aún más la procedencia y busca conectar al consumidor con el origen específico del vino, ofreciendo una transparencia y una trazabilidad hasta ahora poco comunes en el sector.

Estas decisiones se enmarcan dentro de un esfuerzo continuado por parte del Consejo Regulador de Rioja para potenciar la diferenciación de sus vinos. Desde la creación de la figura de los vinos 'de Viñedo Singular' hasta las revisiones normativas para los vinos 'de Zona' y 'de Municipio', se busca no solo satisfacer las demandas de un mercado cada vez más curioso y exigente, sino también elevar la percepción global de los vinos de Rioja. Estas categorías, lejos de ser meras etiquetas, son herramientas de comunicación que narran la historia de cada botella, desde el suelo hasta la copa.

Este camino hacia la diferenciación, marcado por el diálogo constante con los operadores de Rioja y las demandas del consumidor final, no solo facilita la comprensión y apreciación de los vinos de la región, sino que también promete reforzar el éxito comercial a nivel global. Al fin y al cabo, en un mundo donde la autenticidad y la identidad ganan cada vez más valor, iniciativas como estas no solo benefician a los productores y a la denominación en su conjunto, sino también a cada uno de nosotros, los amantes del vino, que buscamos historias reales y sabores auténticos en cada copa.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3078 veces