La OIV trabaja con la OMS para establecer pautas de consumo saludable de vino

Miércoles 23 de Junio de 2021

Compártelo

Leído › 3166 veces

Para alcanzar los objetivos de salud de la agenda 2030 para el desarrollo sostenible (ODS 2030 de las Naciones Unidas), la OIV participó en el tercer foro mundial de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y colabora con esta organización en la recopilación y el análisis de datos sobre el vino en particular.

Del 22 al 25 de junio, la Unidad de Alcohol, Drogas y Conductas Adictivas (ADA), dentro del Departamento de Salud Mental y Uso de Sustancias de la sede de la OMS, organiza la FADAB. Evento en el que participó la OIV, teniendo en cuenta que una de las principales misiones de la organización es ayudar a proteger la salud de los consumidores y contribuir a la seguridad alimentaria, tal y como establece el Acuerdo de 3 de abril de 2001, artículo 2.2 de dicha organización.

En particular, mediante un seguimiento científico especializado, que permita evaluar las características específicas de los productos de la vid, promoviendo y orientando la investigación sobre los aspectos nutricionales y sanitarios adecuados y extendiendo la difusión de la información resultante de dicha investigación a los profesionales médicos y sanitarios.

Como organización intergubernamental, "la OIV apoya todas las acciones que conducen a la reducción del consumo nocivo de alcohol", explica el organismo en nota de prensa.

La Organización también está comprometida con los ODS (Objetivos de Desarrollo Sostenible) y, a un nivel más amplio, esta implicación se observa en los Ejes del Plan Estratégico de la OIV. En particular, el Eje III "Contribuir al desarrollo social a través de la vitivinicultura" está alineado con el ODS 3 "Buena salud y bienestar".

La necesidad de abordar el consumo nocivo de alcohol es una prioridad para esta organización, de hecho, la OIV y la OMS están colaborando en la recopilación y el análisis de datos mediante el intercambio y la armonización de información sobre el vino en particular.

Entre las acciones en curso, la OIV considera que los consumidores deben estar plenamente informados sobre las características y la calidad de lo que consumen y las consecuencias de su consumo en la salud, con el fin de tomar decisiones informadas.

En este marco, el Plan Estratégico de la OIV, incluye objetivos específicos (Eje ​​III. A) para fomentar la investigación, recopilación y difusión de información científica sobre los efectos del consumo de vino, uva y otros productos de la vid en la salud, de forma conjunta y coherente. con la OMS y otras organizaciones pertinentes.

En este sentido se llevan a cabo varias acciones: Recientemente se ha publicado un documento sobre los efectos del consumo de vino en la diabetes, por otro lado, dos grupos de expertos de la OIV trabajan en la evaluación de los efectos del consumo moderado de vino y el impacto en la salud en las enfermedades autoinmunes y en envejecimiento, por último, otro grupo de expertos analiza el consumo de vino entre los adolescentes.

Otra área importante de trabajo es la investigación sobre los mecanismos subyacentes a la asociación entre una dieta saludable, prácticas de estilo de vida y consumo de vino. En este sentido, la OIV apuesta, como factor determinante, la moderación. "La cantidad y la forma en que consumimos pueden alterar en gran medida el efecto que tiene en nuestra salud", detallan desde el organismo intergubernamental.

Y aquí es donde la educación puede jugar un papel fundamental. "Los programas de prevención pueden volverse más eficientes para aumentar el conocimiento, la conciencia y la comprensión de las personas sobre el vino, sus efectos sobre la salud y los riesgos sociales y físicos asociados a él".

Por otro lado, otro de los objetivos de la OIV, es identificar y recomendar líneas de investigación, en colaboración con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la OMS, sobre aspectos sanitarios, propiedades nutricionales y funcionales y factores socio-conductuales de los productos a base de vid.

Importante también señalar, que entre sus observadores, la OIV cuenta con Wine in Moderation (WIM). WIM reúne a actores relevantes del sector vitivinícola para diseñar un programa completo con el objetivo de promover un consumo de vino responsable y moderado.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3166 veces

Comenta