Las ventas mundiales de vino argentino caen un 17%, hasta $652 millones

Un retroceso a niveles no vistos desde hace 14 años

Jueves 15 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 2665 veces

El sector vitivinícola argentino ha cerrado el año 2023 con cifras que invitan a una reflexión profunda sobre las tendencias actuales y los desafíos que enfrenta en el mercado global. A través de un análisis detallado de los datos proporcionados por la aduana argentina y examinados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), podemos obtener una visión clara del estado actual de las exportaciones de vino argentino, que reflejan una disminución significativa tanto en volumen como en valor, aunque con un notable incremento en el precio medio por litro.

La reducción en las exportaciones ha sido particularmente pronunciada, con una caída del 25,1% en volumen y del 17,2% en valor, situando las cifras finales en 185 millones de litros y 652,2 millones de dólares respectivamente. Estas cifras marcan un retroceso a niveles no vistos desde 2005 en términos de volumen y desde 2009 en términos de valor, lo que señala un momento de inflexión para la industria. No obstante, el precio medio ha experimentado un ascenso del 10,5%, alcanzando los 3,53 USD por litro, lo que indica una apreciación del vino argentino en los mercados a los que llega.

El vino tranquilo envasado sigue siendo el estandarte de las exportaciones argentinas, representando el 92,5% de la facturación total y el 77% del volumen. A pesar de la disminución en las ventas, este segmento ha visto cómo su precio medio ha escalado hasta los 4,22 USD por litro, el más alto registrado hasta la fecha, lo que subraya una tendencia hacia la valorización de la calidad sobre la cantidad en el mercado internacional.

La situación del vino a granel y del vino espumoso refleja también los retos a los que se enfrenta el sector, con reducciones significativas tanto en volumen como en valor, aunque con un incremento en el precio medio, lo que podría interpretarse como un esfuerzo por posicionar estos productos en segmentos de mercado más altos.

El análisis de los principales destinos de las exportaciones argentinas revela cambios importantes en las preferencias y comportamientos de los consumidores internacionales. Estados Unidos, aunque sigue siendo el principal destino en términos de valor, ha visto disminuir su participación tanto en valor como en volumen, mientras que el Reino Unido emerge como un mercado clave, a pesar de experimentar también una contracción. Brasil, por su parte, muestra una estabilidad relativa, consolidándose como un mercado importante para Argentina.

Estos datos no solo hablan de la situación actual, sino que también sugieren líneas de acción para el futuro. La industria vitivinícola argentina, reconocida mundialmente por la calidad de sus productos, se encuentra en un momento en el que debe adaptarse a las nuevas dinámicas del mercado global, buscando estrategias que le permitan no solo recuperar los volúmenes de venta perdidos sino también continuar mejorando la percepción de su oferta.

Este análisis del OeMv debe servir como un llamado a la acción para todos los actores involucrados en la cadena de valor del vino argentino, desde los productores hasta los exportadores, pasando por las autoridades reguladoras y promocionales. La búsqueda de mercados emergentes, la adaptación a las demandas de los consumidores en términos de sostenibilidad y responsabilidad social, así como el fortalecimiento de la imagen de marca del vino argentino, son solo algunas de las estrategias que podrían contribuir a revertir las tendencias negativas actuales y abrir nuevas oportunidades de crecimiento en el futuro.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2665 veces