La magia de cocinar a 24 manos

La noche en que 12 chefs redefinieron la alta cocina

Viernes 16 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 2235 veces

Martín Comamala, un chef de origen argentino, ha roto todos los moldes de la gastronomía actual con una propuesta que desafía lo establecido en el ámbito culinario. Su restaurante, 539 Plats Forts, ubicado en el idílico entorno de Puigcerdà, en el Pirineo catalán, se ha convertido en el escenario de un acontecimiento sin precedentes en el mundo de la alta cocina. Hablamos de un evento que logró reunir a 12 chefs de renombre para cocinar a 12 afortunados comensales, ofreciendo un total de 24 platos maridados con vinos de 12 bodegas distintas. Este encuentro, más que un mero acto de degustación, se convirtió en una celebración de la creatividad, el compañerismo y la excelencia culinaria.

La organización de este evento no fue tarea fácil. Comamala, conocido por su capacidad de trabajar sin ayuda, coordinando desde la cocina hasta el maridaje de los platos, se enfrentó al desafío de armonizar los estilos y las firmas de 12 chefs de alta cocina. Entre ellos se encontraban figuras de la talla de Nacho Manzano de Casa Marcial, Miquel Pardo de Cruix, Marc Gascons de Els Tinars, y muchos otros que representan lo más selecto de la gastronomía española y catalana. Cada chef aportó su visión única, creando platos que no solo destacaban por su innovación y calidad, sino también por cómo dialogaban entre sí y con los vinos elegidos para la ocasión.

La experiencia culinaria arrancó con un consomé de champiñones y una cuajada de apio con erizo, maridados con Champagne, y se desarrolló a través de una serie de platos que exploraban las posibilidades de la carne, el pescado, los vegetales y los postres de manera que cada bocado se convertía en una revelación. Los vinos, cuidadosamente seleccionados para complementar cada plato, añadieron una dimensión adicional a la experiencia, guiando a los comensales a través de un viaje sensorial que abarcaba desde los espumosos y blancos frescos hasta tintos complejos y postres exquisitos.

Pero más allá de la excelencia culinaria, lo que hace singular a este evento es el espíritu de colaboración y respeto entre los chefs. En un mundo donde la cocina de autor a menudo se asocia con individualismo, este encuentro demuestra que la unión y el intercambio de ideas pueden elevar la experiencia gastronómica a niveles inimaginables. Comamala y sus colegas no solo compartieron fogones; compartieron visiones, técnicas y, sobre todo, la pasión por una cocina que trasciende lo convencional.

El éxito de este evento ha impulsado a Comamala a plantearse nuevos retos, como el de organizar un encuentro aún más ambicioso, un "24 manos" que promete llevar la experiencia a un nivel superior. Este afán de superación es testimonio de un movimiento gastronómico que busca continuamente reinventarse, donde el respeto por la tradición se combina con la búsqueda incansable de innovación.

El camino de Martín Comamala, desde sus inicios en la Patagonia hasta su consolidación en Puigcerdà, es un reflejo de su filosofía culinaria: una búsqueda constante de la excelencia a través de la simplicidad, la proximidad y la autenticidad. Su restaurante, 539 Plats Forts, no es solo un lugar donde comer; es un espacio donde se vive y se respira la pasión por la cocina en su forma más pura y emocionante.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2235 veces