La Santísima Trinidad, vinos con un toque divino

Escrito por

Miércoles 01 de Julio de 2020

Compártelo

Leído › 1238 veces

El lenguaje de los vinos es el más universal que existe. No conocen de fronteras, pueden ser disfrutados por todos sin importar su nacionalidad, y en su proceso de elaboración se reflejan los conocimientos milenarios adquiridos por antiguas civilizaciones. 

La Santísima Trinidad es un proyecto vinícola mexicano, creado para consentir los sentidos. Sus uvas crecen en un ambiente rodeado de la naturaleza más pura, donde reina la armonía entre el campo y el desarrollo urbano. Se ubica en San Miguel de Allende, en Guanajuato, considerada una de las ciudades más bellas del mundo, y está diseñado para albergar hermosos viñedos rodeados de campos de lavanda y olivos, donde los amplios espacios permiten practicar actividades como montar a caballo, caminar, jugar polo, pasear en bicicleta o simplemente perderse en el aroma de las lavandas y del campo, mientras se degusta de una deliciosa copa de vino elaborado con las uvas de sus viñedos.

Mailén Obón, argentina de nacimiento pero mexicana de corazón, es la enóloga de la bodega, caracterizada por su producción orgánica, donde las uvas son cuidadosamente cultivadas y seleccionadas, para transformarse en joyas líquidas con la capacidad de despertar en nosotros un abanico de sensaciones. Sus aromas y notas en boca se perciben sin interferencias cuando se beben en copas Riedel, las únicas diseñadas anatómicamente para que los taninos de cada tipo de vino estimulen zonas específicas en la boca.

El desarrollo cuenta con hoteles y restaurantes, listos para recibir a los amantes del enoturismo, donde se están siguiendo todas las medidas de seguridad que nos piden los tiempos actuales, además, sus espacios son tan amplios que guardar la distancia se da de forma natural. Acompáñanos en esta cata a una de las tierras mexicanas más emblemáticas para la producción de vinos fabulosos.

Un artículo de Deby Beard
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1238 veces

Comenta