El consumo de vino en alimentación superó los 1.070 millones de euros en 2019, el más alto en 10 años

Jueves 02 de Julio de 2020

Compártelo

Leído › 1546 veces

El precio medio fue de 3,02 €/litro, el más alto hasta la fecha

Según los datos del panel de alimentación publicados recientemente por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv), el valor de las compras de vino en el canal de alimentación español (hogares) creció en 2019 por segundo año consecutivo y alcanzó los 1.071,4 millones de euros (+2,5%), 26,6 millones más que en 2018.

Es el mayor valor registrado desde 2009, año que coincidió con los inicios de la crisis económica internacional. En términos de volumen, se registró un ligero descenso del 1,7% hasta los 355 millones de litros, 6,2 millones menos, con un precio medio que subió un 4,3% y fue el más alto de la historia con 3,02 €/litro, primera vez por encima de la barrera de los 3 euros.

En un periodo más amplio en el tiempo, observamos que el consumo de vino actual dista mucho del registrado años atrás, coincidiendo con la fuerte caída de los vinos sin ningún tipo de indicación. En cambio, la evolución de los vinos con DOP, productos con mayor valor añadido, ha sido muy positiva, como analizaremos a continuación con más detalle

Canal de alimentación versus consumo total

Hay que recordar que alimentación es solo uno de los canales de consumo de vino en España y que los datos analizados en el presente informe no incluyen, por tanto, las cifras de HoReCa (hostelería), así como de un tercer canal que incluiría las compras de vino online, las compras directas a bodegas, autoconsumos, catering y establecimientos temporales, actividades relacionadas con el enoturismo, etcétera. Así, según datos del INFOVI publicados por la Organización Interprofesional del Vino de España (OIVE), la estimación del consumo de vino global en España se situaría en 2019 en los 11,1 millones de hectolitros, cifra que supone un aumento del 9,7% respecto a 2018, lo que indica una mejor evolución de otros canales respecto a la experimentada en alimentación.

En relación a lo anterior, la OIVE ha impulsado un trabajo extenso y riguroso sobre la realidad del consumo de vino en España, para saber cuánto vino se consume, de qué tipo y, sobre todo, por qué canales de distribución llega a los consumidores. Una información indispensable para encontrar nuevas vías de distribución para el vino y tener una radiografía lo más precisa posible de cómo llega el vino al consumidor en España. Este proyecto ha sido realizado por el Observatorio Español del Mercado del Vino (más información sobre el estudio).

El vino en la alimentación española

Antes de entrar en el detalle sobre ventas de vino en el canal de alimentación, puede comprobarse la posición que ocupa el producto dentro del conjunto de la alimentación española.

Según los datos del panel del Ministerio, los 1.071,4 M€ que facturó el vino en el canal de alimentación el pasado año equivaldrían a un 1,5% del total del gasto realizado por los españoles en alimentación y bebidas en este canal (y hasta el 1,7% si le añadimos las bebidas con vino).

Según este mismo informe del MAPA, los distintos tipos de vino se comportaron el pasado año de forma muy diferente. Los vinos con DOP/IGP se situaron entre los productos de mayor crecimiento, con aumento del 3,3%; mientras que los vinos sin DOP/IGP figuraron entre los de mayor caída, con pérdida del 7,5% en el año y en este canal. Todo ello, en relación con un consumo doméstico que, en total, ascendió en 2019 a 69.503 millones de euros, con un crecimiento del 1,4% respecto del año anterior; no tanto por aumento de los litros o kilos consumidos, que cayeron un 0,4%, como por el aumento de los precios medios en un 1,8%.

Dentro de este consumo global de alimentos y bebidas en los hogares españoles a través del canal de alimentación, las bebidas aumentaron un 1,2% su valor hasta alcanzar los 5.194 millones de euros, pese a un descenso del volumen vendido del 1,7% hasta los 6.291 millones de litros, por aumento del precio medio del 2,9% hasta situarse en los 83 céntimos de euro por litro.

De este total de bebidas, los vinos suponen el 20,6% del valor, aunque apenas el 5,6% del volumen y han variado el pasado año exactamente igual que el conjunto de bebidas en litros (-1,7%), aunque con crecimiento muy superior a la media en euros (2,5% frente al 1,2% total). Por su parte, las bebidas con vino, que suponen apenas el 2,3% del valor y el 1,2% del volumen del total de bebidas, aumentaron sensiblemente en los hogares españoles el pasado año, un 8% en euros y un 2,7% en litros.

El mismo informe del MAPA aporta también algunos datos de interés sobre el consumo de vinos y otras bebidas y alimentos fuera del hogar. En los datos referidos a este pasado 2019, el total de bebidas frías consumidas fuera del hogar ascendió en volumen hasta los 2.867 millones de litros (+0,9%) pero con una disminución del gasto realizado del -0,8%, que llevó el valor hasta los 10.076 millones de euros, por disminución del precio medio del 1,7% hasta los 3,52 €/l. De esta cantidad total de bebidas frías consumidas fuera del hogar en España en 2019, los vinos y derivados de vino habrían supuesto el pasado año un 6,5% del volumen y un 7,1% del valor que equivaldrían respectivamente a un consumo de 186,33 millones de litros por valor de 715,42 millones de euros; cifras, sin embargo, que, comparadas con otras fuentes, pueden parecer bajas. Respecto a su evolución, los datos del panel del MAPA reflejan una disminución del consumo per cápita de vinos y derivados de vino, fuera del hogar, de medio punto, desde los 6 litros por persona y año del 2018 a los 5,5 litros del 2019, por comparación con la ligera subida de la sidra, la mayor subida de la cerveza, el equilibrio de aguas y horchatas y la ligera bajada del consumo extradoméstico de bebidas espirituosas desde 1,9 a 1,7 litros por persona y año.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1546 veces

Comenta