121.763 Seguidores !

Una exclusiva cata de variedades ancestrales

Abraham Muinelo

Lunes 05 de Marzo de 2018

Leído › 3155 Veces

Un innovador proyecto de recuperación de variedades entrega unos vinos de alto potencial enológico

Comienzo el presente artículo destacando que es uno de los más emotivos que haya escrito, ya que además de una singular cata, versa sobre sobre un minucioso proyecto que conjuga tradición, innovación, pasión, patrimonio cultural y respeto por la viña.

Una degustación sin ambages, en la que además del placer sensorial de la cata y una distendida conversación, en la que compartimos impresiones y matices, pude conocer las claves de un apasionante trabajo de arqueología enológica como es la recuperación de variedades ancestrales.

Invitado por Miguel Torres Maczassek, director general de Bodegas Torres, nos adentramos en un ambicioso reto que se inició en Cataluña, hace más de 30 años, con el objeto de recuperar variedades que se creían extinguidas debido a los estragos causados por la filoxera a finales del siglo XIX.

Abraham Muinelo, director de IWS Consultores y Miguel Torres Maczassek, director general de Bodegas Torres

Cabe recordar que la filoxera de la vid -nombre común de la especie Viteus vitifoliae- es un insecto hemíptero homóptero cuyo origen se sitúa en Estados Unidos y que se alimenta de las hojas y raíces de la vid. En el caso de la vid "europea", las nudosidades y tuberosidades que provoca, además de favorecer la acción de hongos y bacterias dañinas, causa daños irreparables.

El insecto llegó a Europa en 1868, debido a la importación de vid americana con la que se trataba de combatir la plaga de oídium que estaban sufriendo las vides europeas. La filoxera se detectó principalmente en tres focos: dos en Francia (Burdeos y Gard) y uno en Austria (Viena). En el caso de Cataluña, a pesar del "cinturón sanitario" (que contó con la intensa oposición de numerosos viticultores) propuesto por Joan Miret, consistente en eliminar las viñas en los Pirineos Orientales, se produjo la entrada de la filoxera en septiembre de 1879.

Entre los 1879-1905, la filoxera se expandió por toda Cataluña y arrasó un viñedo, que se encontraba en una época de prosperidad

Recuperación de variedades ancestrales

Con el mencionado proyecto, la reputada bodega desarrolla un minucioso trabajo de I+D+i aportando un valor añadido en cuanto a la protección de la tierra, la viña y el medio ambiente.

El primer paso para la recuperación de variedades pre-filoxéricas era localizar, identificar y categorizar. Para ello se hizo un llamamiento a los agricultores catalanes, mediante anuncios en medios locales y comarcales, instando a que contactasen con Bodegas Torres si encontraban cepas que no supiesen identificar.

El primer hallazgo relevante se produjo a mediados de los 80. Fue en las terrazas del Garraf dónde se localizó una variedad desconocida que se reconoció como Garró.

Comenzaba así un nuevo reto que se dilató más de una década con operaciones de saneamiento, reproducción in vitro, aclimatación, estudios de adaptación, caracterización y potencial enológico. Los buenos resultados hicieron que se plantase la variedad en la Conca del Barberá y se incorporase, en 1996, a la primera añada de Grans Muralles.

En la misma línea, en 1998 se descubrió una segunda variedad con verdadero potencial enológico. Recibió el nombre de Querol, en referencia al pueblo en el que fue hallada.

Metodología innovadora

En el año 2000, en colaboración con el Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia (INRA), institución de carácter científico y tecnológico fundado en 1946, se estableció una metodología en el proceso de reproducción de estas variedades.

  1. Búsqueda de variedades.
  2. Identificación ampelográfica.
  3. Análisis de ADN.
  4. Saneamiento para obtener una planta libre de virus.
  5. Reproducción In-vitro.
  6. Reproducción en invernadero.
  7. Colección de variedades
  8. Valoración del potencial enológico.
  9. Adaptación al campo (parcelas experimentales)

Estado actual

Tras más de 30 años de evolución del proyecto, se ha logrado rastrear, identificar y recuperar cerca de 50 variedades catalanas desconocidas que, tras  sobrevivir a la filoxera, se habían convertido en viejas cepas sin identificar.

Aquellas variedades que tras un intenso proceso de I+D han sido consideradas de alto potencial enológico, pasan a formar parte de vinos singulares.

Cabe subrayar que el proyecto de variedades ancestrales también se desarrolla en la actualidad en otras regiones vinícolas como Rioja, Ribera del Duero, Rueda y Rías Baixas.

Variedades ancestrales degustadas

 En la cata pudimos degustar las siguientes variedades ancestrales

  • Forcada 2016. Un vino que me pareció aromático en nariz, con aromas de hierbas mediterráneas y con destacable volumen y estructura en boca. Se percibe el periodo de conservación sobre lías finas y los descriptores aromáticos de cítricos y flores blancas.
  • Pirene 2016. Cultivada en el Pre-Pirineo catalán, a 950 metros de altitud, en condiciones extremas, con mínimas bajo cero en invierno y máximas que rozan los 35 ºC en verano. Se somete a maceración de pieles de 6 días, maloláctica y crianza en barrica de segundo año. Destacó por su organicidad estructural muy expresiva debido a su toque mineral y especiado.
  • Gonfaus 2016. Es una variedad con pequeño tamaño de baya y alta concentración de aromas y acidez. Nos encontramos ante un vino expresivo. con un gran equilibrio entre frutas y acidez, en el que destacan las notas perfumadas de piel de naranja.
  • Moneu 2016. Desprende un intenso aroma de fruta fresca, moras y ciruela, sobre un fondo ligeramente floral y láctico. También destacan su acidez y taninos equilibrados.
  • Querol 2016. Un auténtico descubrimiento en aspectos de expresividad, amplitud y complejidad organoléptica. Cabe subrayar, que nos encontramos ante una variedad singular, ya que su condición es netamente femenina (la mayoría de las cepas viníferas son hermaftoditas). Destaca por su intensidad, sobresaliendo una acidez natural digna de mención. Asimismo, sobresale por vegetal, pero no en el contexto herbáceo y piracínico sino un vegetal atractivo y elegante. Una uva de enorme potencial que podría ensamblar excelentes vinos de guarda.

Variedad ancestral Querol

Conclusiones

Como podemos apreciar, la restauración de este patrimonio no sólo afecta a la dimensión histórica y cultural, sino que también debemos destacar el potencial enológico, añadiendo que algunas de estas variedades han mostrado una notable resistencia al estrés hídrico y a las altas temperaturas derivadas del cambio climático. Es por ello que en un futuro cercano se abre un interesante abanico de posibilidades.

Don Miguel Torres (presidente de Bodegas Torres y presidente de la Federación Española de Vino), Abraham Muinelo (director IWS Consultores), Miguel Torres Maczassek (director general de Bodegas Torres) y Mireia Torres Maczassek (directora de I+D+i de Bodegas Torres y presidenta de la Plataforma Tecnológica del Vino)

Así pues, gracias a este complejo a la par que apasionante proyecto que recupera variedades del olvido y de la cronología, pudimos degustar unos vinos inéditos e irrepicables en el mundo.

Una vez más, y recordando el elevado nivel alcanzado por los vinos españoles, la  importancia del I+D+i, así como la necesidad de nuevas propuestas de valor en un entorno internacional de alta intensidad competitiva, espero que el presente artículo ayude a divulgar la gran diversidad, amplitud, potencial y calidad del viñedo español.

Abraham Muinelo
Director de IWS consultores

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta