La elegancia de El Jardín de la Emperatriz Tinto 2020

Eduardo y Víctor Hernáiz, visionarios del vino en Rioja Alta

Martes 02 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 2217 veces

La historia del vino en España es tan rica y diversificada como sus paisajes. Desde las ondulantes colinas de Rioja hasta las costas bañadas por el sol de Andalucía, cada región aporta su carácter único a la vid. En este tapiz vitivinícola, hay nombres que resuenan con una especial intensidad, trayendo consigo historias de tradición, innovación y pasión por el vino. Entre estos destacados, se encuentran los Hermanos Hernaíz, cuya bodega, Finca La Emperatriz, se sitúa en el prestigioso territorio de la Rioja Alta.

Rioja ha sido y es cuna de vinos excepcionales que cautivan paladares en todo el mundo. Sin embargo, dentro de este mosaico de excelencia, hay proyectos que brillan con luz propia por su compromiso con la calidad y la autenticidad. Finca La Emperatriz es un claro ejemplo, siendo una de las joyas vinícolas de la región, donde la visión de Eduardo y Víctor Hernáiz ha jugado un papel fundamental en su reconocimiento y éxito.

La reciente presentación de la añada 2020 de "El Jardín de la Emperatriz Tinto" marca otro capítulo en la fascinante historia de esta bodega. Este vino, junto a su contraparte blanca, forma el pilar sobre el que se construye toda la gama de vinos de Finca La Emperatriz. Representa la esencia de la bodega: vinos elaborados con dedicación, buscando reflejar el carácter único de su terruño.

La nueva añada destaca no solo por ser un producto de viñedos cuidadosamente seleccionados, con una mezcla de cepas viejas y parcelas más jóvenes que ya cuentan con 25 años, sino también por su composición. Mayoritariamente tempranillo, se complementa magistralmente con aportes florales de la garnacha y la suavidad de la viura, creando un equilibrio perfecto que realza la acidez natural y la frescura del vino.

Este logro es un testimonio del saber hacer de los Hermanos Hernaíz y de su compromiso con la calidad. La añada 2020 ha sido envejecida durante 15 meses en barricas de roble francés y americano, un proceso que le confiere un carácter único, manteniendo su frescura y afrutado, y enriqueciéndolo con toques especiados y balsámicos. La fina elección de barricas y el meticuloso cuidado durante el envejecimiento subrayan la elegancia y complejidad de este vino.

La ubicación de Finca La Emperatriz, en las altitudes de Rioja Alta, juega un papel crucial en la singularidad de sus vinos. La frescura que caracteriza a la añada 2020 es un reflejo directo de este entorno privilegiado, donde la combinación de clima y suelo permite a cada variedad de uva expresar lo mejor de sí misma. La presencia de notas de fruta roja y negra, complementadas con los aromas florales de las violetas de la garnacha y los toques especiados, es prueba de la atención al detalle y la búsqueda de la excelencia que define a los Hermanos Hernaíz.

Observar el proceso desde el viñedo hasta la botella ofrece una comprensión más profunda del arte y la ciencia detrás de la elaboración de vino. En Finca La Emperatriz, cada paso se toma con un respeto reverente hacia la tierra y la tradición, al tiempo que se abraza la innovación para mejorar y destacar la expresión única de su terruño.

La añada 2020 de "El Jardín de la Emperatriz Tinto" es, sin duda, una manifestación del legado y la visión futura de los Hermanos Hernaíz. Al degustarlo, se invita al aficionado a emprender un viaje sensorial a través de la Rioja Alta, descubriendo en cada sorbo la esencia de una tierra bendecida por la naturaleza para la viticultura. Es una experiencia que reconecta al bebedor con la tierra, con la tradición, y con la pasión inquebrantable por el vino que caracteriza a Finca La Emperatriz.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2217 veces