El sistema de poda respetuosa que está revolucionando la viticultura en todo el mundo

Más allá de la poda agresiva: una práctica antigua que busca el equilibrio y longevidad de la vid

Roberto Beiro

Jueves 11 de Mayo de 2023

Compártelo

Leído › 49487 veces

Frente al severo recorte que enferma el viñedo y acorta su vida, la nueva poda, el método Simonit&Sirch, creado por Marco Simonit y Pierpaolo Sirch, recupera la tradición de dejar crecer a la planta en libertad y lo adapta a las circunstancias actuales. Esta innovadora técnica ofrece una solución para asegurar la longevidad del viñedo, inspirándose en los pequeños cortes practicados por nuestros antepasados.

Desde el final del siglo XX, la poda fue relegada a un segundo plano, con consecuencias devastadoras: las plantas envejecían prematuramente y surgieron numerosas enfermedades de la madera. Al reflexionar sobre estos problemas, se hizo evidente que algo iba mal cuando viñas de 20 años estaban muriendo y las de 60 o 100 años prosperaban.

El rescate de los sistemas tradicionales de poda resultó ser la clave para revertir este proceso. Los viticultores y podadores han adoptado una poda más sostenible y rentable, basándose en la lectura de las necesidades de la viña y su correcta dirección. Esta tendencia está en pleno auge, impulsada por un cambio de paradigma global tanto en la agricultura como en el consumo.

Los viñedos tradicionales fueron transformados en viñedos modernos con la mecanización a gran escala, la llamada revolución verde y la entrada de medios masivos de difusión de la información a finales de los años 70 y principios de los 80. Sin embargo, este cambio vino con costos inesperados. La poda agresiva resultaba en un alto porcentaje de madera muerta en las vides, lo que proporcionaba un caldo de cultivo para diversas enfermedades de la planta.

La empresa Simonit&Sirch, una consultoría de poda italiana, ha logrado llevar el método de poda más respetuoso con la planta a todo el mundo. Han redescubierto la poda antigua, abandonada hace unos 40 años, y la han divulgado con una metodología actualizada, más precisa y fácil de entender. "La poda de respeto" o "poda de ramificación", como la llaman, permite el desarrollo de la estructura de la planta, adaptándose a las necesidades de cada región y a los objetivos de cada bodega.

El método Simonit&Sirch, ha demostrado ser eficaz en la prevención de enfermedades de la vid, como la yesca, y en la mejora de la longevidad de las plantas. Además, las plantas podadas con este método presentan un mejor sistema linfático, lo que las prepara mejor para hacer frente al estrés hídrico.

La 'poda de respeto' o, más técnicamente, 'poda de ramificación' propuesta por Simonit&Sirch es lo opuesto a la 'poda de castración' que limita la planta en un espacio pequeño. Con la primera, se aplican cortes pequeños y se permite el desarrollo de la estructura de la planta, adaptándose a la exigencia de cada región y a los objetivos de cada bodega.

Las plantas bien podadas muestran una mayor resistencia al estrés hídrico y mejoran su longevidad. Además, la prevención y la formación en viticultura son fundamentales para mantener la salud de las viñas. Los cursos de Simonit&Sirch son cada vez más populares, lo que refleja un creciente interés en métodos más sostenibles y respetuosos con la vida de la planta.

El método Simonit&Sirch representa una vuelta a los orígenes y una revalorización de la sabiduría de nuestros antepasados en la poda de las viñas. Al permitir el crecimiento de las plantas, al provocar heridas menores y al adaptarse a las necesidades específicas de cada viñedo, esta nueva forma de poda ofrece un camino hacia una viticultura más sostenible y rentable.

Marco Simonit
Marco Simonit

El futuro de la viticultura con el método Simonit&Sirch

Para Marco Simonit y Pierpaolo Sirch, su método no es solo una técnica de poda, sino una filosofía completa de gestión de la vid. Su visión es que la viticultura del futuro debe basarse en el respeto a la naturaleza y en la adopción de prácticas sostenibles.

En la medida en que la industria vitivinícola se enfrenta a desafíos crecientes, como el cambio climático y la presión por producir vinos de alta calidad de manera sostenible, el método Simonit&Sirch representa una vía prometedora hacia un futuro más sostenible y rentable para la viticultura.

Mirando hacia el futuro, Marco Simonit y Pierpaolo Sirch tienen grandes planes. Quieren seguir creciendo su escuela y llegar a más viticultores y estudiantes. También están interesados en expandir su investigación y explorar nuevas formas de aplicar sus principios.

Están convencidos de que su enfoque puede desempeñar un papel clave en la lucha contra los desafíos que enfrenta la viticultura, como el cambio climático y las enfermedades de la vid. Al fomentar un enfoque más sostenible y respetuoso con la naturaleza, creen que pueden ayudar a asegurar el futuro de la viticultura.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 49487 veces