Modelos matemáticos y climatología, las nuevas armas contra las plagas

El IRTA lidera la actualización de modelos fenológicos para una protección vegetal más eficiente

Miércoles 10 de Mayo de 2023

Compártelo

Leído › 2158 veces

Adulto de carpocapsa (Cydia pomonella)
Adulto de carpocapsa (Cydia pomonella) CC

El Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA), en un esfuerzo por proporcionar soluciones eficaces al sector agrícola, ha puesto en marcha un proyecto demostrativo centrado en la actualización y mejora de los modelos fenológicos de las principales plagas agrícolas de Cataluña, especialmente en cultivos frutales y vitivinícolas. Esta iniciativa ha sido publicada en el portal RuralCat y cuenta con el respaldo financiero del Departamento de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalidad de Cataluña.

La importancia de este proyecto radica en su objetivo de ampliar el conocimiento del ciclo de vida de las plagas y las temperaturas ambientales específicas de cada zona agrícola. Este entendimiento se vuelve esencial para la aplicación oportuna de los tratamientos necesarios y, por ende, para maximizar su eficacia.

En este contexto, los modelos fenológicos se presentan como herramientas fundamentales para el control de plagas agrícolas. Utilizados ampliamente por los técnicos de las Agrupaciones de Defensa Vegetal (ADV), estos modelos matemáticos combinan la información del ciclo de vida de la plaga, conocido como fenología, con datos climáticos, principalmente la temperatura ambiental. Esto permite anticipar el momento fenológico de una plaga y detectar el mejor momento para aplicar los tratamientos, si resultan necesarios.

Uno de los ejemplos más representativos de esta herramienta es el modelo del gusano de la manzana, la carpocapsa (Cydia pomonella). Sin embargo, es esencial tener en cuenta que las condiciones climáticas varían de una zona agrícola a otra, lo que implica que los modelos deben ser validados en cada región donde se utilizan.

En este sentido, la iniciativa demostrativa "Actualización y validación de los modelos fenológicos de plagas agrícolas de la web RuralCat" pretende corroborar la validez y utilidad de la red de estaciones meteorológicas y los modelos fenológicos de las plagas agrícolas de la sección de Modelos Agrometeorológicos de RuralCat.

Dolors Bosch, investigadora del programa de Protección Vegetal Sostenible del IRTA y responsable del proyecto, enfatiza la necesidad de validar los modelos de las plagas, argumentando que "los nuevos productos son cada vez más específicos". Bosch también destaca la importancia de adaptar los modelos a las diferentes condiciones de los cultivos. Por ejemplo, la grafolita, una plaga que afecta al melocotón en Lleida, necesita dos modelos diferentes en función del cultivo, ya que su desarrollo en Girona, donde afecta al manzano, no se ajusta al modelo original. "Esto se debe a que la alimentación tiene una incidencia muy importante en el desarrollo de las larvas", explica la investigadora.

La mejora y validación de los modelos fenológicos, requieren no solo de una base de datos sólida, sino también de un conocimiento detallado del ciclo de vida de cada plaga en el campo. Para tal fin, se utilizan trampas de seguimiento del vuelo de los adultos de las plagas, tales como la grafolita, el gusano del viñedo y la carpocapsa, todas ellas de la familia de los lepidópteros. Bosch señala que estas trampas deben ser instaladas y mantenidas adecuadamente, utilizando el atrayente apropiado para la especie y realizando una lectura continua de las capturas desde el inicio hasta el final de la etapa de vuelo del insecto.

Este proyecto se enmarca en una serie de actividades coordinadas que se llevan a cabo desde 2020 y 2021, y que involucran al personal del Servicio de Sanidad Vegetal de la Generalidad de Cataluña, la Universidad de Girona (UdG) y la Universidad de Lleida (UdL), bajo la coordinación de la Subdirección General de Transferencia e Innovación Agroalimentaria de la Generalidad de Cataluña. Durante esta colaboración, se ha analizado la idoneidad de la localización de las estaciones meteorológicas automatizadas y se ha comenzado la revisión de algunos de los modelos fenológicos de plagas y enfermedades de la página de RuralCat, evaluando la necesidad de incorporar nuevos.

En síntesis, este proyecto apunta a mejorar la eficiencia en el uso de los productos fitosanitarios, aplicándolos en el momento fenológico en el que el insecto es más sensible al producto, y por tanto, optimizando su efectividad. Este esfuerzo conjunto no solo permitirá una mejor defensa de la agricultura catalana, sino que también será un paso importante hacia la sostenibilidad y la adaptación al cambio climático.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2158 veces