Declive histórico en el comercio mundial de vino

La industria del vino ante un retroceso sin precedentes

Miércoles 07 de Febrero de 2024

Compártelo

Leído › 3094 veces

La industria vinícola global se enfrenta a un notable declive, según revelan los últimos datos analizados por el Observatorio Español del Mercado del Vino (OeMv). Este descenso, el mayor registrado en la serie histórica, evidencia una caída del 7,2% en términos de volumen durante el interanual a septiembre de 2023, reduciéndose a 9.945 millones de litros. Este retroceso no solo pone de manifiesto las fluctuaciones inherentes al mercado, sino que también refleja cómo factores externos pueden influir significativamente en el comercio mundial de vino.

La actual coyuntura económica, marcada por una serie de desafíos globales incluyendo tensiones políticas, conflictos bélicos, y una inflación ascendente, ha ejercido una presión considerable sobre el comercio internacional de vino. A estos se suman los aranceles impuestos al comercio de este producto, la crisis en el sector del transporte, el aumento de costes de producción y un generalizado encarecimiento de la vida, factores todos que han contribuido a la disminución del comercio de vino a niveles no vistos en la última década.

Hasta hace poco, el valor del comercio mundial de vino había logrado mantenerse en aumento, impulsado en parte por la inflación pero también por la buena aceptación de los vinos de mayor valor añadido. No obstante, los datos más recientes apuntan a un cambio de tendencia, con una reducción del 2,1% en valor hasta los 36.537 millones de euros en el periodo interanual a septiembre de 2023. Esta caída, la primera desde el periodo afectado por las restricciones comerciales derivadas de la pandemia de COVID-19 a marzo de 2021, subraya cómo incluso los segmentos más resilientes del mercado pueden verse afectados por condiciones adversas.

El comercio mundial de vino ha experimentado una disminución significativa tanto en volumen como en valor, perdiendo 768 millones de litros y 802 millones de euros respectivamente, en comparación con el periodo anterior. A pesar de un incremento en el precio medio por litro, que ascendió un 5,4% hasta los 3,67 euros, la tendencia general del mercado es claramente descendente. Este ajuste de precios, aunque podría interpretarse como un indicativo de la apreciación de vinos de mayor calidad, no ha sido suficiente para compensar la disminución en términos de volumen y valor total.

El análisis mes a mes del comercio mundial de vino destaca una secuencia de 26 meses consecutivos de crecimiento en valor, una racha que finalizó abruptamente en marzo de 2023. Desde entonces, el mercado ha encadenado seis meses de pérdidas consecutivas, con descensos particularmente severos en agosto y septiembre, ambos registrando caídas de doble dígito. Este patrón de declive es aún más evidente en el volumen comercializado, donde solo marzo de 2023 mostró una evolución positiva, y los meses subsiguientes evidenciaron descensos que rondaron el 15%.

Este panorama poco alentador para el comercio mundial de vino subraya la vulnerabilidad del sector ante una compleja combinación de factores económicos, políticos y sociales. La industria, históricamente caracterizada por su capacidad de adaptación y resiliencia, se ve ahora obligada a navegar por un entorno particularmente turbulento, buscando estrategias que le permitan recuperarse y prosperar ante estos nuevos desafíos.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3094 veces