Muriel Crianza, el perfecto embajador de la mejor Rioja Alavesa

Carmen Fernández

Lunes 22 de Marzo de 2021

Compártelo

Leído › 1527 veces

De la mano del enólogo de Muriel Wines, Chema Ryan, profundizamos en el carácter frutal y aromático de un crianza fiel reflejo del territorio en el que nace

Rioja es una zona tan amplia y diversa que permite elaborar vinos complejos y muy diferentes entre sí. La clave de esta gran diversidad está precisamente en la mezcla, mezcla de diferentes procedencias y de viñas muy concretas que propician extraer riqueza de la diversidad. Parcelas diferentes y distintos terroirs hacen que el trabajo del enólogo en este territorio sea especialmente importante.

Por ello hablamos con Chema Ryan, enólogo de Muriel Wines, con el que descubrimos uno de sus vinos más representativos de esta bodega, Muriel Crianza, que representa el fiel reflejo no solo de un territorio sino del trabajo del bodeguero que, año a año, trabaja para conseguir la continuidad de una elaboración que sea fiel representación de su origen.

Muriel Crianza es el prototipo de ese trabajo. Procedente de un sinfín de parcelas de viña situadas en varias zonas del municipio de Elciego y de términos aledaños como Baños de Ebro, Navaridas y Laguardia, la tempranillo expresa aquí todo su carácter aromático, frutal y extraordinariamente bebible que lo convierten en un ejemplo perfecto de un crianza de Rioja Alavesa con una relación calidad precio excelente. Cumple con lo que ofrece: es elegante, equilibrado, accesible a todos los paladares y momentos de consumo y fiel reflejo de su lugar de nacimiento: los viñedos de Elciego de donde nace un vino fruto del concepto de macro-terroir, esto es, suma de parcelas diferentes en varias zonas del municipio que, mezcladas con la hábil mano del enólogo, consigue representar el estilo de la bodega.

Equilibrio y expresión, Muriel Crianza se convierte en el perfecto embajador de la Rioja Alavesa. Su honestidad y un estilo fresco y accesible, lo convierten en una perfecta opción para muchos momentos de consumo diferentes. En su elaboración podemos ver todas las características de un Rioja Alavesa clásico, versátil y armonioso.

El fruto recogido en su momento perfecto, junto con un largo y preciso proceso de maduración, de 12 meses en barrica de roble y 12 meses en botella, permiten obtener una elaboración equilibrada entre la acidez y la frescura que le aporta la tempranillo y las notas de la crianza. Cada añada de Muriel Crianza perfila los últimos detalles en el botellero de las bodegas de Elciego, para salir al mercado en su momento de consumo óptimo.

Actualmente podemos disfrutar de la añada 2017, donde encontramos una fruta de calidad y una expresión que, en su justo nivel de rendimiento, da un vino armonioso, de buena acidez, con una frescura marca de la casa y del territorio. Y, sobre todo, orientado al consumidor de hoy, que busca versatilidad, comodidad y garantías en su vino de diario.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1527 veces

Comenta