Maite Geijo: “No concibo el vino sin la proximidad al consumidor”

Carmen Fernández

Viernes 04 de Diciembre de 2020

Compártelo

Leído › 4176 veces

La directora técnica de Maite Geijo Vinos, junto a Pablo Ossorio, han iniciado un ambicioso proyecto con un nexo común: la modernización y democratización, adaptando los vinos a los nuevos tiempos.

Maite GeijoMaite Geijo, directora de Maite Geijo Vinos

Modernos y accesibles, Maite Geijo trabaja desde 2006 en una apuesta clara por hacer accesible al gran público los vinos de terroir. La devoción por las zonas donde elabora sus vinos (Ribera del Duero, Toro y Requena ) y su aprendizaje de los secretos que atesora el roble español en los procesos de envejecimiento, han sido dos elementos claves en la vida de la enóloga Maite Geijo y en la creación de sus vinos. Hablamos con la directora técnica de Maite Geijo Vinos, quien junto a Pablo Ossorio, han dado lugar a una relación de vinos con un nexo común: la modernización y su democratización adaptando los vinos a los nuevos tiempos.

En Maite Geijo Vinos reivindicáis la democratización del vino. Muchos os señalan como abanderados de este término, ¿puedes profundizar más en este concepto?

Democratizar el vino es hacer posible que todos podamos disponer del terroir cada día también en las barras de nuestros bares. Que los vinos se adapten a la costumbre gastronómica de nuestros tiempos. Comemos más ligero, comemos más rápido, comemos más variado. Todo ello exige, a mi modo de ver, unos vinos que ya no se pueden definir sólo como vinos de calidad sino vinos de alto valor gastronómico, maridables, amables y fáciles de beber, frescos, profundos y suaves a la vez. Significa sobre todo crear vinos para mi cliente y desde sus necesidades. Este es nuestro punto de partida para después ir a la viña primero y a la bodega después y encontrarlo.

¡Para nosotros significa el máximo compromiso con hacer accesible y asumible la máxima calidad!

Todo el mundo te pregunta acerca del Roble Español, para ti ¿qué significa realmente?

El roble español fue una apuesta personal con la que comenzamos en 1992 y que seguimos utilizando a día de hoy. Él ha sellado mi vida y ya forma parte de mi ADN, y le estoy tremendamente agradecida.

El Roble Español es un aliado entre muchos otros a la hora de dar personalidad a nuestros vinos. Ha sido mi compañero de viaje en solitario durante muchos años, y en el cual confié ciegamente en su gran potencial, y a día de hoy lo sigo haciendo pero esta vez nos acompañan algunas bodegas que apuestan también por él a la hora de envejecer sus vinos, lo cual me llena de satisfacción al saber que han comprobado y apostado por lo que llevo transmitiendo durante años, las grandes bondades de estos robles únicos.

¿Eres de las que piensan que la elaboración y el terroir van de la mano o antepones uno al otro?

El terroir y el hombre van de la mano, es como tu pareja de baile, los dos debemos ir acompasados y debemos escuchar sus necesidades para apoyarle. Nuestro respeto por el terroir es máximo. Pero para sacarle el mayor partido posible, el hombre tiene que estar a la altura, de ahí la importancia del ser humano. Es mágico invertir posteriormente el proceso y tener la posibilidad de interpretar el terroir a partir de nuestros vinos.

Nuestra implicación en nuestros vinos es máxima para poder lograr que sean un fiel reflejo de nuestro maravilloso terruño, en las diferentes denominaciones de origen donde elaboramos, añadiendo siempre nuestra marcada personalidad.

Un ejemplo que me gusta mucho es Monet, un enamorado de la naturaleza y lo expresaba en sus pinturas. El vino es eso también .Puede reflejar el carácter humano y su interpretación de algo natural.

¿Qué se va a encontrar el consumidor en una botella de Acontia?

En cualquiera de nuestros vinos Acontia y La Vie en Rose van a encontrar un estilo de beber vino con satisfacción y facilidad. Vinos llenos de gran contenido sensorial, cada uno en su segmento. Ahí es donde me reitero a la hora de democratizar el vino.

Nuestro fin es hacer la vida mejor, brindar experiencias sencillas como las que produce tomar una copa de vino al llegar por fin a casa y sentir ese placer, esa relajación, ese vino envolvente que te hace disfrutar de ese instante. Queremos agregar valor a la vida de nuestros consumidores. Que disfruten del placer que produce saborear y paladear un vino agradable, sedoso, chispeante en la barra del bar mientras charlan con un amigo. Sabiendo que es un vino seguro y de total credibilidad.

En vuestra comunicación os alejáis del lenguaje técnico que muchas veces acompaña a muchas bodegas o enólogos y habláis de una manera más apasionada, ¿el futuro del vino pasa por comunicar con más pasión y menos tecnicismo?

El vino por encima de todo es pasión, dispone de un gran sentido hedonista . Si estás verdaderamente enamorado de cualquier profesión, hablas de ella desde el corazón y gracias a ello creo que inconscientemente consigues una mayor empatía, porque nos une una emoción.

No concibo el vino sin la proximidad al consumidor. Al fin y al cabo son ellos los verdaderos protagonistas. Nuestros vinos son por y para ellos, por lo tanto hablar de una manera técnica o impostada nos haría perder esa relación tan cercana que tenemos con ellos. Me encanta ver como comparten con nosotros a través de las redes sociales sus fotografías disfrutando de nuestros vinos. Me alegra muchísimo cuando recibo mensajes de clientes que se transforman en amigos disfrutando emocionados con alguno de nuestros vinos. Es una sensación única y es gracias a ellos.

La Sabia es la última de las creaciones de la familia, ¿qué es lo que lo singulariza y qué le llevó a crearlo?

La Sabia es un vino con el que habíamos soñado durante mucho tiempo. Es disfrutar la vida transformando un sueño en realidad, donde cada sorbo es una emoción. La Sabia es experiencia, perseverancia, delicadeza, es compromiso por nuestra pasión. 1.800 botellas donde se refleja la máxima expresión del terroir con la personalidad del roble español y su marcada filosofía. Vino de alta gama pero cercano, "disfrutón" y facilísimo de beber. Acompañante delicado, rotundo y fiel.

Carmen Fernández
Licenciada en CC de la Información y especializada en enogastronomía y turismo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4176 veces

Comenta