José Peñín: “Lo prosaico del precio no está reñido con las sensaciones”

Viernes 10 de Noviembre de 2017

Compártelo

Leído › 2211 veces

El conocido prescriptor nos introduce en una publicación lúdica que busca aprender a entender el vino, a distinguir los matices de las diferentes crianzas y a seleccionar los mejores vinos

José Peñín

Tras cinco ediciones, el libro "Los 100 mejores vinos por menos de 10 €" se ha convertido en un referente para todos los amantes del vino. La edición de 2018 es muy especial, ya que Alicia Estrada, su autora, ha seleccionado los 100 mejores vinos de los 500 elegidos en estos cinco años.

Encontraremos tintos, blancos, rosados, dulces y generosos, con una selección personal, en la que siempre han primado los vinos que representan variedades locales minoritarias, vinos de elaboración peculiar o vinos patrimoniales que atestiguan formas de vinificar tradicionales pero casi olvidadas.

Y como mejor aval, el conocido prescriptor José Peñín nos introduce en esta publicación, un libro sencillo y lúdico que busca aprender a entender el vino, a distinguir los matices de las diferentes crianzas, a seleccionar los mejores para cada ocasión y a disfrutar el enoturismo:

«Me gustan las guías personales. Aquellas que, además de la descripción formal y sensorial del vino, retratan a los que los hacen en su universo de botellas, toneles y viñedos. Y esta es una de ellas. Y no es por un sentimiento de añoranza de aquella guía personal que escribí en 1983 llamada Mis 101 mejores vinos por aquello del capicúa (fue la primera en puntuar los vinos en España), en la que puse más atrevimiento que pasión. Y es que el mensaje es más espacioso que la simple descripción del vino.

Alicia Estrada, por el contrario, ha puesto más pasión que atrevimiento en este libro porque lleva un recorrido de cinco ediciones de sus mejores "cienes". Pero ¿qué hace una filóloga en el cosmos del vino? Lo suficiente para entender su historia, su cultura, su sociología y su paisaje. Su historia por su condición académica, estudiando la evolución en el tiempo de las lenguas y de los pueblos. Su cultura por lo que es el vino en la lírica literaria y su uso en las sociedades mediterráneas. Su sociología por conocer el comportamiento de esa sociedad en sus costumbres y tradiciones en lo relativo al vino. Su paisaje porque el viñedo y sus gentes han sido el retrato más natural e identificativo de los tres elementos citados. ¿Y la enología? No le hace falta. El vino es mucho más inmenso que el conocimiento de las técnicas y del análisis científico. El hacer tiene menos de imaginación que el beber.

Con este arsenal, mi amiga Alicia se pone a contar sus ensoñaciones con un escogido número de vinos seleccionados de las cinco ediciones anuales de su libro Los 100 mejores vinos por menos de 10 €. Sí, 10 euros, lo prosaico del precio no está reñido con las sensaciones que la botella pueda inspirar a la autora.

No es un libro para el borrachín empedernido que va de tasca en tasca vaciando chatos como decía mi admirado Xavier Domingo hace más de 30 años. Esta mujer desmenuza con sosiego y quietud los mejores de sus cinco Mejores, lo cual le da más lucidez a su descripción. Ella dice que le gusta catar sola, en silencio, para que nada turbe sus papilas ni su inspiración; me imagino que este escenario lo busca también para atar en corto su pasión.

No se debe interpretar como una guía de marcas puntuadas y hecha para alejar incertidumbres del comprador de vinos. Es para obtener cómplices emocionales que puedan entender que existen vinos, como ella dice, expansivos y corales, ruidosos, para la amistad y la reunión compartida. Vinos de motivación, aquellas botellas que cada cual debe tener para celebrar el esfuerzo y no tanto el éxito. Los sexy wine, vinos para seducir, o sea, para expresar a través del vino cómo somos. Vinos desalterantes, capaces de cambiar el agua que calma por un vino fácil, sin complicaciones, que te permitan pasar en un plis plas del modo on de trabajo al modo off de descanso. Vinos que puedas beber mientras cocinas y compartes con algún cocinillas. Vinos para beber solo, introspectivos, de reflexión delante de una chimenea.

Alicia se impone transmitir estos momentos del vino. Aquellas botellas capaces de convertir lo cotidiano en un momento especial. Y como ya he dicho, son 100 vinos entre los señalados en sus cinco guías, no medidos por la calidad, que se da por descontada, sino por lo que los franceses denominan "cup de coeur", esos vinos personales que a ella le tocan la fibra emocional.
Es posible que a Alicia le haya quitado el sueño reseñar solo marcas demasiado ocultas para el comprador. Por eso también encuentra tranquilidad incluyendo las marcas que están en la mente de todos.

Como dijo el poeta y ensayista inglés Matthew Arnold: "Desgraciadamente son pocos los que sienten una pasión y quieren sacar de ella alguna enseñanza". Ojalá sean muchos gracias al trabajo de Alicia Estrada.»

José Peñín

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2211 veces

Comenta