Una copa de vino aumenta el atractivo, según un estudio

Jueves 26 de Marzo de 2015

Leído › 8002 Veces

El vino dilata las pupilas, mejora la apariencia facial y relaja los músculos creando la sensación de persona accesible, según una investigación publicada por LiveScience

Científicos afirman que el consumo moderado de vino puede dilatar las pupilas, sonrosar las mejillas y relajar los músculos faciales haciendo que una persona parezca más accesible.

Estos son algunos de los resultados de un estudio de la Universidad de Bristol realizado con estudiantes, publicado por LiveScience. Los investigadores fotografiaron las caras en tres estados: cuando se está sobrio, después de beber el equivalente a una copa de vino, y después de beber una segunda copa.

Los científicos añadieron marcadores visuales para compararar con las fotografías tomadas tras el consumo de vino. Después pidieron a los estudiantes que indicaran que fotografía de la misma persona les parecía más atractiva.

Según el estudio, las fotos tomadas después de una copa de vino fueron calificadas como más atractivas que las fotos sobrias. Sin embargo, después de dos copas, los estudiantes encontraron las fotos sobrias más atractivas.
"Esto sugiere que las personas se han valorado como más atractivas una vez que han consumido una pequeña cantidad de alcohol" indica el investigador principal del estudio, Marcus Munafo en LiveScience. "Pero si se incrementa la cantidad, ya no son calificados como atractivos".

Aunque no se sabe exactamente por qué el alcohol puede mejorar la apariencia de una persona, los investigadores sugieren que se puede deber a la dilatación de la pupila, responsable de la atracción y simpatía.

Además, la relajación muscular en la cara y las mejillas sonrosadas también podría ser razones por las que alguien resulta más atractivo después de una sola copa.

A principios de este año, el mismo equipo realizó un estudio similar pero en sentido inverso. Pretendían probar el mito de que después de beber consideramos a otras personas más atractivas.

Pidieron voluntarios para mirar fotos de hombres, mujeres y paisajes antes y después de consumir vino y otras bebidas alcohólicas. Los voluntarios fueron divididos en dos grupos - un grupo bebió sólo una bebida alcohólica, mientras que los otros bebían una bebida placebo, sin alcohol.

Los resultados avalan la leyenda. Los valores del atractivo fueron más altos para los grupos de imágenes en el grupo del alcohol en comparación con el grupo placebo.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta