Vilafonté, ultima incorporación de Entrecanales Domecq e Hijos

La bodega Sudafricana Vilafonté es la última de sus alianzas estratégicas de la familia Entrecanales Domecq e Hijos en su apuesta por vinos de calidad.

David Manso

Lunes 20 de Febrero de 2023

Compártelo

Leído › 2763 veces

Mike Ratcliffe durante la presentación

Amplia, a la vez que variada, es la oferta en cuanto a vinos de Entrecanales Domecq e Hijos, una familia con una estrecha relación con el vino la cual arrancaba allá por el 1.822 con la fundación por parte de D. Pedro Domecq Lembeye de la Bodega en Jerez de La Frontera. Un arranque que tras poco más de dos siglos, doscientos años se dice rápido pero son ya unos cuantos años, les ha llevado a ir labrando una historia ligada al vino. Un periodo en el que ha ido incorporando, unas veces en propiedad como en los casos de Bodegas Cosme Palacio, Bodegas Viña Mayor, Bodegas Anzil, Bodegas Caserío de Dueñas y El Aeronauta, con presencia en las regiones vitivinícolas más representativas de nuestro país, y otras mediante alianzas estratégicas para ofrecer productos de calidad procedentes de importantes zonas de producción a nivel internacional como son el champagne de Barons de Rothschild, Francia, y los vinos de Domaines Barons de Rothschild – Lafite en Francia, Los Vascos en Chile y  Bodegas Caro en Argentina.

Vilafonté es la última de las bodegas en aliarse a Entrecanales bajo esa premisa de ofrecer vinos de calidad procedentes de regiones internacionales, concretamente llegados desde Sudáfrica. Algo conocía de los vinos llegados del país más al sur de continente africano por dos de sus variedades más cultivadas, y a su vez representativas, como son la tinta Pinotage y la blanca Chenin Blanc. Pero el proyecto de Vilafonté presentado en Madrid directamente por su propietario Michael S. Ratcliffe, pretende alejarse de esas variedades anteriormente mencionadas creando un camino y estilo propios.

Localizada en la región de Stellenbosch, una zona montañosa con un clima más cercano al Mediterráneo que al Atlántico por su orografía, cultivan cuatro variedades foráneas sobre los suelos más antiguos que podemos encontrar en este nuestro planeta tierra. Su nombre, el de Vilafonté, hace alusión a esos mismos suelos, al propio nombre de la tierra que es llamada así, y que se caracteriza por ser muy pobre en nutrientes. Sus elaboraciones son el resultado del coupage de las variedades Cabernet Sauvignon, Malbec, Merlot y Cabernet Franc basadas en una filosofía por mostrar la tierra con la mínima intervención creando un estilo propio.

"Cultivamos las variedades más antiguas del mundo en los suelos más antiguos del mundo" .- Michael S. Ratcliffe

Los asistentes a la presentación somos los primeros del hemisferio norte en catar sus vinos de las añadas 2020. Tres son las elaboraciones de Vilafonté; Seriously Old Dirt 2020, su vino de cabecera que traducido viene a ser "Seriamente vieja suciedad" haciendo referencia a la dificultad que presentan sus suelos pobres para el cultivo, Serie M 2020 y Serie C 2020, en los que la bodega juega con la proporciones de las cuatro variedades cultivadas manteniendo el mismo tiempo de crianza, 22 meses, pero variando los usos de estas (nueva y seminueva) para cada serie.

Unos vinos bien elaborados, con calidad, diferentes a aquello que uno espera de los vinos tintos sudafricanos, al menos para un servidor, en los que se nota la influencia francesa tanto por sus variedades como en el propio estilo. Seriously Old Dirt 2020 es un vino con frescura, complejo y muy frutal. Se aconseja consumir en el año, lo que aquí entendemos por un vino joven, pero ciertamente bien podría sobrepasar este periodo sin duda. Referente a las otras dos elaboraciones, Serie M 2020 y Serie C 2020, cada una de ellas se expresa con identidad propia motivado por el porcentaje predominante de las variedades empleadas, Merlot (43%) en la Serie M y Cabernet Sauvignon (58%) en la Serie C, vinos ambos complejos, amplios, persistentes  y de largo recorrido, que todavía están perfilándose, tengamos en cuenta que están recién embotellados, y seguramente con el paso del tiempo irán mejorando gracias a su capacidad evolutiva. Vinos de guarda sin duda.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2763 veces