Estudio de carbono 14 demuestra que la Ribeira Sacra no la construyeron los romanos

Escrito por

Jueves 29 de Abril de 2021

Compártelo

Leído › 1411 veces

Arqueología y enología se dan la mano en este interesante estudio

Miembros del equipo investigación en A Pobra do Brollón, en el lugar de Os Conventos. Foto: Adega da Memoria

Arqueólogos del Instituto de Ciencias del Patrimonio del CSIC, como su director Felipe Criado-Boado, señalan a El País, que los datos del carbono 14 tomados en las terrazas de piedra que sostienen las vides en A Pobra do Brollón, se remontan al siglo X. Algo que se contrapone a las historias populares que señalaban a los romanos como los autores materiales de las vides que escalan las laderas del Miño y el Sil.

Bautizada como 'viticultura heroica', estos muros de piedra estratégicamente situados en cuestas tan empinadas como escarpadas, tienen su origen hace mil años, según confirmó esta nueva investigación científica.

Para realizar el estudio la edafóloga y geoarqueóloga Cruz Ferro de la Universidade do Algarve, dató 110 muestras cosechadas en cinco sondeos muy meticulosos, que apuntaban que debían fecharse en el siglo X, lo que cotejando simultáneamente documentación medieval de la parroquia de A Pobra do Brollón, permitió entender mucho mejor a los expertos los orígenes de este popular emplazamiento.

Durante la presentación de sus descubrimientos sobre la datación de los bancales, ante las autoridades y organismos implicados, los arqueólogos destacaron que 'Lejos de ser oscuro, el siglo X es muy interesante', algo que esta construcción pone en valor.

Para los expertos, su trabajo permite definitivamente 'acabar con ese mito de que este es un paisaje romano', algo que la tradición oral popular, casi daba por sentado hasta ahora.

Cruz Ferro destaca que el primer bancal, pegado al yacimiento de Os Conventos, fue el que los llevó al siglo X, y supone el origen de la viticultura en el lugar, coincidiendo con los datos arqueológicos de la primera ocupación constatada.

Por otro lado, el tercer bancal fue datado en el siglo XIII, y permitió la reorganización de las terrazas, seguramente en un intento por lograr mayor productividad y eficacia.

Los expertos concluyen explicando que en el siglo XVI, la construcción de los bancales se intensificó, ampliando la zona y producción de cosechas.

Un artículo de María Torres
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1411 veces

Comenta