El enoturismo se viste con una gran sonrisa

Carlos Aguila Muñoz

Miércoles 28 de Noviembre de 2018

Leído › 1397 Veces

Para ayudar a los niños refugiados de Siria, en Albet i Noia

El domingo día 2 de diciembre Albet i Noia, por segundo año consecutivo propone llenar de niños y sonrisas sus viñedos, con la ayuda de 'Payasos sin fronteras', para contribuir en la mejora de la salud de la infancia refugiada siria establecida en Líbano, en el Valle de la Bekaa.

Una jornada para disfrutar de lo lindo con la 'festa dels nens' de Payasos Sin Fronteras. Por un día, olvidarnos un poquito del vino y nos dedicamos a repartir sonrisas a pequeños y grandes y por una donación de 5 euros, poder ayudar a una muy buena causa.

A las 10 de la mañana abrirán las puertas para actividades de taller de circo para los más pequeños y visita a la bodega para los mayores, para acabar con un espectáculo de payasos, acompañado por food truck y Wine bar.

Payasos sin fronteras hacen un trabajo increíble y totalmente necesario con los refugiados de Siria y otras zonas de conflicto. Según ACNUR, desde el comienzo del conflicto en Siria en marzo de 2011, casi la mitad de la población del país (estimada en unos 22 millones) se ha visto forzada a huir de sus hogares. Más de cinco millones viven como refugiados en los países limítrofes como Turquía, Líbano, Irak, Jordania y Egipto. Actualmente, los sirios son la mayor población de refugiados a nivel mundial.

Los niños y adolescentes no sólo son la parte más vulnerable de la población que está expuesta a la guerra, a las crisis o los desastres naturales, sino que también representan el futuro de su país después de este tipo de eventos traumáticos. Así pues, es muy importante invertir en su recuperación después de la crisis, no sólo para aliviar su sufrimiento, sino para crear la condición emocional para que puedan aprender, desarrollarse y mejorar su futuro. Payasos Sin Fronteras cuenta con la colaboración de la Unidad de Trauma Crisis y Conflictos de Barcelona (UTCBB) de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) para llevar a cabo este proyecto, que a la vez servirá para evaluar el impacto de nuestras acciones en el terreno.

El año pasado fue un éxito de participación y de organización, participaron unas 500 personas. Este año lo tenemos que superar! Nos vemos en Albet i Noia?

Carlos Aguila Muñoz
Winelover y escritor especializado en enoturismo, enología e historia del vino.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta