El caso de los vinos españoles “camuflados” en supermercados franceses

Una inspección revela prácticas engañosas en la sección de vinos de un supermercado en Francia

Viernes 23 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 2148 veces

Recientemente, una operación de inspección realizada por la oficina francesa de lucha contra el fraude, conocida como DGCCRF (Dirección General de Competencia, Consumo y Represión de Fraudes), ha sacudido los cimientos del sector vinícola en Francia, poniendo el foco en las prácticas comerciales de los supermercados. El caso más reciente tuvo lugar en un establecimiento de Intermarché situado en Caveirac, cerca de Nîmes, en la región de Gard, al sur de Francia. Esta intervención ha destapado una realidad que, aunque conocida por algunos, rara vez había sido objeto de una acción tan directa por parte de las autoridades.

La DGCCRF concentró sus esfuerzos en diversas secciones del supermercado, incluidas las de frutas y verduras y la de vinos y bebidas. Lo que encontraron en esta última ha levantado polvareda: entre los productos ofertados, tres vinos de origen español estaban siendo presentados de manera que podría inducir a error a los consumidores. A pesar de que el etiquetado de los vinos en cuestión sí especificaba su origen español, la información en los carteles indicativos no era tan clara, especialmente porque estos vinos se encontraban mezclados entre opciones francesas en el formato bag-in-box (BIB), muy popular en Francia.

Serge Combe, de la Dirección Regional de Protección Civil, subrayó que el hecho de que estos vinos españoles se hallaran entre los franceses podría llevar a los consumidores a equivocarse al elegir, dada la presentación poco clara de su origen. Jean-Marc Devenne, el responsable del supermercado, defendió la presencia de estos vinos argumentando que respondían a la demanda de los consumidores. Sin embargo, se mostró abierto a cualquier cambio legislativo que clarifique mejor esta cuestión, admitiendo que, aunque solo tres de los cien vinos BIB franceses que ofrece son españoles, la creación de una sección específicamente española no parecía viable bajo las circunstancias actuales.

Este incidente es solo la punta del iceberg de una serie de controles de fraude más amplios impulsados por el Ministro de Finanzas francés, Bruno Le Maire, a principios de mes, en respuesta a crecientes tensiones agrícolas en el país. La situación subraya no solo las complejidades del mercado vinícola europeo, sino también las sensibilidades culturales y económicas que rodean al vino en Francia, un país conocido por su profundo orgullo y tradición vinícola.

El caso de Intermarché en Caveirac revela las tensiones entre la globalización del comercio de vinos y las expectativas de los consumidores locales, quienes a menudo asumen que los productos ofrecidos en sus supermercados cumplen con ciertos estándares de origen y calidad. Además, pone de manifiesto la necesidad de una mayor transparencia en la comercialización de vinos y de un marco legal que acompañe y facilite esta demanda de claridad, tanto para proteger a los consumidores como para respetar las tradiciones vinícolas de las regiones productoras.

A medida que el mercado vinícola se hace cada vez más internacional, los desafíos para mantener una identidad y calidad distintivas se intensifican. Este incidente no solo ha provocado un debate en Francia, sino que también podría tener eco en otras regiones vinícolas de Europa y del mundo, donde la autenticidad y el origen del vino son igualmente valorados. La respuesta de las autoridades y del sector a este tipo de situaciones marcará el futuro de la comercialización del vino en un mundo globalizado, donde la tradición y la innovación deben encontrar un punto de equilibrio que satisfaga tanto a productores como a consumidores.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2148 veces