Literatura, sostenibilidad y calidad, una experiencia imprescindible a una hora de Madrid

Carmen Fernández

Miércoles 04 de Agosto de 2021

Compártelo

Leído › 1280 veces

La visita a Las Moradas de San Martín nos permite descubrir unas elaboraciones y una filosofía de trabajo con la que se consigue extraer lo mejor de la garnacha centenaria que se cultiva a los pies de la Sierra de Gredos

La economía circular adquiere todo su sentido pisando el terroir de Las Moradas de San Martin, situada apenas a una hora de Madrid. Una visita a esta bodega nos permite sumergirnos en la filosofía de una bodega donde ecología, sostenibilidad, respeto por las variedades autóctonas y calidad son sinónimos de unos vinos que tiene a la garnacha centenaria y la madrileña albillo real de sus viñedos como gran protagonista.

Plantados en vaso y en secano, junto con las nuevas plantaciones de albillo real, los suelos de Las Moradas de San Martín son arenosos, con una composición que marca sus vinos, de un perfil único que hace que el pago sea muy característico. El terroir, combinado con la excelente materia prima, un clima mediterráneo continental y un trabajo a pie de viñedo permite obtener vinos singulares y equilibrados, sin apenas intervención. Y es que la filosofía de la bodega es precisamente la de apostar por una viticultura ecológica, con elaboraciones sostenibles y responsables que cuenta con las certificaciones de viticultura y bodega ecológica.

Este respeto por el terreno y, sobre todo, por el entorno en el que se sitúa la bodega - Las Moradas de San Martín se encuentra dentro de la Zona de Especial Protección para las Aves en el marco de un entorno paisajístico de gran valor medioambiental gracias a su flora y su fauna autóctona-, junto con la filosofía de la bodega da lugar a vinos que se elaboran de forma artesanal, manteniendo el respeto por la uva en todas las fases.

Con bajos rendimientos por hectárea, con los que se busca el equilibrio, una poda y vendimia manual, sin roturas ni oxidaciones de mosto, sin provocar heridas a las cepas de garnacha y con una mayor selección que garantiza la máxima calidad, los vinos de Las Moradas son vinos sobrios y elegantes, capaces de plasmar el alma de la garnacha en este terreno.

Una variedad nacional, la garnacha, ampliamente cultivada en toda España y cuya capacidad de adaptación y versatilidad da lugar a vinos de muy diferentes características, en función del terruño en el que se encuentre y de su forma de cultivo, lo que da lugar a vinos como los que podremos descubrir en las catas y actividades que desarrolla esta bodega, donde conviven jóvenes y viejas plantaciones de más de 100 años, sobre gravas graníticas, demostrando su capacidad de maduración y de envejecimiento, lo que permite elaborar vinos con perfiles muy diferentes, todos ellos de mucha calidad y gran personalidad.

Enoturismo en Las Moradas

Y la mejor manera de conocer la filosofía de una bodega es visitándola, para entender de la mano de su equipo técnico las decisiones que se toman en cada momento del año para obtener el resultado deseado. A través de un paseo por los viñedos, en plena Sierra de Gredos, es posible conocer la bodega y, sobre todo, el viñedo, el proceso de elaboración, los interiores de la bodega, y todo ello en grupos reducidos y con una cata y aperitivo para completar la experiencia.

Además, la bodega también ofrece una experiencia muy especial para descubrir el cielo de Las Moradas en plena Sierra de Gredos, con una Cata bajo las Estrellas, una actividad especial que se llevará a cabo en julio, agosto, octubre y noviembre con grupos reducidos y en plena naturaleza, alejados de la contaminación lumínica de la ciudad para sumergirse en la observación del cielo nocturno, acompañando la experiencia de una cata de vinos de la bodega. Una actividad perfecta para desconectar del estrés de la vida diaria.

Porque en Las Moradas el contacto con la naturaleza, con el vino y también con la literatura y las artes, hacen de la visita a esta bodega una experiencia enoturística diferente y única.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1280 veces

Comenta