Madrid Enoturismo da comienzo a su Ruta del Vino

Madrid Enoturismo y la DO Vinos de Madrid arrancan la nueva temporada de la Ruta del Vino de Madrid en Per Sé Bistró, un espacio gastronómico dirigido por Andrés Madrigal galardonado recientemente con una estrella por la prestigiosa Guía Repsol.

David Manso

Viernes 05 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 3194 veces

El enoturismo es una actividad estacional. Pasados los meses en los que días cortos y fríos la hacen menos apetecible, llega un nuevo periodo en el que el sol suaviza las temperaturas haciendo del enoturismo una actividad más amable y atractiva. Los días se alargan, el campo florece, la vid despierta del letargo invernal y las ganas por salir a disfrutar de experiencias en bodegas y viñedos se intensifican tras meses de parón estacional.

Bajo la premisa de disfrutar del enoturismo que ofrece la región de Madrid, Antonio Reguilón, Presidente de la DO Vinos de Madrid, y María Armenteros, Secretaria General de Madrid Enoturismo, dan comienzo a la nueva temporada de enoturismo de Ruta del vino de Madrid en Per Sé Bistró, donde han resaltado la importancia de los municipios madrileños que acoge la Ruta del Vino de Madrid, que junto al propio vino que hace de vehículo conductor, lleve al enoturista a conocer no sólo el propio municipio, sino también su patrimonio, historia y gastronomía promovido por la visita a la bodega.

Restaurante Per Sé Bistró Andrés Madrigal
Presentación de la nueva temporada en Restaurante 'Per Sé Bistró' de Andrés Madrigal

"El pueblo es lo que va a impactar, independientemente de cuál sea la bodega; con sus depósitos, disfrutando de sus experiencias o catando sus vinos. Pero no vas a estar toda la mañana o el día entero metido en una bodega, lo que quiere el enoturista es interactuar con el entorno, conocer el municipio, su historia, su gastronomía, y  es ese el objetivo principal de Madrid Enoturismo, el de dar a conocer el conjunto de la oferta de enoturismo", señala Antonio Reguilón.

Los pueblos de Madrid son pequeños, las bodegas familiares y la superficie de viñedo cada vez menor motivada por la falta de relevo generacional y la despoblación del entorno rural, algo común a muchas zonas de producción en España. Cada municipio ofrece  su propia singularidad y personalidad al visitante, y es gracias a las visitas a las bodegas cómo se conocen estos municipios, de ahí la importancia de estas para el desarrollo y el futuro de las diferentes zonas de producción en vinos de la Comunidad de Madrid, algo que Madrid Enoturismo se encarga de vertebrar para hacer del conjunto una experiencia completa y gratificante para el visitante.

"Es importantísimo mantener el viñedo en Madrid, no hay otra manera de mantenerlo sino se apoya en el enoturismo. No puede hacerse sólo con la venta de vino", añade Reguilón

Madrid Enoturismo puede presumir de ofrecer la posibilidad de arrancar su Ruta del Vino desde la propia capital. Gracias a los diferentes establecimientos que pertenecen a ella repartidos por la ciudad, uno puede llegar a un bodega en apenas 20 minutos viajando en Metro, o a media hora de coche, conocer su entorno, su gastronomía, para luego, bien pernotar en las afueras o regresar de nuevo al centro a dormir.

Madrid, como otras zonas de producción viticultora, ha visto reducida de manera notable su superficie de viñedo. De las 70.000 ha. censadas a principios del S.XX, hoy esta cifra se ha reducido a 150 ha. motivado principalmente por esa falta de relevo generacional. Unos viñedos los cuales cuentan con sus propios valores; entre ellos, en su mayoría son de cepas centenarias localizadas apenas a 25 Km. de la capital, algo que facilita su visita, la gran diversidad que ofrecen sus 4 subzonas (Arganda, Navalcarnero, San Martín de Valdeiglesias y El Molar) y el contribuir con la sostenibilidad con productos de cercanía que pueden consumir aquellos que visitan la Comunidad de Madrid o la ciudad, y también los propios madrileños.

Dos elaboraciones de Vinos de Madrid para acompañar a la mesa las creaciones de Andrés Madrigal, quien elabora platos tradicionales, añadiendo su toque personal e innovador con guiños a la cocina mexicana, país donde residió durante una década. Vinos bien elaborados,  muy gastronómicos y a precios asequibles que demuestran la variedad y calidad  de los Vinos de Madrid. Un arranque a esta nueva temporada de enoturismo por la Ruta del Vino de Madrid desde el mismo corazón de la capital, algo de lo que la propia ruta puede presumir.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3194 veces