Vino medicina: Machaquito experiencia personal inolvidable

“Santo remedio” Lo que no consiguió la medicina lo consiguió el anís con el nombre del famoso torero. Ya hace...

Escrito por

Sábado 29 de Marzo de 2014

Compártelo

Leído › 6940 veces

“Santo remedio”

Lo que no consiguió la medicina lo consiguió el anís con el nombre del famoso torero.

Ya hace un tiempo publique “vino medicina, fórmulas magistrales en base a vinos de Málaga y Jerez, ya en el año 1882.(https://www.vinetur.com/blogs/954-vino-y-medicina.html ).

Todos tenemos la experiencia de los catarros curados con alguna receta de la abuela que incluía el vino o los quinas que abren el aperito pero les voy a contar algo que me sucedió hace un tiempo.

Lo he recordado estos días y es algo que me sucedió años atrás.

Por esas circunstancias de la vida alguna compañera de trabajo me comentó que los dolores menstruales se aliviaban mucho con una copita de ginebra, aguardiente u otra bebida similar. Y comentándolo con un pariente muy cercano me dijo “eso son tonterías, mi mujer lo ha probado todo, con medicamentos y con todas las bebidas que le han dicho y ninguna funciona”. A lo que yo le contesté que por probar la que yo le recomendaba no perdía nada…

Y es que por esas fechas yo había conocido el Anís Machaquito y por acompañar a un cliente lo probé haciendo la machada típica del vendedor joven que vende su alma con tal de quedar bien con su cliente. Y si a mi el Machaquito, no me machacaba, me anestesiaba directamente para todo el día, porqué no probar con la mujer de mi pariente. Y ni corto ni perezoso, le compré una botella del famoso Machaquito en “El Brillante” que está cerda de la plaza de Roma (la Manuel Becerra de toda la vida) en Madrid y la embarqué para San Sebastian, allí no era fácil encontrarla parece ser. Y saltó la sorpresa, a los cuatro o cinco meses me llamó mi pariente para que le enviara (como el mayor de los favores) otra botella más y así un montón de años. El “Santo remedio” duró la friolera de 7 u 8 años aliviando los –por otra parte inaliviables y tremendos dolores (cambio de carácter y humor incluidos) pre-menstruales y menstruales de la esposa de mi amigo, que nunca deja de recordarme el milagro.

Lo que no consiguió la medicina lo consiguió el anís con el nombre del famoso torero.

En mi próxima entrega les contaré lo que descubrí hace unos días buscando la botella de Machaquito que he utilizado para hacer la foto de la imagen, ya que en el famoso Brillante ya no la tenían y tuve que buscarla un poco…

Por [email protected] - www.termometroparavinos.com

Un artículo de Ignacio Garcia
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 6940 veces